La eficacia persuasiva

La eficacia persuasiva

Etiquetas: 
17 Festival de Teatro de La Habana
  • Elenco conformado por: Mariela Brito, Olivia Rodríguez y Yindra Regueifero. Foto: Rubén Ricardo Infante
    Elenco conformado por: Mariela Brito, Olivia Rodríguez y Yindra Regueifero. Foto: Rubén Ricardo Infante

La eficacia persuasiva y un carácter legitimador son aspectos inherentes al arte teatral. Esto pudimos apreciarlo en ¡Guán Melón! ¡Tu melón!, performance en escena  presentado por la agrupación teatral El Ciervo Encantado en su sede permanente, sita en calle 18 entre Línea y 11, Vedado. La dirección artística y general estuvo a cargo de Nelda Castillo. Dicho performance se insertó dentro de la XVII edición del Festival de Teatro de La Habana y contó con un elenco conformado por: Mariela Brito, Olivia Rodríguez y Yindra Regueifero.

Según Omar Valiño, director curatorial del Festival, este evento continúa una persistente saga de más de treinta años en función de abrazar las prácticas nacionales a las del planeta teatral, donde podamos celebrar de muchas maneras la permanencia del teatro como un arte necesario al individuo, a la comunidad y al mundo.

 Por otra parte, en notas al programa encontramos que la obra, surge a raíz del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos de América. Este performance en escena centra su atención en esas esquinas menos confortables de nuestro devenir como país. Es una mirada crítica a una realidad que tiene múltiples rostros, aquí se pone en jaque la permanente construcción de estereotipos, la quebrada y a veces falsaria noción de autenticidad, la banalidad que esconde la formulación turística que enmarca el archipiélago cubano como incomparable paraíso tropical.

Como hemos dicho en otras ocasiones, es innegable la estrecha relación existente entre el teatro y la actividad política. Tanto la filosofía política como el arte teatral abordan el tema de los valores éticos, finalidades y concepto de lo que ambos consideran una sociedad ideal, moviendo al individuo a la acción política y a la interacción entre artistas y espectadores respectivamente. Arte y política poseen una eficacia persuasiva dado el carácter legitimador de ambos campos de acción del individuo. De esto se derivan ideologías y expresiones de fe, que se convierten en alguna medida en necesidades de todos los sujetos.

Es válida la mirada crítica de la directora hacia los fenómenos de la realidad circundante. También es cierto, que a raíz del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos de América, surgen diversas interrogantes y expectativas por parte de los individuos que integran ambas naciones. De modo que es oportuno el llamado de atención para que seamos cuidadosos con respecto a los estereotipos y banalidades presentes en algunas ocasiones en la elaboración de una imagen con fines turísticos. Sin embargo es importante señalar que el sector turístico no necesariamente tiene que estar asociado a la reproducción estos estereotipos y banalidades. Sin lugar a dudas, el turismo en todas sus modalidades (por ejemplo el turismo cultural, ect) favorece el intercambio entre hábitos, costumbres y concepciones del mundo entre los habitantes de diferentes naciones, y por supuesto, estimula el tan necesario desarrollo económico. Todo lo anterior es una reflexión sobre la identidad cultural, concebida como una imagen que es construida (por individuos que intervienen en la toma de decisiones de un determinado país) acerca de los sujetos, grupos sociales, comunidades y sociedad en general. La  escenografía y diseño de iluminación apoya la caracterización psicológica de los personajes y está en función del propósito artístico. Las interpretaciones son orgánicas, puesto que están sincronizadas, y en correspondencia con la con la acción dramática y cadencia narrativa.

La identidad cultural como imagen construida de individuos, grupos sociales, comunidades y naciones en general, debe ser estudiada como proceso y como sistema de relaciones en donde “el otro” es fundamental para nuestra evolución en todas las áreas de la cotidianeidad. Algo que nos remite a conceptos claves como mismidad y otredad.