La estética del espectáculo teatral como un proceso de A-percepción

La estética del espectáculo teatral como un proceso de A-percepción

Etiquetas: 
Escénicos, Teatro El Sótano, Premio Casa de las Américas, Eduardo Rovner, Volvió una Noche, Fernando Quiñones Posada
  • La entrega es una reinterpretación de los presupuestos formales del artista, desde una mirada contemporánea. Fotos del autor.
    La entrega es una reinterpretación de los presupuestos formales del artista, desde una mirada contemporánea. Fotos del autor.
  • La entrega es una reinterpretación de los presupuestos formales del artista, desde una mirada contemporánea. Fotos del autor.
    La entrega es una reinterpretación de los presupuestos formales del artista, desde una mirada contemporánea. Fotos del autor.

La compañía Rita Montaner, con sede en el Teatro El Sótano, en el Vedado, presenta desde los primeros meses del año, la obra teatral Volvió una Noche, del autor argentino Eduardo Rovner, quien en el año 1991 fue merecedor del Premio Casa de las Américas. La puesta en escena y dirección artística del maestro Fernando Quiñones Posada se encuentra a disposición del público los viernes, sábados y domingos en los horarios habituales.

Según palabras de Gerardo Fulleda León, Premio Nacional de Teatro, el texto dramático forma parte de una sensibilidad creadora que nos atrapa desde el primer momento, las relaciones interpersonales entre madre e hijo, pasado y futuro, tradición y renovación, son algunas de las ideas estéticas que defiende el maestro Quiñones.

La entrega es una reinterpretación de los presupuestos formales del artista argentino, desde una mirada contemporánea simboliza al texto dramático, lo cual constituye una renovada percepción de las problemáticas esenciales del ser humano y tiene una relación directa con las experiencias de vida y estados psíquicos del director, lo cual forma parte de un proceso de A-percepción.

Es indudable, que las múltiples miradas acerca de un tema específico y sus implicaciones éticas, estéticas, sociológicas y psicológicas, condicionan la puesta en escena y es entonces, que funge como método artístico, reflejando al ser, a la realidad y a las relaciones estéticas del individuo con el medio circundante.

Como bien es conocido por todos, el teatro como hecho sociocultural y psicológico, debe analizarse en primer lugar como acto comunicacional, lo que permite su inserción dentro de la denominación de medio de difusión masiva. Tal concepción se enriquece cuando en la obra confluyen manifestaciones artísticas como música y danza, otorgándole a la creación el carácter de espectáculo teatral.

Vale señalar las actuaciones de los actores que interpretan los personajes protagónicos, debido a su organicidad en cuanto a nivel interpretativo se refiere. Los recursos expresivos como la metáfora y la reiteración apoyan la cadencia de la narración y se integran de manera coherente al sistema ideo-estético del espectáculo artístico.

Por su parte, los efectos sonoros, el contraste de las luces y sombras en escena, la continuidad y ruptura de la acción dramática, el diseño escenográfico y vestuario, están en correspondencia con el propósito artístico, generando una sincronización entre todos los elementos del sistema ideo-estético, con particular énfasis y precisión en el desarrollo de la velocidad de la acción dramática.

En la representación de la obra en cuestión, el público asistente desempeña un rol activo, desde la dramaturgia de la recepción, el individuo/espectador entra en un proceso de retroalimentación con el individuo/artista, puesto que le impone ritmo a la aparición de los acontecimientos y una adecuación de los recursos expresivos a la situación concreta.

Parafraseando al maestro Eugenio Barba, podemos afirmar, que la obra Volvió una Noche, defiende un discurso estético que rompe con la noción de linealidad, traslada el lenguaje coloquial y el humor al espacio de la reflexión, acción que es la validación del fragmento como estructura narrativa, intercambiable e intertextual para reflejar la realidad.

Después de asistir a la puesta escena del maestro Quiñones, no existe dudas de que el teatro ser definido en pocas palabras: es el arte del individuo espectador.