La Manzana de Gómez

La Manzana de Gómez

Etiquetas: 
Plásticos, arquitectura, historia de Cuba
  • La colosal arquitectura, 1919, debe su nombre al acaudalado Gómez Mena Vila.
    La colosal arquitectura, 1919, debe su nombre al acaudalado Gómez Mena Vila.
  • Así será visto el hotel Manzana.
    Así será visto el hotel Manzana.

El profesor Ciro Bianchi Ross, reseñista de hechos históricos en nuestros medios de difusión y, en especial, en el Centro Cultural Dulce María Loynaz, convocó en su espacio Gentes y lugares de La Habana al conocimiento y debate del tema la Manzana de Gómez.

A pocos pasos del habanero Capitolio Nacional se encuentra la Manzana de Gómez, conocida durante años por haber sido un afamado inmueble o centro comercial, hoy en plena restauración como hotel Manzana.

En su intervención ante un nutrido público que colmó el teatro de la citada institución cultural, Bianchi Ross explicó que:

“José Gómez Mena Vila, uno de los más acaudalados de este país durante el período de la seudorrepública –con activos de más de 20 millones de pesos–, era propietario de cuatro centrales azucareros, una destilería, una fábrica de levadura, bienes inmuebles (entre ellos la llamada Manzana de Gómez); una fábrica de bloques, un molino arrocero y de un club de pelota. Poseía además importantes recursos de capital en varias actividades, entre ellas, la inmobiliaria y la industria azucarera. De esta última era el propietario único y presidente de la Nueva Compañía Azucarera Gómez Mena, con cuatro centrales –Amistad, Gómez Mena, Merceditas y Resolución–, de una capacidad total de un millón 350 mil arrobas diarias que representaba el décimo en importancia y el tercero de capital no norteamericano”.

Como hacendado, Gómez Mena Vila fue vanguardia en los adelantos tecnológicos durante la década de los años treinta; el primero en electrificar un central, en aplicar el regadío en gran escala, en estimular la repoblación forestal y emplear el alcohol como combustible nacional. Ejemplo de ello le favoreció el dicho dinero trae dinero, pues varios miembros de su familia consanguínea y política habían adquirido títulos de nobleza durante el siglo XX, entre ellos su hermana María Luisa, quien fue viuda de Agapito de la Cagiga (natural de Santander, España), honrado con el título de conde de Revilla Camargo en 1927; y su cuñada, Edelmira Sanpedro Robato, utilizaba el título de Condesa de Covadonga de la Casa Real de los Borbones de España, de uno de los cuales estuvo divorciada.

“Entre las propiedades inmobiliarias de dicha familia estaba la conocida Manzana de Gómez, dijo Bianchi Ross, un gran centro comercial enclavado en cuatro esquinas limítrofes al Capitolio Nacional, con dos galerías cubiertas, cruzadas en diagonal, ocho ascensores y 560 cubículos, entre otras características. En la planta alta se hallaban los cubículos de oficinas ocupados por bufetes de abogados, oficinas de embajadas, consulados, incluso un área la ocupaba una oficina del sabio cubano don Fernando Ortiz”.

Por su parte Arian Silva, especialista en acabado del actual hotel Manzana –ubicado en la misma área comercial–, expresó que “la Oficina del Historiador de la Ciudad y, en específico su director el doctor Eusebio Leal, ha jugado un papel fundamental en ello al concretar que todo lo concerniente con la Ciudad hay que conservarlo e informar, al mismo tiempo, sobre la ocurrencia de cualquier hallazgo”.

Acerca del que será el hotel Manzana informó que “cuando se inició esta obra se tuvieron en cuenta tres conceptos: conservación, restauración y construcción; cuando sea concluido –que esperamos sea en fecha próxima–, estará conformado por cinco pisos con sus respectivos mezanines y 69 habitaciones en cada uno”.

Significó a continuación que “también se hallan en total restauración los hoteles Packard y Prado y Malecón. Restauraciones que implican la creación de una nueva imagen de La Habana y el compromiso de hacerla cada vez más bella como prioridad esencial de su historia, su cultura y la necesidad de incrementar el desarrollo del turismo, uno de nuestros renglones económicos fundamentales”.