La navaja suiza

La navaja suiza

Etiquetas: 
novela, Asociación de Escritores, Premio UNEAC
  • Portada del libro La navaja suiza. Foto de la autora.
    Portada del libro La navaja suiza. Foto de la autora.

Cuando Jorge Luis Sánchez recibió el Premio UNEAC de Novela 2015, no era miembro de la organización, e incluso confesaba no sentirse parte de la cofradía de escritores –laureados o no, que no es lo importante- de la Isla. Pero su narración, con el realismo y la violencia del argumento que caracteriza a la novela negra, no necesitaba más espaldarazo que el de su propia escritura.

La navaja suiza, recién salida de las imprentas de Ediciones Unión, nos presenta como protagonista y voz principal de lo narrado a un detective que lidia con sus propios fracasos, al mismo tiempo que se enfrenta al caso de un asesino en serie capaz de despistar el trabajo policial más exhaustivo. Las incógnitas del móvil, la perversidad del crimen y la decadencia existencialista del detective se conjugan entre sí para –a diferencia de la más tradicional novela negra- incursionar en las motivaciones más intrínsecas del personaje y sorprender a un lector acostumbrado al género.

Sí, tenemos la violencia recurrente, la sordidez de las situaciones y estados emocionales, así como la renuncia moral del detective, más ocupado en sobrevivir a sí mismo que en resolver el misterio. Ahí tenemos los ambientes marginales, las frecuentes transgresiones a lo bueno, adecuado, justo, y el cinismo que se impregna en las descripciones e interacciones de los personajes. Es una novela con toda la oscuridad que la denomina. Pero también es una narración que sorprende por el giro argumentativo, y la resolución novedosa de las interrogantes que desgrana el libro desde el comienzo, más allá del clásico “quién lo hizo, y cómo será atrapado”.

La  navaja…, no sólo posee una narración ágil, sino también vívida, apoyada por una precisión orgánica del lenguaje que atrapa y convence en la lectura, invitando –esta vez, de modo convincente- a seguir tras las huellas de un crimen(es) por resolver.

La obra no está ambientada en Cuba, ni en ningún otro sitio específicamente, y el autor experimenta con todo tipo de situaciones y personajes universales en tanto pertenecen a la novela policíaca por excelencia (policías, analistas, el hampa), o en tanto se corresponden una con una visualización naturalista de la sociedad; en ese sentido, la articulación de personajes y conflictos es acertada, llevando de manera natural al conflicto hasta el punto dramatúrgico culminante.

El acertijo de la sal y los pelos de cordero -evidencias que funcionan como claves fundamentales en la búsqueda de un asesino y violador en serie, tanto como en la resolución moral del personaje principal- se articulan de manera novedosa, compartiendo a la vez algunos referentes de la escuela inglesa, y la conciencia crítica de la novela policíaca norteamericana.

Esta segunda novela del escritor Jorge Luis Sánchez Bravo (cuya madurez literaria desmiente la impresión de tardío), fue publicada el año pasado en México bajo el título El detective, la sal y el cordero-, y esta publicación del 2017 bajo el título La navaja suiza permitirá al lector cubano comprobar las razones que le otorgaron por unanimidad el Premio Uneac de Novela 2015.