La necesidad casi antropológica de la poesía

Escritores

La necesidad casi antropológica de la poesía

  • Omar Valiño. Ganador de la Beca de Creación Ciudad del Che en Ensayo. Foto del autor
    Omar Valiño. Ganador de la Beca de Creación Ciudad del Che en Ensayo. Foto del autor

Conversar con el santaclareño Omar Valiño Cedré es siempre un ejercicio de placer y de una apreciable densidad intelectual. Por lo menos a mí me pasa siempre con él y debe ser porque somos coterráneos y nos conocemos hace muchos años y por lo atinadas y fundamentadas de sus opiniones sobre arte, cultura y sociedad en general.

Ahora estuve entre quienes lo felicitamos por haber obtenido uno de los Premios Beca de Creación del más reciente Concurso Literario Ciudad del Che que cada año en octubre realiza el Comité Provincial de la UNEAC de Villa Clara.

Esta vez compartió el lauro en Beca con el poeta holguinero Ronel Gonzales Sánchez quien presentó un proyecto de libro nombrado Cómo se manda un campamento y además se alzó con el Premio en Poesía por la titulada Diálogo del héroe con el asesino en el que discursa sobre una hipotética plática entre el Che Guevara y el militar que lo ultimó en Bolivia.

Por su parte Omar dice no recordar si en ediciones anteriores de este concurso envió alguna que otra obra, pero de lo que sí está seguro, y lo dice a la vez que sonríe: “es la primera vez que gano algo en este prestigioso concurso del que ya he sido jurado otras veces, pero ahora tuve más suerte”.

Tú eres alguien que siempre estás tramando algo, sobre todo escrito, y casi siempre relacionado con el teatro y sus conexiones con la sociedad, ¿es este el caso del proyecto con el que ganaste esta beca de creación?

Envié un proyecto de libro en el que llevo trabajando hace un tiempo y que se llama Ensayo político sobre el teatro de la Isla de Cuba, un guiño al famoso título de Alejandro de Humboldt sobre nuestro país, pero en este caso enmarcado en la idea de una cartografía lo más completa posible de mi visión sobre el teatro cubano de los últimos años.

“Este tipo de concurso me permite, en caso de ganar como ha sido, ponerlo todo junto, es decir, no dejar las ideas sueltas en artículos u otro género sino integrarlos en un libro donde pueda de una manera completa dar mi versión de lo que se ha hecho en la escena cubana en el siglo XXI y sobre todo en los últimos cinco años.

“Evidentemente hay cosas que no he escrito, que están en ciernes, otras debo revisarlas y afinarlas y esta beca me va a permitir hacerlo con cierta holgura y además me compromete terminar la obra en un lapsus de tiempo dado para entonces ponerla a disposición de las editoriales a ver si a alguna le interesa y que así llegue al público”.

Omar, tú has obtenido premios y reconocimientos en varios concursos, pero en este caso qué te ha motivado a presentar el proyecto en Ciudad del Che.

“Mira, Santa Clara tiene una relación especial con el Che Guevara que es una figura histórica que admiro mucho y siempre me ha agradado que la UNEAC de aquí desde hace muchos años y en cada mes de octubre promueva y organice el evento para honrarlo. Ya eso de por sí me motiva, pero además es un certamen de prestigio donde hay un alto nivel y no se puede concursar con cualquier obra porque así no ganas y ya ves, lo logré esta vez.

“Aunque no soy un poeta te puedo decir que los poemas premiados en años anteriores tiene un nivel altísimo y aquí leyeron muchos de los ganadores y es poesía auténtica con la motivación del Che o por motivos correlacionados y ahora conozco los poemas que ha mandado Ronel y con el que ha ganado te garantizo que va a dar que hablar por su profundo mensaje lírico”.

Déjame aprovechar que entramos, entraste, en esa cuerda de la poesía, que no es tu fuerte ni el motivo de tu presencia aquí, pero es un tema del que conoces. ¿Qué crees que se deba hacer para que los jóvenes se interesen más en la poesía, que la incorporen a sus gustos frecuentes?

“Es un tema interesante y donde hay muchas opiniones. La mía es que para que la gente se motive por la poesía y la lea son claves primero que todo los poetas, pero también son necesarias personas que logren trasmitir la grandeza que contiene la verdadera poesía.  Si eso sucede va a quedar mucha gente, incluyendo a los jóvenes, atrapada en el universo poético porque aunque no lo sabe tiene una necesidad casi antropológica de confrontarse con la frase poética entre otras cosas porque los poetas hablan por nosotros y entonces muchas veces pasa que cuando uno lee poesía se dice que ya sabía eso que dice el poema, pero no lo había dicho ni escrito con tanta belleza y precisión.

“Y en cuanto a hacer poesía sobre el Che eso es como un manantial inagotable porque es una figura histórica de una riqueza extraordinaria y muy amado y admirado en todas las latitudes, pero sobre todo en Cuba y aquí en Santa Clara, es su ciudad y en sus calles se nota, y en mucha gente que no lo olvida”.