La nostalgia y la melancolía según Bernardo Aja de Maruri

Entrevista

La nostalgia y la melancolía según Bernardo Aja de Maruri

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, Holguín, cine cubano, exposición, entrevista
  • Momento en que se instala en las calles de Gibara la exposición Entre muros de Bernardo Aja de Maruri. Foto Kevin Manuel
    Momento en que se instala en las calles de Gibara la exposición Entre muros de Bernardo Aja de Maruri. Foto Kevin Manuel

Sorprende que un joven como Bernardo Aja de Maruri, nacido apenas en 1973, se apasione por la antigua aristocracia mexicana hoy poco visible de tan desfalleciente”, escribe la reconocida periodista y narradora mexicana Elena Poniatowska, Premio Cervantes 2013, en el prólogo de un libro que recogerá parte de la obra del reconocido fotógrafo español radicado en México.

Elena nota que –a diferencia de las ilustraciones del grabador y caricaturista José Guadalupe Posada– el español Bernardo Aja nunca fotografió a los viejos aristócratas en su momento más desafortunado para conformar su serie Entre muros. En cambio, añade la autora de Tinísima y La noche de Tlatelolco, Bernardo Aja “los tomó con cariño cuidando sus herencias emotivas, los objetos que los enjaularon como a canarios o periquitos de Australia, los retratos de sus antepasados ahorcados para siempre en la pared, los muebles entrañables por apolillados y tuertos, sus sillas de pera y manzana con tres patas, sus sábanas agujereadas, sus vajillas incompletas como su propia vida a la que le faltó un plato, una cuchara, una tacita de porcelana”.

Alrededor de 50 fotografías –tomadas en Perú, Portugal, España y México– conforman Entre muros, una serie donde Bernardo Aja explora la nostalgia y la melancolía de antiguas familias burguesas que habitan sus viejas casas. Tres de las obras de Entre muros se exponen en forma de gigantografía en la calle Independencia en los días del Festival Internacional de Cine de Gibara 2017.

Momento en que se instala en las calles de Gibara la exposición Entre muros de Bernardo Aja de Maruri. Foto Kevin Manuel¿Bernardo, en qué consiste fundamentalmente Entre muro?

“En la muestra básicamente fotografío familias antiguas que viven en sus casas antiguas. Pero trabajo desde un punto de partida de pérdida, nostalgia y melancolía, incluso podríamos decir desde cierta disfuncionalidad…”,

Observo que te interesa mostrar la decadencia, la nostalgia hacia un pasado de esplendor en estas familias.

“A mí me gusta ceñirme más en los términos de nostalgia y melancolía. La decadencia, digamos, es más el resultado categórico de esa disfuncionalidad, esa nostalgia y esa melancolía… que quizá es lo que se nota en mis fotos, pero me gustan más los términos melancolía y añoranza.

“Hay un filósofo inglés que tiene una cita fantástica que dice que la melancolía y la nostalgia es el luto por algo que no has tenido. Me parece interesante pues la mayoría de esas familias sienten ese luto, esa nostalgia por algo que ni siquiera les tocó porque está muy lejos, pero sí tienen la estructura, tienen la casa… Me pongo a pensar: no sé si la casa es la extensión de ellos, o ellos son la extensión de la casa”.

También son visibles elementos de la religiosidad hispanoamericana en tus fotos

“Sí, religiosidad. Ese biombo es del Virreinato del Perú, es Santa Rosa de Lima pero la fotografía está hecha en Puebla, México. Las obras de arte viajan también”.

¿Qué influencias marcan tu obra? Por ejemplo, encuentro ciertas miradas al cine mexicano de Luis Buñuel.

“Definitivamente, el fotógrafo mexicano Gabriel Figueroa es mi gurú. También Manuel Álvarez Bravo, otro fotógrafo mexicano.

“Cuenta Bernardo Aja de Maruri que cuando Elena Poniatowska conoció su obra ʻle interesó mucho, tuvimos varias reuniones y me hizo el prólogo de un libro que estoy preparandoʼ”.

Qué significan, como creador, estás palabras de Elena Poniatowska.

“Elena tiene una relación muy directa con este tipo de gente. Ella pone ese ejemplo: que en vez de estar retratando las cosas más actuales que ocurren a mi alrededor, yo me dejo impresionar fotográficamente por estas grandes familias que están olvidadas, incluso escondidas… ¿Por qué? Bueno, pues me llama la atención, llevo muchísimos años en el continente americano y en cuanto a lo que compartimos, que es Hispanoamérica, todavía es muy palpable esa clase social que está por ahí, diluida o menos diluida, escondida o menos escondida, pero están… Y en ciertos países, como Perú y Bolivia, tienen todavía mucho poder, son oligarquías muy latentes. En México definitivamente está muy deslavada. Y en Cuba, ya pues ni te digo, desapareció...”.

No sería interesante realizar parte de Entre muros en Cuba

“Estoy ahora mismo moviendo gente y contactos de trabajo en La Habana para conseguir una familia y una casa en la capital de la isla, o dónde sea en realidad… Pero sí me encantaría que Entre muros tuviese su representación cubana. También un destino importante será Filipinas, pero todavía no he coordinado lo suficiente. Sería muy interesante, pues Entre muros está prácticamente cerrada, ya la trabajo muy poco. La mayoría de las fotografías que hago de la serie son por pedido. Ya no las hago, digamos, para ampliar mi proyecto, o seguir creciendo Entre muros perse. Quiero cerrar con Cuba y Filipinas. En Cuba podría ser interesante fotografiar el último eslabón de fin de raza: la casa vacía o la casa totalmente ocupada por 20 familias cubana. Sin dudas, esto podría ser muy interesante”.