La obra de Saramago es la esencia del amor

La obra de Saramago es la esencia del amor

Etiquetas: 
Escritores, Premio Nobel, Homenaje
  • Homenaje a José Saramago en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Fotos de la autora
    Homenaje a José Saramago en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Fotos de la autora
  • Homenaje a José Saramago en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Fotos de la autora
    Homenaje a José Saramago en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Fotos de la autora

Han transcurrido dos décadas desde que en 1998 le fuera otorgado a José Saramago el Premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca destacaba su capacidad “para volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”.

En la tarde del pasado 12 de noviembre, la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), acogió el homenaje de los artistas cubanos a Saramago, celebrando precisamente los 20 años de su Premio Nobel y el aniversario 96 de su natalicio.

Al homenaje acudieron representantes de La Asociación de Escritores de la UNEAC, el Instituto Cubano del Libro (ICL), la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes (ACTI) y la Embajada de Portugal en La Habana, así como escritores, músicos y lectores que han hecho suyas las obras de Saramago.

El mensaje de apertura sirvió para que Nancy Hernández Contreras Vicepresidenta de Creación y Comunicación del ICL hablara de lo cercano que siempre fue Saramago para Cuba y del deseo de las instituciones cubanas de homenajearlo.

Rodolfo Alpízar, traductor cubano que fuera amigo del destacado narrador y ensayista portugués, y uno de los traductores que llevó al español obras emblemáticas de este autor, habló sobre su experiencia ante la obra de Saramago. “Cada vez que he leído una obra de Saramago, ha sido una escuela literaria. Traducirlo para mí es un premio, es mucho más que traducir. El espectro sicológico que hace su obra dentro de mí, es indescriptible”. Alpízar se refirió además a la importancia de la obra de este autor y la cercanía de la misma para el lector cubano. “En Cuba podemos publicar libremente las obras de Saramago. Esa siempre fue su voluntad”.

María Isabel Riveiro expuso, ante el público asistente, valoraciones sobre Memorial del convento, la novela que consagró a su autor y que forma parte de ese legado literario, que en palabras de Alpízar “constituye la esencia del amor”.

La música también fue parte del homenaje. Pero en esta ocasión de una manera especial. Con arreglo de Rosa García, percusión de Alexander Díaz y la voz de Lindiana Murphy, los asistentes pudieron disfrutar de varios de los poemas de Saramago, en su idioma original, así como acceder a la traducción (al español) de los mismos gracias al trabajo de Olga Sánchez Guevara.

Textos como Processo, Poema à boca fechada y Há-de haver fueron algunos de los musicalizados expresamente para el homenaje. Para Lindiana Murphy fue un arduo trabajo, ya que a través de su voz estaba poniendo música a las palabras y al sentimiento del autor.

Para Rodolfo Alpízar hablar de José Saramago es hacerlo siempre en presente, ya que para él solo murió el hombre: José, pero el escritor: Saramago, vive día a día, en cada uno de sus libro, en el corazón de sus lectores.