La Orquesta Aragón en el Teatro América

La Orquesta Aragón en el Teatro América

Etiquetas: 
Músicos, Orquesta Aragón, Homenaje
  • La Orquesta Aragón desde 1960 difunde autentica música cubana.
    La Orquesta Aragón desde 1960 difunde autentica música cubana

«Aragón, Aragón […], si tú escuchas un son sabrosón, ponle el cuño es Aragón […], si tú escuchas un rico danzón, ponle el cuño es Aragón». Los acordes musicales del tema que identifica, en el pentagrama sonoro caribeño y universal, a la Charanga Eterna, que dirige el maestro Rafael Lay Bravo, se escucharon en el legendario Teatro América, uno de los escenarios estelares de los grandes éxitos de “la que llegó y triunfó”, para darles la más calurosa bienvenida a los fieles admiradores de la emblemática agrupación que acudieron a festejar —por todo lo alto— el cumpleaños 77 de la Orquesta Aragón, fundada el 30 de septiembre de 1939, en la sureña ciudad de Cienfuegos.

Después de una presentación de lujo, que estuvo a cargo del carismático locutor Víctor González Medina, conductor de la Discoteca Popular de Radio Progreso, la Onda de la Alegría, los Estilistas del Chachachá hicieron vibrar de emoción a un público que los sigue a todas partes, ya que le fascina la forma única e irrepetible en que interpreta los auténticos ritmos cubanos que irradian el calor del sol tropical y los singulariza el delicioso sabor de la caña de azúcar.

Los “aragones”, como los calificara el lamentablemente desaparecido locutor Jesús López Gómez, realizaron un amplio recorrido por el repertorio clásico y más contemporáneo de la nave insignia de la música popular cubana.

El repertorio estuvo integrado por danzones (no obstante ser nuestro baile nacional está invisibilizado en la radio y la televisión insulares, con honrosas excepciones, que las hay), chachachás y demás géneros musicales que “la madre de las Charangas”, al decir del maestro Adalberto Álvarez, cultiva desde hace más de siete décadas.

El timbre sonoro del teclado y la flauta de sistema se articula con la contagiosa melodía que emana de los cinco violines, que cuentan con el respaldo de la percusión (tumbadora, güiro y pailas); perfecto acople instrumental, que les facilita a los cantantes la vocalización de las letras de los antológicos o actuales números que la agrupación ha popularizado en todo el orbe, para imprimirles a los tumbaos el peculiar gracejo criollo que caracteriza los estribillos inimitables que distinguen a la agrupación que mantiene y honra el formato charanguero tradicional.

Como suele suceder en los conciertos que ofrece la Aragón, en el Coliseo de Centro Habana o en cualquier otro escenario nacional o foráneo, el auditorio no pudo resistir los deseos de echar un pie a los compases de El bodeguero y Sabrosona que —entre otros títulos— interpretara para festejar, con auténtica música cubana, patrimonio cultural de la nación y fiel reflejo de nuestra identidad, un aniversario más de vida artístico-profesional de una de las mejores orquestas típicas de todas las épocas y todos los tiempos.

A ese concierto dominical, asistió el Excelentísimo Señor Embajador de la República de Colombia en La Habana, Ciudad Maravilla; hermano país suramericano, donde la Charanga Eterna es aclamada con fervor por los bailadores y visibilizada por los más disímiles medios de comunicación.