La piel del otro, una mirada artística al interior de las cosas

La piel del otro, una mirada artística al interior de las cosas

Etiquetas: 
Plásticos, Galería Villa Manuela, arte cubano, artes plásticas, UNEAC
  • Expresar en imágenes sentimientos ajenos es el sello de esta muestra colectiva. Fotos: Héctor Navarro
    Expresar en imágenes sentimientos ajenos es el sello de esta muestra colectiva. Fotos: Héctor Navarro
  • Expresar en imágenes sentimientos ajenos es el sello de esta muestra colectiva. Fotos: Héctor Navarro
    Expresar en imágenes sentimientos ajenos es el sello de esta muestra colectiva. Fotos: Héctor Navarro
  • Expresar en imágenes sentimientos ajenos es el sello de esta muestra colectiva. Fotos: Héctor Navarro
    Expresar en imágenes sentimientos ajenos es el sello de esta muestra colectiva. Fotos: Héctor Navarro

Muchas son las emociones experimentadas cuando sedemos nuestra piel al deseo de otros, en busca de nuevas vivencias. Y es lo que pretende la muestra colectiva de fotografía La piel del otro, expresar, en imágenes, sentimientos ajenos. Posee el sello de los artífices Lidzie Alvisa, Reinaldo Cid, Adrián Fernández, Cirenaica Moreira, René Peña, Daylene Rodríguez y Alejandro Ulloa, y se exhibe en la Galería Villa Manuela de la Unión de Escritores y Artistas Plásticos (UNEAC) hasta el próximo mes.

Cada una de las instantáneas lleva en sí más de un sentimiento, casi como por intuición, ese olfato misterioso de la razón, se construye un hecho, se vive una historia; ya sea a través de una profunda mirada, un simple gesto, o la oscuridad que guarda un par de lentes negros como si los enigmas fueran relevados en los distintos matices de las imágenes, portadoras de un lenguaje visual en diferentes técnicas y tamaños. Lo cierto es que cala en la condición humana que existe tras la realidad expuesta.

La muestra convida, como bien indica su nombre, a situarse en el lugar ajeno. Cuando somos capaces de comprender otras circunstancias, el hombre aumenta sus conocimientos y engrandece su alma. No existe espacio para juzgar ni señalar con un dedo acusador las decisiones del otro. Simplemente entendemos el por qué de tales determinaciones, sin que medie otra actitud que no sea la aceptación.

De esta forma se concibe mejor la relatividad de las cosas. Nunca un hecho es absoluto, la posibilidad de infinitas interpretaciones está al alcance de quienes observen esta exposición y sean capaces de, aunque sea por instantes, descifrar realidades y tocar un pedacito de otra piel, lo cual conlleva al inmenso placer de sentir otra verdad. Ya sea a color, en blanco y negro, con arrugas u otro género, es el hecho de palpar otro mundo lo verdaderamente fascinante.

Con La piel del otro se refleja el uso de la fotografía como herramienta de autorreafirmación, pues nada más certero que una imagen para expresar fenómenos sociales, políticos, económicos y de cualquier índole. Queda grabada una parte de la historia en un producto comunicacional completo, donde el aprendizaje, de manera consciente o subjetiva, es un hecho.

También se muestran temas relevantes del arte cubano dígase: religión, género, raza, identidad, entre otros. Cada instantánea constituye un método para relevar interrogantes que preocupan al hombre y romper el inmenso silencio que acalla verdades. Así, tal vez, no tendríamos que salir en defensa de terceros. El secreto siempre ha estado en habitar la “otra piel”, en buscar la otra cara de la verdad.