La salvaguarda artística: premisa fundamental de SAG-AFTRA

Epígrafe: 37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

La salvaguarda artística: premisa fundamental de SAG-AFTRA

Etiquetas: 
cine, Radio y Televisión, Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, cine cubano
  • Solidaridad entre creadores, es la conferencia efectuada en el marco del Festival que aboga por la defensa de los derechos del actor, también en Latinoamérica. Fotos: Pepe Cárdenas
    Solidaridad entre creadores, es la conferencia efectuada en el marco del Festival que aboga por la defensa de los derechos del actor, también en Latinoamérica. Fotos: Pepe Cárdenas
  • Solidaridad entre creadores, es la conferencia efectuada en el marco del Festival que aboga por la defensa de los derechos del actor, también en Latinoamérica. Fotos: Pepe Cárdenas
    Solidaridad entre creadores, es la conferencia efectuada en el marco del Festival que aboga por la defensa de los derechos del actor, también en Latinoamérica. Fotos: Pepe Cárdenas
  • David White, director ejecutivo de SAG-AFTRA. Fotos: Pepe Cárdenas
    David White, director ejecutivo de SAG-AFTRA. Fotos: Pepe Cárdenas
  • Solidaridad entre creadores, es la conferencia efectuada en el marco del Festival que aboga por la defensa de los derechos del actor, también en Latinoamérica. Fotos: Pepe Cárdenas
    Solidaridad entre creadores, es la conferencia efectuada en el marco del Festival que aboga por la defensa de los derechos del actor, también en Latinoamérica. Fotos: Pepe Cárdenas

Importantísimo papel en la defensa de los derechos del actor, basado en la unión de los mismos, condiciona el trabajo de SAG-AFTRA (Screen Actors Guid-American Federation of Television and Radio Artists) de los EE.UU., según afirmó David White, director ejecutivo de esa institución —que por primera vez nos visita— en conferencia de prensa del sector Industria, efectuada en el Salón Vedado del Hotel Nacional a propósito de esta edición del Festival de Cine de La Habana.

Solidaridad entre creadores, nombre que dio a su exposición, a la vez problemática vital en los tiempos en que vivimos, reveló objetivos, estrategias y pautas, que se plantea esta organización que agrupa a más de 100 000 actores. Según comentó: “…en los EE.UU., no hay mucha protección para los actores. Para que ellos tengan derechos y protección sobre el uso de su imagen hay una sola opción: unirse…Donde hay una cultura de tradición en el cine, es bueno contar con SAG-AFTRA, se paga una cuota y el único requisito para su ingreso es estar activo”, señaló.

La organización es fruto de la unión de dos antiguos sectores, antagonistas, con diferencias abismales y enfrentamientos constantes. Decidieron unirse. Antes de esta tregua, no existía defensa contra imperativos como la falta de alimento —no se podía comer y beber agua en escena—, después de la extensa jornada laboral —trabajaban 18 horas— debían regresar a su casa, dormir poco y levantarse temprano otra vez, la seguridad en el set; todo esto exigido por las grandes compañías productoras, las más grandes del mundo como Disney.

Gracias a la acción de SAG-AFTRA, hoy día se les paga un salario justo a los actores, “cuando estas compañías adquieren un dólar por su actuación, se les debe pagar un porciento; nuestro trabajo, es hacer cumplir estas regulaciones, aseguramos que los actores tengan una voz frente al gobierno norteamericano y ante el mundo global”, subrayó David.

Precisamente, la visita de esta fundación obedece a esa acción integradora que, propone como eslabón de acercamiento: “debemos unirnos, logramos esto viajando a países como Cuba, tomamos ejemplo de sus organizaciones, por eso queremos interactuar”.

Interpelado sobre la juventud, sector esencial en el relevo, White dijo: “…nuestras acciones comprenden una agenda que va creciendo. Tratamos de llegar a los actores jóvenes, vamos a crear programas de desarrollo en todas las universidades del país. Ellos llegan a la industria sin ningún conocimiento, no saben protegerse ante este monstruo, no conocen sus derechos. Los protegemos. Muchos pertenecen a ese sector desplazado socialmente como son los negros, las mujeres, los gay, las lesbianas y otros. Dar protección a ese grupo sui géneris es tarea nuestra, impone desafío pero tenemos éxito”.

Esta actividad incluye un grupo de medidas a acometer, fundamentales como son la protección de contratos. La mayoría de las veces cuando un actor termina su contrato, quedan vacantes, sin trabajo. Por eso existe también esta fundación que los agrupa, reciben dinero durante ese tiempo.

El compromiso social es uno de los aspectos que distingue a cualquier creador. Referente a este segmento y la propuesta de SAG-AFTRA, esta dirigida a alentar a los actores famosos, personas que enmarcados en una gama de temas que otras no pueden abarcar, dan vida a los mismos desde la promoción a aristas como la moralidad, el derecho de la mujer y otros.

Tiene esta fundación interés en integrarse con otros países latinos para llevar su acometido, “tenemos intención de que los actores de otros lugares reciban los mismos beneficios a que se acogen los artistas norteamericanos”. No existen organizaciones de esta índole en América Latina por lo que “hay un largo camino por recorrer y enfrentar a las grandes productoras que extienden sus tentáculos al área”, acotó el directivo.

Diferencia de salario, así como disparidad en el tratamiento entre las súper estrellas y los buenos actores —perciben mucho menos— que aun no ostenta ese estatus, fueron motivo de más de una intervención del público. Respecto a este tópico, asimismo expresó: “…nuestra organización negocia una media, el resto es negociada por el actor”.

Varias personalidades del ámbito actoral cubano asistieron al encuentro, entre ellos, Mirta Ibarra, Daysi Granados, Vladimir Cruz, Yuliet Cruz, Mario Guerra y, el maestro Leo Brower, quienes mostraron la intención de crear un sindicato de actores en Cuba que proteja de manera especial esa esfera.