Las cabezas coronadas agasajan a Daysi

Las cabezas coronadas agasajan a Daysi

  • Nuevamente Las Cabezas Coronadas, nos invitan al abrazo, al eterno retornógrafo del gesto amigo, para conocer y reconocer nuestra historia y a sus protagonistas; mujeres y hombres que desde el cotidiano compromiso hacen patria. Foto del autor
    Nuevamente Las Cabezas Coronadas, nos invitan al abrazo, al eterno retornógrafo del gesto amigo, para conocer y reconocer nuestra historia y a sus protagonistas; mujeres y hombres que desde el cotidiano compromiso hacen patria. Foto del autor

El pasado 22 de marzo, el Club del Espendrú, en su espacio Cabezas Coronadas del Centro Cultural Cubapoesía homenajeó a la historiadora, escritora e investigadora Daysi Rubiera Castilo quien, en palabras de Roberto Zurbano, es una de las imprescindibles en la lucha constante por los derechos de la mujer, por la erradicación del racismo solapado o evidente que pervive en nuestra sociedad a pesar de el proyecto social que ha generado la Revolución. Autora de los volúmenes Reyita y Afrocubanas,  icónicos dentro de la literatura que toma a la sociología como centro de su propuesta, para una necesaria mirada a lo que somos y a lo que debemos ser, en un complicado entramado social que en muchas ocasiones esconde su rostro tras múltiples mascaras.      

No es casual que esta mujer negra, junto a la socióloga Norma Rita Guillard Limonta y la poeta Georgina Herrera, sea por derecho propio una de las activistas sociales que más inquietud y suspicacia ha suscitado entre las elites que han detentado el efímero poder de los nuevos y viejos burócratas que pululan tristemente en nuestro país. Vinculada desde muy joven a la esencia misma de las dicotomías marginalidad-centro, racismo-aceptación, crisis-estabilidad, estatismo-revolución, y otros mucha; Daysi se sumó a los trabajos que en las cárceles santiagueras de mujeres y de hombres desarrolló la biblioteca provincial Elvira Capoe y graduados  de la universidad Oriente junto a artistas y otros investigadores, tratando de subvertir la evidente exclusión a la que son destinados los reos, llegando en ocasiones a padecer el rechazo familiar como el peor de los castigos y que no contribuyen a su necesaria reinserción en la sociedad con el cambio esperado tras un periodo de reclusión.  Experiencia que, confiesa Rubiera, marcó su  vida de una manera indeleble y que hasta la actualidad la acompaña habiendo sucedido hace más de 40 años.

Momentos como los vividos en el periodo especial, cuando, junto a otro grupo de mujeres, se suma al proyecto Majín. Una manera distinta de abordar los problemas que le preocupaban desde hacia tiempo, y espacio donde cristalizó de manera definitiva Reyita, carta de presentación que le ha graneado seguidores y atentos críticos que esperan de Daysi, a su vocera, la escritora en la cual han de descansar los ecos de múltiples cubanas y mujeres del mundo que durante siglos han buscado su identidad y espacio de crecimiento. Es una responsabilidad que ha sabido compartir y depositar en los miembros del proyecto Afrocubanas, su más reciente empeño en el cual ha pasado a ser, por propia decisión una participante más, con el incentivo de poder aportar sus  experiencias de décadas de trabajo para que las nuevas generaciones puedan identificar y solucionar los problemas que subyacen en nuestra Cuba y son acuciantes en otras regiones del mundo.

Nuevamente Las Cabezas Coronadas, nos invitan al abrazo, al eterno retornógrafo del gesto amigo, para conocer y reconocer nuestra historia y a sus protagonistas; mujeres y hombres que desde el cotidiano compromiso hacen patria.