Las Vidas de Tomás Núñez

Las Vidas de Tomás Núñez

  • Tomás Núñez toma elementos que han sido desechados alguna vez  y los dota de una nueva vida. Su pieza Ruleta es una muestra de ello.
    Tomás Núñez toma elementos que han sido desechados alguna vez y los dota de una nueva vida. Su pieza Ruleta es una muestra de ello.

La exposición Vidas de Tomás Núñez (Johny), que podrá disfrutarse hasta febrero de 2020 en la galería Villa Manuela de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, es una sorprendente mixtura de elementos como el bronce, el mármol, la madera y disímiles objetos, a través de los cuales van discurriendo las historias del artista en instalaciones, esculturas y creaciones pictóricas.

Compuesta por un total de ocho piezas, la muestra se concibe a partir de la confluencia de elementos reciclados, comunes de la cotidianeidad cubana y de la propia experiencia del artista, así como otros ornamentos que llaman a utilizar los sentidos de la vista y, en ocasiones, los del olfato.

Para la curadora, Virginia Alberdi, «contemplar detenidamente cada una de las obras permite la realización de un ejercicio aparentemente arqueológico (…) en el que se aprecia cómo, de manera desenfadada, cohabitan tuercas metálicas, botones de pasta, armazones de teléfonos celulares, chucharas, tenedores, grifos, en fin, todo lo humanamente imaginable, que ahora componen un personaje, un homenaje a otro artista respetable, una ruleta salida de una colección de calendarios astronómicos o la columna para conmemorar una batalla épica».

El granmense Tomás Núñez, quien llegó a ser artista de manera autodidacta debido a su voraz e intrínseco instinto creativo, trabaja diferentes formatos y manifestaciones, como la cerámica, la escultura y la pintura. De ahí que su más reciente muestra, inaugurada el 16 de enero en la Galería Villa Manuela, combine acrílico, metales, parafina, libros intervenidos, plástico y hasta contenedores que alcanzan en su obra una existencia renovada.

Johny es creador de otras exposiciones personales como Alquimias (2016), Renassence (2015), Retablo (2014) y Catarsis (2004). Ha formado parte de muestras colectivas con De lo cerámico (2019), De la idea a la forma (2018), Alboroto quieto (2013) y La confronta Santiago-Habana (2011). Además, ha expuesto sus obras en el Museo Nacional de Cerámica, el Centro Cultural San Pancho en México, el Cabildo de Fuerteventura el España, el Museo de la Imagen Concordia en Argentina y otros países de América, Europa y Asia.

En su descripción de la muestra, la curadora Virginia Alberdi destacó la afición de Núñez por revitalizar elementos olvidados o desechados, tomando una afirmación hecha por el artista en una exposición anterior: «Todos esos materiales que rebusco y encuentro le doy un carácter distinto a la hora de colocarlos en una obra; le doy otra lectura que cambia el sentido de ser, le doy un vuelco. Para cada persona tiene un significado diferente en dependencia de la lectura que se le dé. Al final es como la vida».