Literatura infantil y la gráfica: objeto de miradas para los escritores cubanos

Literatura infantil y la gráfica: objeto de miradas para los escritores cubanos

Etiquetas: 
Escritores, literatura infantil, UNEAC, diseño
  • La sesión de ayer debatió sobre la ilustración y el diseño de libros infantiles. Foto de la autora
    La sesión de ayer debatió sobre la ilustración y el diseño de libros infantiles. Foto de la autora

El Encuentro Nacional de Escritores de Literatura para Niños y Jóvenes, que tiene lugar en la sala Villena de la UNEAC, debatió en la jornada de ayer sobre la ilustración y el diseño de libro para niños, en un panel compuesto por diseñadores de la Casa Editorial Gente Nueva.

El inicio de la jornada estuvo matizado por un cuento de la escritora matancera Lorelei Rebull en la voz de la también narradora Beatriz Quintana. Luego aconteció el panel que —aunque algo improvisado por la ausencia de su figura principal Enrique Pérez Díaz— aportó diversas miradas a través de la experiencia de María Elena Cicard y Yaimel López, quienes resaltaron el diseño del libro como mecanismo para facilitar la lectura de los infantes.

Sobre este tema hubo algunas pautas rectoras del debate como el hecho de que en reiteradas ocasiones el diseño de color, la cubierta o la tipografía de libros se crea a partir de las disponibilidades y recursos de la imprenta. Esto es entre otros factores la principal respuesta al por qué muchas ediciones no complacen por completo al escritor.

Por otra parte, según Yaimel López sigue existiendo aún la reticencia de los escritores hacia un diseño más contemporáneo, así como el rechazo a veces hacia jóvenes ilustradores que se nutren de estéticas vanguardistas y que por ello entran en conflicto con creadores de criterios más ortodoxos, defensores de los dibujos clásicos para la literatura infantil.

A la sazón, se reconoció que cada editorial debería tener su propia línea diferenciadora del trabajo del resto, y que no hay que menospreciar las imágenes de los jóvenes ilustradores pues “mientras las imágenes defiendan el texto con una lectura paralela a él, toda aventura creativa es válida”, expresó María Elena Cicard.

Lorelei Rebull aprovechó la coyuntura para exhortar a los creadores presentes el estar abiertos a todas las propuestas de cambio en términos de ilustración y diseño, así como la importancia de estrechar las relaciones de confianza entre ambos artistas, puesto que en primera instancia se trata de una obra de ambos.

En otro momento, aprovechando las opiniones esgrimidas, la Doctora María Dolores Ortíz refirió ante las quejas por el desconocimiento de los autores infantiles, pues hay falta de promoción en los diferentes espacios literarios como la Feria Internacional del Libro o los Sábados del Libro, donde pocas veces se invita a un escritor de este género.

De igual forma, recalcó que si los críticos literarios —figura casi desaparecida del ámbito cultural actualmente— no tienen acceso en la capital a los libros de que se publican en el resto del país, resulta muy difícil hacer la debida promoción a dichos escritores. De ahí la importancia de encuentros como estos se realicen, aún cuando la presente edición solo cuenta con la participación de los creadores de Camagüey, Las Tunas, Santi Spíritus y Matanzas.

Seguidamente tuvo lugar la exposición el proyecto Aves al vuelo, inspirado en el libro Alas de primavera, ambos del escritor Lázaro Estenoz, dedicado hace años en su obra a la educación ambiental de los niños. Dicho proyecto consiste en transmitir a los pequeños el conocimiento y cuidado de las aves endémicas, con la apoyatura de un proyecto digital que visualiza en 3D algunas especies de las cuales se puede escuchar sus trinos originales.

Por último, el también dramaturgo Gerardo Fulleda culminó con una conferencia sobre sus nostalgias y experiencias junto a Excilia Saldaña, personalidad a la que está dedicada este evento.

Antes de finalizar el ciclo de conferencias de la mañana, se hizo entrega a las escritoras María Dolores Ortíz y María Elena Llana del Premio a la Humildad Dora Alonso que otorga la Editorial Gente Nueva por la trascendencia de sus obras, tanto para niños como para adultos respectivamente.

Posteriormente en la sesión de la tarde, el Presidente de la Sección de Literatura Infantil y Juvenil Esteban Llorach, cerró la jornada con el debate sobre la enseñanza de la literatura en las escuelas, donde recalcó la importancia de eliminar los profesores psicorígidos que muchas veces dan clases sobre libros que desconocen, haciendo de obras de gran valor educativo una reducción pedagógica carente.

“La literatura no puede perder su esencia de disfrute, pues entonces nuestros niños y jóvenes perderían el interés, los profesores tenemos que lograr arrastrar el barco a favor del viento para que no se pierda el caudal de riqueza que abunda en toda la tradición literaria cubana”, expresó.

Para mañana, se prevé el  panel con representantes de las distintas casas editoriales que producen literatura de esta naturaleza, así como el homenaje a los cincuenta años de Gente Nueva y los cumpleaños 75 de Maggie Fernández y Felipe Oliva.