Los 12: el recuerdo de la incomprensión

Los 12: el recuerdo de la incomprensión

Etiquetas: 
Escritores, teatro cubano, Ediciones UNIÓN
  • Presentación del texto publicado por Ediciones UNIÓN en la sala Estorino. Fotos del autor
    Presentación del texto publicado por Ediciones UNIÓN en la sala en la sala Estorino. Fotos del autor
  • Presentación del texto publicado por Ediciones UNIÓN en la sala en la sala Estorino. Fotos del autor
    Presentación del texto publicado por Ediciones UNIÓN en la sala en la sala Estorino. Fotos del autor

¨Los 12 estaban a favor de la Revolución, de su proyecto profundo de cambio; también en contra del naturalismo y el realismo y eso, lamentablemente, no lo comprendieron muchos funcionarios de la cultura en aquel momento¨, afirmó el escritor Reynaldo González en la presentación del libro Los 12: las sorpresas de la memoria (Ediciones UNIÓN, 2016), autoría de la reconocida teatróloga Esther Suárez y título que le valiera el Premio UNEAC de Testimonio Pablo de la Torriente Brau, 2014.

Ante numerosos amantes y defensores del buen teatro, González confesó que la existencia de este libro le traía una linda sorpresa, a la vez amargos recuerdos: ¨me daba el anuncio de que iba a ser de gran reconocimiento público, era un libro sobre figuras como el director de teatro Vicente Revuelta o el realizador audiovisual Titón que, aunque no fue de este grupo estuvo cerca de ellos; Los 12 fueron un éxito soterrado de la cultura cubana, les tocaba un momento peculiarísimo y complicado de la misma, todos en aquel entonces nos movíamos en un terreno difícil¨.

Los 12…: ¨es una provocación para todos los que vivimos esta etapa, la gente, principalmente los jóvenes, quiere saber todo sobre esto, pero como no se comenta deja la inquietud constante; hay una generación que no sabe nada¨, comentó.

El texto, según el también Premio Nacional de Literatura, trae a colación instantes de extrema beligerancia e incomprensión sobre el accionar profesional de innumerables sectores del arte que pensaban artísticamente de un modo distinto al establiment, como es el caso de este grupo: ¨ellos no querían renovar el teatro, deseaban experimentar con el cuerpo y la mente para poder expresar de una manera distinta influenciados por el teatro alemán, sobre todo, Bertolt Brecht; eran una revolución interna y de grupo; estuvieron a favor de la experimentación y la búsqueda de una esencia nueva, sin embargo, no se declaraban intelectuales, ¿ qué quiere decir esto?, que estaban contra la retórica, contra aquello que sonaba a intelectualismo; abogaban por el teatro por intuición y en contra de la fabricación de los gustos y por eso no fueron comprendidos¨, señaló.

Reconoció que esa cofradía de apasionados del teatro tenían contradicciones pero las revertían en el sentido de la retroalimentación, desde el sentido de grupo, contrario a lo que, según él, se vive hoy donde ¨la individualidad está señoreando el país¨.   

Lamentó el desempeño rudo y parcial de algunos empleados de la cultura en el momento que vivieron Los 12: ¨creo que había incultura sedimentada en aquellos funcionarios, estaban en contra de la cultura aldeana¨, dijo. Estos, continuó, se apoderaron de la cultura de una manera vertical, ¨se sembró la indiferencia y la inconsecuencia¨, subrayó.

Destacó la escritura del volumen, accesible a cualquier público, según sus palabras da ¨la posibilidad de información técnica y humana sobre Los 12…, está escrito para el ser humano, sin tecnicismo ni academia¨, concluyó.

Por su parte, la autora agradeció el trabajo de edición y cubierta del libro y dijo que el mismo es un libro coral, es el libro de Los 12. También las directora del sello editorial, Olga Marta Pérez, manifestó su placer con la aparición de este libro, ¨tiene una significación especial, con este título celebramos el 50 aniversario de la UNEAC¨, comentó.