Los 70 de Lina de Feria: “Nací para escribir”

Los 70 de Lina de Feria: “Nací para escribir”

Etiquetas: 
Escritores, Poeta, Lina de Feria
  • En la apertura del agasajo, la poetisa Irasema Cruz elogió la creación literaria de Lina
    En la apertura del agasajo, la poetisa Irasema Cruz elogió la creación literaria de Lina.

 

Lina de Feria está de cumpleaños. El 8 de agosto llegó a sus 70 años en la plenitud de su creación literaria y el proyecto Poetas por la paz – de la mano de la poetisa Irasema Cruz – le organizó un homenaje la tarde del lunes 17 de agosto en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC, en coordinación con la Asociación de Escritores de esa organización.

Las palabras de elogio corrieron a cargo del destacado intelectual, maestro y poeta Roberto Manzano, quien la alabó como “una de las creadoras poéticas – en término genérico – de mayor talento de la cultura nacional en el ámbito literario después de 1959”. Resaltó que en Cuba “la poesía no descansa, pues siempre hay poetas de primera magnitud,” y el caso de Lina despunta con una “trayectoria sobreabundante de búsquedas y hallazgos” que la colocan entre los primeros lugares de la poesía cubana de dos siglos: finales del XX y principios del XXI.

Siendo aún muy joven, con sus 23 años, en 1968 publicó con Ediciones UNION su primer poemario titulado Casa que no existía – ganadora del Premio David fundacional el año anterior, compartido con Luis Rogelio Nogueras – que significó una ruptura con la literatura del momento, marcada por el realismo. “Con sus versos se salvó la continuidad de la poesía íntima cubana”, valoró, al estar cargada de experiencias personales y presentando una obra llena de lecciones de humanidad y universalidad, volcada hacia la intimidad.

Al destacar esa actitud creativa – caracterizada por su fidelidad a la poesía como “compañera del alma”, al decir de José Martí – consideró que Lina de Feria fue una de las poetisas cubanas que tempranamente brindó una obra bien estructurada, a partir de una “construcción subjetiva del mundo muy bien perfilada, para expresar toda la angustia de su alma”.

Resaltó la atención a la forma como importante elemento de su creación artística, yendo “de lo narrativo a lo puramente lírico con una fluidez extraordinaria” y manejando un valioso trabajo del símbolo, que se mueve de lo cubano a lo asociativo natural. Valoró que su obra “no es una alienación de estados de ánimo, sino una reflexión sobre la subjetividad humana” y la calificó de una gran artista – en la cúspide del coloquialismo existencial – con méritos suficientes para que le sea otorgado el Premio Nacional de Literatura, lo que fue acogido con gran entusiasmo por el público asistente.

Lina agradeció el homenaje, que calificó como un “golpe de ternura”, y comentó sus recuerdos de infancia más temprana, siempre relacionados con la literatura, para culminar reafirmando: “Yo nací para escribir”. Indicó que toda la vida ha leído sin parar, buscando siempre refugio en la belleza y tratando de encontrar la unidad sonora, con un desmedido afán por la perfección que le ha dañado “porque no somos perfectos”.

“No quiero dejar de escribir”, reafirmó, y destacó que en el año de su 70 aniversario ya ha publicado 5 libros.

Con el poeta Sinecio Verdecia y la actuación del grupo de teatro Buscón se inició el agasajo que le ofrecieron varios de los escritores y artistas presentes. Se incluyó la lectura de poemas –casi todos inéditos– de Luisa Oneida Landín, Ramón Elías Lafita, Thais Vallenillas, Pierre Bernet, María Teresa Falcón y Pedro López Cerviño. El Presidente de la Sección de Poesía de la Asociación de Escritores, Alberto Marrero, culminó estas lecturas y la colmó de cariño –expresando el sentir de sus colegas poetas–al decir que: “todos tenemos un pedacito de Lina dentro”.

Lina de Feria nació en Santiago de Cuba el 8 de agosto de 1945 y se graduó de Filología en la Universidad de La Habana en 1976. Recibió en cuatro ocasiones el Premio Nacional de la Crítica (1991, 1996, 1997 y 1998), ganó el Premio Nicolás Guillen en 2008 por su libro Ante la pérdida del Safari a la jungla y se le otorgó la Orden de la Cultura Nacional por el Ministerio de Cultura en 2003.

Como investigadora y crítica literaria ha publicado ensayos en revistas cubanas y extranjeras y se ha destacado en el estudio de algunos de los poetas más relevantes del grupo Orígenes. Ha publicado numerosos poemarios y ha realizado importantes labores culturales en medios de prensa como El Caimán Barbudo, Juventud Rebelde, Radio Enciclopedia y en la Editorial José Martí. Su obra ha sido recogida en varias antologías y ha sido estudiada por numerosos investigadores en Cuba y en el exterior.