Los reyes de la percusión en Bayamo

Los reyes de la percusión en Bayamo

Etiquetas: 
Músicos, Bayamo, Granma, Los Papines
  • Los Papines en el Patio de la UNEAC de Bayamo. Foto de la autora
    Los Papines en el Patio de la UNEAC de Bayamo. Foto de la autora

El patio de la sede provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, en Granma quedó pequeño para las emociones y el júbilo que se emanaron de la presencia de Los Papines, emblemática agrupación musical cubana de gira por el Oriente del país.

Desde que el sol se escondió por el Oeste las sillas dispuestas comenzaron a llenarse, el público habitual a los espacios de la Uneac bayamesa no quiso quedarse sin cupos y “marcó” bien temprano el territorio, la noche auguraba buena música y baile, descarga de energía cubana ciento por ciento.

Aunque tienen más de media centuria de fundados, los músicos hacen gozar en la mejor acepción de la palabra a los espectadores de sus presentaciones, pues no que quedan anquilosados en un solo ritmo, el repertorio abarca de los más tradicional hasta la fusión con reguetón del mejor, matizado por el inigualable tumba’o de los tambores.

La voz de de Yuliet Abreu, hija de Jesús el más joven de los cuatro hermanos Papín, le confiere al conjunto una sonoridad más rica y atractiva, confirmando que los reyes de la percusión en el mundo aún están en su trono. Además de la presencia de su pequeño hijo en escena, confirmando la continuidad del proyecto.

Ovacionados por millones de seres humanos en todo el orbe, los  músicos conquistan con la excelencia en la interpretación de la quijá, el bongó, la tumba, el batá y otros instrumentos de percusión.

Reconocidos como “Los Elegantes de la Rumba Cubana” porque sus presentaciones son  un show donde prevalecen ritmos  originarios de los sectores populares y marginales, llevados con elegancia a los mejores escenarios del mundo, no deslucen de este epíteto y lo hacen cada vez con la misma distinción.

El espectáculo patrocinado por la Empresa de la música y los espectáculos, Sindo Garay, de Granma, fue un homenaje a la rumba, incluida en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la nación cubana.