Los treinta amaneceres de Buendía

Los treinta amaneceres de Buendía

Etiquetas: 
Escénicos, Buendía, Flora Lauten, Raquel Carrió, ISA, 16 Festival de Teatro de La Habana, Eduardo Manet, Eugenio Barba, Diana Taylor, UNEAC
  • Jornada de lujo en homenaje a la compañía. Foto: Carlos Becerra.
    Jornada de lujo en homenaje a la compañía. Foto: Carlos Becerra.
  • Jornada de lujo en homenaje a la compañía. Foto: Carlos Becerra.
    Jornada de lujo en homenaje a la compañía. Foto: Carlos Becerra.
  • Eugenio Barba, director del Odin Teatret. Foto: Carlos Becerra.
    Eugenio Barba, director del Odin Teatret. Foto: Carlos Becerra.
  • Carlos Celdrán, director de Argos Teatro. Foto: Carlos Becerra.
    Carlos Celdrán, director de Argos Teatro. Foto: Carlos Becerra.
  • Diana Taylor, directora del Instituto Hemisférico de Perforomance y Política. Foto: Carlos Becerra.
    Diana Taylor, directora del Instituto Hemisférico de Perforomance y Política. Foto: Carlos Becerra.
  • Lilliam Vega, directora de la compañía El Ingenio. Foto: Carlos Becerra.
    Lilliam Vega, directora de la compañía El Ingenio. Foto: Carlos Becerra.
  • Jornada de lujo en homenaje a la compañía. Foto: Carlos Becerra.
    Jornada de lujo en homenaje a la compañía. Foto: Carlos Becerra.

En la mañana sabatina muchos fueron los elogios para la compañía Buendía, ofrecidos desde la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), donde numerosos actores, dramaturgos y asiduos del teatro, se dieron cita para rendir tributo a quien, en constantes actos de osadía e intrepidez, han enaltecido con su arte la dramaturgia de nuestro país.

El panel 30 años en escena, ¿Cómo seguir haciendo teatro hoy?, con motivo del XVI Festival de Teatro de La Habana, reunió prestigiosas figuras nacionales y foráneas en toda una jornada de lujo, de entrega, de confesiones y pasiones, donde el ímpetu de llevar al proscenio toda clase de obras, despojadas de formalismos y minimalismos es ley. Así se distingue esta compañía, la cual en tres décadas, conquista presentes, sonríe al pasado y encuentra futuros. Simplemente genialidad.

El éxito de este afamado grupo se debe a dos de sus figuras fundadoras: Raquel Carrió y Flora Lauten, heroínas cuando del Buendía se trata. Han sido guerreras, inolvidables intérpretes y triunfadoras al fin, con el honor de quien merece la victoria.

Raquel Carrió en su intervención expresó la capacidad de muchos dramaturgos de continuar haciendo teatro, a pesar de todas las vicisitudes existentes, así como el privilegio de contar con el Instituto Superior de Arte (ISA) y realizar teatro en los 80. Manifestó además que el actor —en Buendía— no es un simple intérprete, sino un creador, investigador, un ente pensante y a pesar de la difícil etapa que atravesó el país en los años 90, el gran cúmulo de estudios y puestas en escena efectuadas, significan toda una hazaña y lanzó al público una interrogante desafiante: ¿Cómo podemos crear estrategias para seguir haciendo teatro hoy?

La directora artística Rachel Clare del Reino Unido recuerda el inicio de su relación con Flora y Raquel, pues al ver un video del Buendía, inmediatamente invitó a la compañía al festival de su país y sin duda alguna, marcó un cambio en la escena londinense. Al referirse a Flora expresó: “(…) me acuerdo de la primera vez que oí de Flora y recuerdo que su primera actuación fue en el vientre de su madre”.

Por otra Diana Taylor, figura internacional de la escena manifestó el impacto que le produjo la obra Charenton por su complejidad, amplitud y lo bien logradas que resultan todas sus escenas. “La puesta de Buendía es un referente esencial para la obra de Shakespeare y Cuba.” Y más de un compromiso surgió en aquella sala, pues Taylor dio a sus fundadoras un archivo digital en HD de todas las puestas del Buendía, las cuales se mantienen guardadas en el Instituto Hemisférico de Perforomance y Política —bajo la dirección institutohemisferico.org— por aproximadamente cinco siglos. “Mi fe es que el trabajo del pasado sea importante en el presente, y el futuro nos va a poner un lente descolonizador (…) una perspectiva mucho más amplia, advirtió Taylor”.

La actriz y directora de la compañía El Ingenio, Lilliam Vega, además hija de Flora, expresó palabras de honor a su madre: “Tú eres la responsable de todos mis aciertos y desaciertos, me has dado la vida y un sentido para vivir feliz (…) Nuca podré olvidar a todos mis Buendías porque hasta la muerte seguiré siendo uno de ellos”.

El prestigioso director, Eduardo Manet en su ponencia, hizo alusión a todas las increíbles interpretaciones del grupo, en especial a Las Monjas, pues si su director francés la hubiera visto en Cuba, sin dudas, se pone de pie y aplaude la puesta. Un acto de pasión.

A su vez Eugenio Barba, director de Odin Teatret enunció: “El momento más impresionante de esta reunión es ver cuántas semillas expandías hay”. Existe una historia oficial y una subterránea de los hechos. ¿Qué es decisivo? ¿Qué lo fue? Flora y Raquel forman parte de estas dos historias.

Las palabras de cierre estuvieron a cargo de la propia Flora: “He sido una persona muy afortunada, son tantas las anécdotas (…). Hay que tener la cabeza muy dura si uno quiere ser artista” y comentó además sobre los duros inicios de la compañía, pero cuando la voluntad impera, los imposibles se convierten en derroteros.

La sesión culminó como debe ser, con lágrimas felices, aplausos y sonrisas, a fin de cuentas, es el lenguaje común que el mundo entiende.