Maestros italianos del cine en la programación de la TVC

Maestros italianos del cine en la programación de la TVC

Etiquetas: 
Audiovisuales, cine, televisión cubana
  • Fotograma del filme Maravilloso Boccaccio (Maraviglioso Boccaccio, 2015), estrenada el pasado año con gran acogida de crítica y público.
    Fotograma del filme Maravilloso Boccaccio (Maraviglioso Boccaccio, 2015), estrenada el pasado año con gran acogida de crítica y público.
  • Fotograma de la película Mud, del joven director Jeff Nichols.
    Fotograma de la película Mud, del joven director Jeff Nichols.

La programación cinematográfica de la televisión exhibe este martes en la noche, en Letra fílmica (Canal Educativo), la última cinta de los hermanos Taviani, en la que se apropian de una obra magna de la literatura italiana: El Decamerón. Se trata de una adaptación libre, que lleva por nombre Maravilloso Boccaccio (Maraviglioso Boccaccio, 2015), estrenada el pasado año con gran acogida de crítica y público.

La inmersión en la literatura italiana le ha servido a los Taviani para construir una radiografía de grandes dimensiones sobre la sociedad y la política de su país. En este caso, la adaptación de este clásico les brindó la posibilidad de mostrar la antigua y hermosa arquitectura toscana, que se alinea con amplios paisajes de esa ciudad monumento (hay segmentos donde también se filma en Lazio). Acosados por la peste, un grupo de jóvenes florentinos decide huir del peligro que los acecha, y de esa huida van sucediéndose los relatos. El mayor reto de los maestros fue regresar a una obra visitada por otro grande del cine de ese país: Pier Paolo Pasolini, cineasta que también lograba imponer su estilo propio y acercarse a cualquier fenómeno desde una óptica muy personal.

El sábado y el domingo siguen siendo los días donde se les abre a los televidentes que aman el cine un abanico más amplio de posibilidades. Las propuestas llegan desde la mañana, a propósito del espacio Cine en casa, por Multivisión, que ha programado el filme norteamericano Mud (2012), del joven director Jeff Nichols. El título, presentado en la sección oficial del Festival de Cannes en su momento, nos trae la bellísima historia de unos niños, que son testigos y mediadores de uno de esos amores condenados al fracaso (al viejo estilo del mejor cine negro), entre un excéntrico personaje (Matthew McConaughey) que viene a ser una especie de Robinson Crussoe y una chica nada romántica (Reese Witherspoon) que juega el rol de la típica mujer fatal de estas historias. Sin embargo, este amor no correspondido no es el centro del filme, sino el móvil de Mud para poner en práctica un plan descabellado en el que estos niños tomarán parte. La verdadera gran historia es la amistad entre el hombre y uno de estos niños (un lazo bastante cercano a la paternidad), que rehúye a todos los lugares comunes, notas sensibles o melodramáticas y soluciones infantiles, tan socorridas cuando hay presencia de niños en el staff. Junto a la buena dirección de actores, se une la excelente fotografía de un paisaje sureño, con río y bosque, que no se presenta para embellecer la trama, sino por su pertinencia dramática. Se trata, no cabe dudas, de una buena película.

Ya en la noche, por el Canal Educativo, Espectador crítico repone La teoría del todo (The Theory of Everything, 2014), la aclamada cinta de James Marsh. Basada en libro de memorias de Jane Hawking, es la historia de la mente más brillante y el físico de mayor renombre de la época actual, y de Jane Wilde (Felicity Jones), la estudiante de Arte de la que se enamoró mientras estudiaban en Cambridge en los años sesenta. El actor Eddie Redmayne (la nueva adquisición de la Academia norteamericana), interpreta a un Stephen Hawking que ve degenerar su estado físico desde sus años de juventud en la Universidad. Sus hallazgos, insoslayables para cualquier historia del mundo, aunque acuda a la brevedad, quedan en un segundo plano en este filme que se interesa más bien por la relación amorosa con esa muchacha que supo darle todo, a pesar de su doble complicación de ser un genio a tiempo completo y un impedido físico con carácter degenerativo. Desgraciadamente, la película tiende a convertirse en culebrón en algunos momentos, pero la divulgación de la obra de este físico (sabemos que nunca es suficiente), se agradece.  

Uno de los últimos éxitos de Pixar, la famosa productora de animados, tuvo que irse a casa prácticamente sin ningún premio. El buen dinosaurio (The Good Dinosaur, 2015), vio desfilar frente a sí las loas que le hicieron este año a la nueva cinta de Pete Docter, Del revés (Inside Out). El largo, que podrá verse el próximo domingo a la 1: 50 PM en Filmecito (Canal Multivisión), merece más atención de la que se le ha restado. Se trata, al igual que su rival Del revés, de una historia que narra el recorrido del héroe. También comparte el aire aventurero y la división bastante marcada, aunque no explícita, en un grupo de episodios. Los dibujos, muy al estilo de Disney, revelan ese regreso a las formas redondeadas, más atractivas para el público infantil, y los mundos perdidos, como en este caso, el de los dinosaurios.

Más menos a la misma hora, los que no son niños pueden disfrutar de una propuesta sui géneris: Arte siete estrena en televisión la última película de Werner Herzog. A las dos de la tarde, por Cubavisión, el espacio que más puede regodearse de una revitalización en los últimos años, exhibe esta extraña cinta de Werzog, basada en el biopic de Gertrude Bell que la crítica a vapuleado bastante, desde su presentación en el pasado Festival de cine de Berlín. La reina del desierto (Queen of the Desert, 2015), con las interpretaciones, extrañas también en el contexto de Werzog, de Nicole Kidman y Robert Pattinson, cuenta la historia de una mujer extraña que lleva a cabo una extraña batalla ecologista en una zona desértica del Medio Oriente (Irak, Jordania y Arabia Saudí), arrastrando consigo a más de un galán, entre los que se incluye un personaje interesante interpretado por James Franco. Nada, la mesa está servida.