Mariana Grajales, madre de todos los cubanos

Mariana Grajales, madre de todos los cubanos

Etiquetas: 
Escritores, UNEAC, Homenaje, cultura cubana
  • El 12 de julio de 1815, hace 201 años, nacía en la oriental provincia de Santiago de Cuba, Mariana Grajales Coello.
    El 12 de julio de 1815, hace 201 años, nacía en la oriental provincia de Santiago de Cuba, Mariana Grajales Coello.

 

El 12 de julio de 1815, hace 201 años, nacía en la oriental provincia de Santiago de Cuba una de las mujeres que, por sus extraordinarias cualidades, nuestro Héroe Nacional José Martí llegó a resaltar: “Ninguna mujer me ha conmovido tanto como doña Mariana”. Y, en homenaje a Mariana Grajales Coello, a su inolvidable natalicio y ejemplo para la mujer cubana, federadas, cederistas, combatientes de la Revolución cubana y miembros de la Comisión José Antonio Aponte, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), se reunieron ante el monumento que perpetúa su memoria en el capitalino parque que lleva su nombre en la barriada de El Vedado.

En contacto exclusivo para este Sitio Web, el prestigioso intelectual cubano doctor Esteban Morales, destacó la trascendencia de la Madre de los Maceo para la juventud cubana:

“La figura de Mariana es una guía de comportamiento y de actitud ante la Patria. Fue una mujer que lo dio todo: su esfuerzo, su trabajo, su vida, y dio a todos sus hijos. ¿Qué mayor sacrificio que ese último? Todo ello la eleva a niveles extraordinarios y como ejemplo imperecedero para todas las generaciones de hoy y las que están por venir. Siempre tendrá que ser recordada como símbolo de rebeldía, de esfuerzo, patriotismo y del fuerte trabajo que desarrollaron muchas personas para el logro de la libertad e independencia de nuestro país. Ella simboliza todo esto; es por ello su extraordinaria personalidad, su veneración y consideración en nuestra Historia, como una de esas personas que constituyen símbolos capaces de mover multitudes”.

Asimismo y, en sentida intervención, la joven federada Rocío Peñate, del habanero municipio Plaza, expresó:

“Mariana fue una fiel exponente de la estirpe de la mujer cubana que, con la frente en alto y el pecho tierno, ofrendó lo mejor de sí para hoy y para el porvenir.  En su entrega hay tanto de heroísmo como de belleza y ternura. Es de las figuras en la historia de los pueblos que siempre vivirá y reverdecerá en cada tarea cotidiana, laboral, maternal y de carácter patriótico e independentista (…) En momentos en que todo nuestro pueblo se entrega a la actualización de nuestro modelo económico para construir la sociedad socialista que queremos los cubanos, en tiempos de crisis mundial, del renacer del imperio norteamericano, el ejemplo de patriotismo de formación de principios éticos y morales mostrados en la formación de sus hijos, nos llega como camino perenne para llegar a la victoria”.

Por su parte, Pedro de la Hoz, a nombre de la Comisión Aponte, resaltó que “en nombre de los escritores y artistas que forman parte de la UNEAC y de dicha organización que lucha contra el racismo y la discriminación racial, y por la promoción del legado de los descendientes africanos de nuestra cultura y de nuestra historia, nos enorgullece compartir con la comunidad y hacer el compromiso de hacer de este lugar, de convertirlo cada vez más en un santuario de nuestra tradición, de nuestra firmeza, de nuestros valores patrióticos, históricos y culturales”.

Tras exhortar a los jóvenes cubanos a leer el legado de la Madre de los Maceo y a beber en la fuente viva de nuestra historia, dijo que “estamos perfeccionando nuestro Socialismo, más que sobrevivir tenemos que desarrollarnos; tenemos que plantearnos nuestros horizontes a partir de la necesidad de fortalecer nuestro espíritu (…) El llamado que hago hoy es a aprender desde la Historia a mirar el futuro; a mirar en Mariana a la mujer de hoy y de mañana; el mirarnos a nosotros mismos para saber que la patria tiene que ser conquistada día a día en las acciones cotidianas y, en la conciencia que sembremos día a día, es que llegaremos a garantizar que el Socialismo sea una realidad permanente e irreversible”.

Finalmente, jóvenes federadas junto a otras de larga trayectoria revolucionaria, depositaron ofrendas florales en la base del monumento erigido a la mujer valiente, digna, a la Madre de todos los cubanos: Mariana Grajales. Al igual que su hijo Antonio Maceo, el Titán de Bronce, ella es y será Titán de Héroes; de héroes no solo nacidos de su vientre, sino también de algo mucho más fuerte: de su eterna y digna impronta.

En Mariana se recoge la tradición y méritos de lucha de la mujer cubana —de las mambisas de nuestras luchas independentistas quienes, primero en la manigua, después en la Sierra y hoy librando la batalla económica—, apoya y consolida la política trazada en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, y a la cual nos convoca “sabiendo que las Marianas de hoy no le fallaremos a Fidel, a Raúl y a la Revolución”.