Martha Esther Esquenazi Pérez en La Bella Cubana

Martha Esther Esquenazi Pérez en La Bella Cubana

Etiquetas: 
Músicos, La Bella Cubana, Alicia Valdés Cantero
  • Alicia Valdés desde La Bella Cubana realiza especiales homenajes a destacados hacedores del pentagrama sonoro. Foto tomada de Cubaliteraria
    Alicia Valdés desde La Bella Cubana realiza especiales homenajes a destacados hacedores del pentagrama sonoro. Foto tomada de Cubaliteraria

La profesora e investigadora Martha Esther Esquenazi Pérez (Santa Clara, 1949), fue la invitada de honor al espacio La Bella Cubana, que conduce y dirige la musicóloga Alicia Valdés Cantero, y que, en esta ocasión, tuvo como sede la capitalina Casa Memorial Salvador Allende.

Dicha actividad tiene como objetivo fundamental visibilizar la presencia de mujeres y hombres, quienes han realizado valiosos aportes conceptuales al desarrollo del pentagrama sonoro insular y de mucho más allá de nuestras fronteras geográficas.

Esquenazi Pérez realizó estudios musicales en el Conservatorio Amadeo Roldan (1970), y obtuvo el título de Licenciada en Literatura Cubana por la Universidad de La Habana (1981). El fecundo quehacer de la ilustre intelectual villaclareña en el campo de la musicología estuvo guiado por los doctores Argeliers León (1918-1991) y María Teresa Linares, quienes desempeñan una función clave en el campo de la investigación musicográfica, en la Mayor isla de las Antillas.

Ha impartido docencia en instituciones educacionales cubanas y colombianas. Trabajó en el Ministerio de Educación desde 1979 hasta 1985. En ese lapso, dirigió el tema sobre música en el proyecto de investigación del Atlas Etnográfico de Cuba.

Es miembro de la Cátedra Cubana de Narración Oral Escénica María del Carmen Garcini, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Cátedra de Oralidad Dra. Carolina Poncet y del Consejo Científico del Instituto Cubano de Investigación Cultural (ICIC) Juan Marinello, donde labora como investigadora auxiliar.

Ha impartido posgrados y conferencias magistrales en Cuba, así como en países latinoamericanos y europeos. Como profesora adjunta ha sido tutora de tesis en las facultades de Artes y Letras y de Comunicación en nuestra querida Alma Mater, así como en la Facultad de Arte Danzario en la Universidad de las Artes (ISA).

Ha colaborado con revistas especializadas nacionales, donde ha publicado los hallazgos de sus pesquisas musicográficas y es la autora de los siguientes títulos: Del areito y otros sones; Los cuentos cantados en Cuba, Tradiciones musicales vueltabajeras; e Hilito de Oro (recoge romances infantiles en la tradición caribeña), y coautora de los volúmenes: Fiestas populares tradicionales cubanas; Cultura popular tradicional cubana; Romancero tradicional y general de Cuba; y Atlas Etnográfico de Cuba.

Ha recibido los premios Quinquenal de Investigación del Ministerio de Cultura, Anual de Investigación Cultural y la Distinción por la Cultura Nacional, así como reconocimientos por su trabajo de indagación y rescate de la música tradicional cubana.

Una vez esbozada la impecable trayectoria docente-educativa e investigativa de la profesora Esquenazi Pérez, la principal artífice de esa cita mensual leyó testimonios remitidos por discípulos, colegas y amigos de la agasajada; documentos e intervenciones de algunos participantes que recogen —en apretada síntesis— cómo han ido descubriendo, en la personalidad de esa excepcional maestra, tanto en el aula como fuera de ella, los valores éticos, ideo-estético, patrióticos, humanos y espirituales que identifican a nuestros profesionales de la musicología.

Con posterioridad, el trovador Gerardo Aldana, el guitarrista Luis Manuel Molina, la clarinetista María del Carmen Sánchez, la vocalista Leonor Zayas y las agrupaciones Coro Solfa y Trío Los Embajadores, le obsequiaron los regalos espirituales a Martha Esther Esquenazi Pérez, quien —con no disimulada emoción— agradeció a la maestra Alicia Valdés Cantero el homenaje de que había sido objeto en el espacio La Bella Cubana, y por último, reconoció ante el auditorio la eterna deuda de gratitud contraída con su entrañable compañera y amiga.