Memorable espectáculo en TV

Memorable espectáculo en TV

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, Músicos, conciertos
  • Estimula el sentido de pertenencia, el orgullo nacional, este empeño de Gente de Zona y su invitada. Foto tomada del Portal de la Televisión Cubana
    Estimula el sentido de pertenencia, el orgullo nacional, este empeño de Gente de Zona y su invitada. Foto tomada del Portal de la Televisión Cubana

Durante el primer sábado de septiembre en su horario estelar el canal Cubavisión transmitió, convertido en producto televisivo, el memorable concierto de Gente de Zona y la Laura Pausini.

Los que no pudieron asistir al concierto alcanzaron a tener una idea de las proporciones de ese evento, las emociones de artistas y público, el goce de los admiradores del famoso dúo cubano y la muy renombrada italiana.

La labor encomiable de las cámaras propició acercarse a detalles, que seguro, los asistentes no pudieron percibir. Esa es una de las maravillas de las posibilidades que brindan los recursos expresivos del audiovisual.

La visualidad propiciadas por las cámaras se sostuvo en una dinámica establecida entre los grandes planos que permitían apreciar la magnitud de la asistencia, a pesar de la lluvia, y los planos cerrados que mostraban las emociones en los rostros y estos demostraban el “banquete” que disfrutaban convertido en delirio con la aparición de la Pausini, quien enseguida logró una comunicación con los asistentes.

La italiana hizo gala de naturalidad, sencillez, modestia y de la fascinación que el público cubano despierta en los artistas visitantes por su calidez y participación, porque se sabe las canciones, las corea, las bailan y manifiestan su agrado estrepitosamente.

Tantas cosas terribles se dicen de Cuba por ahí, que suele sorprender a quien viene por primera vez, ver la masividad de la alegría y el goce y el conocimiento que se tiene de los artistas extranjeros que llegan.

Laura Pausini “enloqueció”, según ella misma expresó ante tanto júbilo. Confesó también sus viejos deseos de venir a Cuba, aunque no mencionó que no había podido hacerlo por presión de sus agentes, de las casas disqueras;  que a pesar de la presunta libertad, limitan y prohíben las actuaciones en Cuba. El Concierto de la Paz, encabezado por Juanes fue elocuente ejemplo.

Gente de zona también vibró de emociones. Las imágenes de sus actuaciones con otros famosos del mundo honraron su trabajo internacional y ellos insistieron en revalidar sus títulos de cubanía como abolengo consustancial a sus éxitos.

Pero todos esos elementos se pudieron ver y pensar gracias al buen producto elaborado por la televisión cubana sobre el memorable concierto. Justo es agradecer que luego de la trasmisión en vivo, los que no fueron a las inmediaciones de la Ciudad Deportiva, ni pudieron verlo por televisión, hayan tenido esta oportunidad de despedir el verano y dar bienvenida al otoño tropical en el primer sábado de septiembre.

Estimula el sentido de pertenencia, el orgullo nacional, este empeño de Gente de Zona y su invitada. Y el propósito de seguir invitando a notables del mundo musical “a formar la gozadera” en Cuba, donde nacieron y se llenaron de su música en esta isla donde nacer es una “fiesta innombrable”.