Memorias insulares de un guajirito de Veguitas de Bayamo

Feria Internacional del Libro 2018

Memorias insulares de un guajirito de Veguitas de Bayamo

Etiquetas: 
: Escritores, Feria Internacional del Libro, Ambrosio Fornet
  • La presentación corrió a cargo de los escritores Norberto Codina y Arturo Arango. Foto del autor
    La presentación corrió a cargo de los escritores Norberto Codina y Arturo Arango. Foto del autor

Como salutación a un hombre inscrito en el abordaje tempestuoso de la cultura y la sociedad, desde la más auténtica insularidad, aparece el libro Memorias insulares (Ediciones Extramuros, 2017), autoría del escritor Ambrosio Fornet y presentado como parte de la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH), 2018, en el Salón de Mayo, Pabellón Cuba.

Ambrosio, uno de los más relevantes intelectuales del país, reúne aquí una serie de textos dispersos, de ensayo y periodismo, aparecidos en La Gaceta de Cuba y otras publicaciones, atesorados por él durante años y que revisten una vital importancia para la cultura. Ensayos, artículos, crónicas, entrevistas, charlas, prosas, dialogan aquí en nueva perspectiva organizada por el autor.

La presentación corrió a cargo de los escritores Norberto Codina y Arturo Arango. Según Codina, los escritos Fornet los dirige al gran público, organizado temáticamente.

Esgrimen temas recurrentes en el también Premio Nacional de Literatura, como son La Habana —nació en Veguitas de Bayamo— y el Bayamo familiar, lo editorial, “uno de sus mayores empeños y pasiones”, la cultura, la identidad, la patria, “todo atravesado por ese ejercicio de la ética y la modestia que deviene su compromiso intelectual, vocación que siempre le ha acompañado”.

Ambrosio ha querido darle coherencia temática y discursiva a estos inclasificables escritos, confirmó Codina, dialogar con los más jóvenes, lectores habituales, o con los editores que comparten experiencia, en fin: es un libro medular que realiza una mirada social sobre nuestro sistema.

Las coordenadas de la identidad de una nación, sus luces, sombras, complejas realidades, están contenidas aquí, objeto del interés establecido por el autor, “aquí no hay nada inocente, nada que no esté comprometido, incluso en sus errores o contracciones con su condición de cubano, de hombre de la cultura y revolucionario”, concluyó.

Por su parte, Arturo Arango resaltó la coherencia entre humildad y quehacer intelectual de Ambrosio, su mirada a la cultura y la sociedad, alimentada, “como él mismo ha dicho su cosmovisión procede de su origen bayamés, de sus lecturas de juventud, de su paso por circuitos intelectuales académicos de todo el mundo”.

Considera que en ese bregar de años, el intelectual  se ha opuesto a toda forma de colonialismo o neocolonialismo, social y mental; profundizó en el conocimiento y puesta en práctica del camino revolucionario, “lo hizo de un forma radical”, puntualizó.

Reconoció la influencia del magisterio de Pocho en lo editorial en él y una buena cantidad de editores, acto realizado “desde lo cercanía cómplice, jamás desde la distancia del pulpito…como este libro, los fundamentos de su magisterio descansan sobre esa cosmovisión a al que ha sido consecuente a lo largo de su vida”, aclaró.

Su obsesión por la cultura y el medio lo ha llevado, según Arango a la “atención constante a las circunstancias, la adecuación de sus pensamiento a los nuevos desafíos a los que e enfrenta hoy la literatura, la identidad, la sociedad y la nación misma”.

Ambrosio nos llama a “no quedarnos con los brazos cruzados, otra de las calves de sus pensamientos, concebir que la labor intelectual es una forma de acción y que sin ella será imposible sostener la soberanía nacional y alcanzar la emancipación”, concluyó Codina.