Música con piña colada

Música con piña colada

Etiquetas: 
Músicos, Ciego de Ávila, festival, música cubana
  • Cartel oficial del evento.
    Cartel oficial del evento.

Arnaldo Rodríguez a través del Proyecto de La Lucecita, la agencia Musicuba y la EGREM organiza, desde el 2004, en Ciego de Ávila, todos los años un festival, único de su tipo en el país, interesado en la unión de la música y la juventud. Este año el festival está dedicado a las juventudes del mundo, la educación y la cultura y el NO a la violencia y el uso de las drogas.

Para esta edición están convocados David Torrens, Luna Manzanares, La Revé, Haila, Waldo Mendoza, Cesar López, Charanga Latina, Athanai, Tanya, JG, El Clan y Arnaldo y su Talismán. Artistas juveniles y consagrados, con un abanico de géneros diversos buscando la fusión musical de la que se habla hoy día.

No caben dudas que la selección musical ha sido cuidadosamente elegida, Arnaldo sabe muy bien lo que persigue. Por ejemplo, esta vez reúne a rockeros, baladistas, boleristas, salseros y timberos.

A este festival masivo acuden jóvenes de diversos pueblos y ciudades de la zona de Ciego de Ávila y debe aprovecharse esta congregación juvenil para integrar a muchos de ellos en discusiones sobre la música, la juventud y la cultura.

El evento prepara todos los años un Simposio con el tema de Música, Educación y Sociedad, coauspiciado por la Universidad de las Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona.

Este simposio debiera contar con los que a diario publican sobre la música popular cubana, sobre la llamada “fusión”, la música hay que tocarla con las manos, no es simple teoría, es encuentro, con el espectáculo, con la gente joven, con el mundo de la calle y los talleres. No debemos seguir encerrado en las academias, en los gabinetes, hay que entrarle a la realidad musical de Cuba. Yo pienso que en este simposio debe aprovechar la oportunidad para ver por dónde anda la música cubana. Hay que aprovechar todos los momentos posibles para hablar claro sobre la música.

En una de mis visitas a este festival participé en un encuentro con los estudiantes Instructores de Arte, no tengo la certeza de que esta práctica continúe, de cualquier manera los instructores están por todo el país y, esa es una oportunidad para escuchar a los que imparten el arte por las escuelas.

En fin que el Festival Piña Colada no debe desaprovechar este encuentro único con las juventudes para sacar una utilidad que debe ser analizada y no dejarla pasar como un evento o “eventismo” más.