Música para la imagen: otra historia a narrar

37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

Música para la imagen: otra historia a narrar

Etiquetas: 
cine, Radio y Televisión, Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, Peter Golub, música, Sundance, creador musical
  • Para Peter Golub la composición musical va acorde a cada situación dramática y obedece a la intención de la misma. Foto: Pepe Cárdenas.
    Para Peter Golub la composición musical va acorde a cada situación dramática y obedece a la intención de la misma. Foto: Pepe Cárdenas.
  • Conferencia sobre la música en el cine en el sector Industria del salón Vedado del Hotel Nacional. Foto: Pepe Cárdenas.
    Conferencia sobre la música en el cine en el sector Industria del salón Vedado del Hotel Nacional. Foto: Pepe Cárdenas.
  • Para Peter Golub la composición musical va acorde a cada situación dramática y obedece a la intención de la misma. Foto: Pepe Cárdenas.
    Para Peter Golub la composición musical va acorde a cada situación dramática y obedece a la intención de la misma. Foto: Pepe Cárdenas.

La trascendental importancia de la música en el cine, casi un paralelo con la imagen, fue destacada magistralmente en la intervención realizada por Peter Golub, de la productora Sundance, en conferencia del sector Industria del 37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Trabaja Sundance con músicos y directores para enseñarles cómo desarrollar la música en un filme. Para él, la filosofía respecto a esta especialidad es que, un compositor que trabaje para el cine y compone solo con el objetivo que se escuche algo, yerra completamente, “el compositor musical de cine es un cineasta que está trabajando pero con la música; en realidad un compositor de música para el cine es un compositor que cuenta historias, entonces, hay que conocer mucho sobre la historia y los personajes, es muy importante que cree en torno a ellos atmósferas que acentúen la situación dramática”, dijo.

Ejemplo de esta importancia es el fondo musical de las películas silentes, “uno de los objetivos era evitar que se escuchara el sonido del proyector y también acompañar la acción de los actores”. Este lenguaje musical en las películas mudas y en los inicios del cine hablado, según Peter, salió de la tradición de la ópera alemana, “existía un tema específico para cada personaje y la música hacía el papel de ilustrar lo que acontecía en la pantalla. Esta música tenía dos tonos, puede funcionar de muchas maneras, muchos de los compositores de Hollywood venían de la escuela alemana, eran alemanes”, señaló. 

Expuso varios ejemplos de cómo la música ilustra y narra una historia, así el cuándo y cómo entre la misma, de vital importancia en la dramaturgia.

La composición musical va acorde a cada situación dramática y obedece a la intención de la misma. Ejemplo, si se quiere recalcar un aspecto sicológico, la música se utiliza en función de esta y la actuación del personaje, acentuando todo su desplazamiento y acción de la trama en escena.

Uno de los aspectos más importantes que debe tener un compositor musical de cine es leer el film, no musicar lo que ya está, es decir, “ …elaborar otra lectura y no jugar con lo que ya está explícito en la escena”; ver las pautas y los probables usos del silencio, también subrayan intención dramática específica, “debe el compositor imaginarse lo que hay detrás de la escena, incluso, se puede contraponer ideas de una escena violenta adicionándole una música angelical para destacar ironía o experiencia oscura”, aseveró.

Otra de las líneas a tener en cuenta por el creador musical de una película, es el sentido del tiempo y el lugar –se refiere a país y época–, “ …puede darnos una visión casi antropológica de lo que acontece en la pantalla, es decir, podemos afirmar que no estamos en la música del lugar y momento que plasma el film y sí en otra parte; esto se sobre impone a la escena, entonces, observamos a las personas de esta como si fueran una tribu rara en un lugar exótico que no pertenece al sitio que muestra, resultando extradiegético”, concluyó.