Mylene Fernández Pintado: Me gusta que adapten mis cuentos

Literatura

Mylene Fernández Pintado: Me gusta que adapten mis cuentos

  • La narradora Mylene Fernández Pintado, mayo 2019. Foto: Cortesía de la entrevistada.
  • Su primer libro.
  • La primera novela de Mylene.
  • Este libro la devolvió a la escritura luego de la muerte de su madre.
  • Su segunda novela.

Mylene Fernández Pintado (La Habana, 1963) ha confesado más de una vez que es su sentido del humor lo que le permite burlarse de sí misma, de manera directa, sarcástica. “Espero que me dure porque además de ser una herramienta literaria es, sobre todo y cada día, mi salvavidas”.

Ese humor suyo, manifiesto en toda su obra literaria, entusiasmó a la realizadora Magda González Grau a aceptar el guión que su amiga y colega Virgen Tabares le ofrecía; el cual está basado en el cuento de Mylene: Little woman in blue jeans.

Ella rescató la voz de Mylene en su audiovisal. Los textos que se escuchan en off son literalmente sacados del cuento original. “Las reflexiones de Mylene –dice Magda- sobre las relaciones de pareja, escritas en un tono irónico, pero simpático, le daban a la historia ese aire de comedia para la sonrisa y no para la carcajada, que disfruto mucho”.

La narradora, una de las más destacadas de su generación, es graduada de Derecho, con título de Oro en la Universidad de La Habana. Pudiera decirse que con la llegada de su hijo Mauricio entró en la literatura

Tenía 31 años, y recién se estrenaba como madre, cuando escribió su primer texto literario (Anhedonia). Lo envío a un concurso de La Gaceta de Cuba , y obtuvo mención. Así inició una carrera a la que le siguieron Anhedonia, compilación de cuentos que recibió el Premio David 1998 en ese género, la novela Otras Plegarias atendidas, merecedora del Premio Italo Calvino y el Premio de la Crítica Literaria….a ellos siguieron los cuadernos de cuentos: Little woman in blue jeans, Infiel y otras historias, Vivir sin papeles , Non Blondes ,La esquina del mundo, (su segunda novela) y Agua Dura, también Premio de la Crítica Literaria.

Es sabido que sus obras, además del reconocimiento de la crítica especializada, tienen la virtud de ser bien aceptada por lectores de Cuba y el mundo, dígase España , Brasil, Italia, EEUU, Luxemburgo ...También está incluida en la Antología Estatuas de Sal, primer panorama de literatura femenina cubana, compilado por Mirta Yañez. y Marilyn Bobes

A Mylene le encantaría estar hoy en la sala Caracol de la UNEAC en la premier del audiovisual Me faltabas tú Pero está en Suiza, donde vive desde hace 15 años. Por esas facilidades que ofrece internet en el mundo de hoy converso con esta mujer que se reconoce tímida.

Desde La Habana- Lugano fluye este diálogo:

-¿Cuándo supiste que Little woman…sería llevado a la pantalla?

 Hace un año, Magda me escribió. Por una de esas casualidades de la vida, Virgen Tabares le había pedido filmar un guión que había escrito y casualmente, era un cuento mío. Nos alegramos las dos. Ella me preguntó algunas cosas, pero como me ha leído tanto, porque ella lee mucho, tenía coordenadas muy precisas sobre cómo filmar para mantener mi "toque",  algo que le agradezco.

“A finales de mayo, Magda y yo nos reunimos en La Habana. Ella tenía una copia a la que le faltaban algunos detalles de sonido y otras cosas mínimas, pero ambas queríamos que yo lo viera antes de irme. Lo disfruté mucho. No debo contarlo, así que es difícil hablar del cuento y la forma en la que se convirtió en dramatizado y todos los préstamos, los guiños y las soluciones empleadas para recrear la historia de modo audiovisual. 

“Empieza como un equívoco muy ingenioso, que me divirtió mucho.  Tiene momentos hilarantes, Magda me conoce y sabe que pongo casi todo en clave de comedia aunque sea amarga y lo aprovechó. Además, cuando le gustan  las frases como yo las escribo, las salva, poniéndolas en off o en los diálogos de los personajes.  Está claro que cambiaron muchas cosas y situaciones y me parece bien que sea así, es su historia, y la de Virgen, que fue la escritora del guión original.

-¿Cómo fue trabajar con Magda?

-Conocí a Magda por email, claro, ya la conocía por sus trabajos en la televisión. La admiro mucho, por varias razones. Ella había leído mis libros, entre ellos mi novela La esquina del mundo y mi libro Agua Dura y quería llevar textos de ambos a la televisión. Nos escribimos unos cuantos mensajes, ella estaba editando ¿Por qué lloran mis amigas?, en Madrid. Cuando ese filme pasó en el Festival de Cine de La Habana, me invitó a la premier. Vi la película a través de las lágrimas, sintiendo muchas emociones, y viendo en la pantalla retazos de mi vida. Al final de la película, Magda estaba rodeada de una multitud de personas, prensa, el equipo de filmación, críticos, admiradores, el público que abarrotaba el lobby del 23 y 12. Yo quería felicitarla pero soy tímida y me quedé en una esquinita. Ella encontró un momento en medio de su merecidísimo éxito para venir a saludarme y preguntarme qué me parecía y si me gustaría que trabajáramos juntas. Fue un gesto muy delicado de su parte, yo estaba encantada con el filme y se lo dije. Tuvo mucho éxito, gustó a los espectadores y a la crítica, lo programaron más veces de lo previsto y las filas eran largas. Desde ese momento nos hemos mantenido en contacto

-¿En qué momento de tu vida escribes Little woman in bue jeans?

-Little woman in blue jeans es, además de un cuento, el título de mi tercer libro. Los dos primeros (Anhedonia y la novela Otras Plegarias atendidas) habían recibido premios importantes.  Luego murió mi madre y  dejé de escribir, dejó de interesarme casi todo, fue un golpe muy duro y me quebré (creo que aún ando recogiendo fragmentos de mí misma). En esos años, escribí solo textos por encargo, hice un par de traducciones y fui jurado de muchos concursos. Eso me mantuvo un poco dentro de la literatura.

“El libro Little woman... lo terminé en 2007. Salió en 2008, en una edición bellísima de Ediciones Unión. Es un libro muy triste, de una "tristeza muy femenina" digamos... las protagonistas son todas mujeres envueltas en situaciones de derrota y son conscientes de ello. En cambio, el cuento Little woman… es la única historia divertida del volumen. O sea, trata de la infidelidad, algo que no es precisamente alegre, pero está narrado en clave de humor, de auto burla, de ironía, y eso lo hace casi comedia, por el tono que doy al tema y no por el tema en sí mismo.

-La ironía es uno de tus recursos recurso…

“Uso mucho la ironía cuando escribo. También para vivir, es como una balsa de náufrago. El libro tuvo una acogida tan buena de parte de la crítica como del público. Puede ser que como hacía tiempo que no publicaba...lo recibieron muy bien. Se escribieron muchos artículos y ensayos elogiosos sobre él y también se hicieron muchas bromas. Senel Paz le decía "mujercita en pitusa" y cosas así. El libro fue publicado en 2009 en Nueva York por la Editorial Campana bajo el título Infiel y otras historias,  y en 2010, una estudiante de Filología de la Universidad de La Habana hizo una magnífica tesis sobre él.

-Alguna anécdota

-Una vez yo estaba parada en la acera y vi una guagua repleta en la que un pasajero se sostenía con una mano y en la otra tenía mi libro y lo leía durante el viaje.

 -¿Qué sugirió ese título?

-El título se me ocurrió por eso de las letras en inglés de las canciones. Pertenezco a una generación que veneraba sobre todo el rock, el pop, las baladas, la música en inglés en todas sus variantes,  sabíamos las letras y las cantábamos, a veces sin saber muy bien lo que significaban. Ellas componen la banda sonora de la juventud de muchos de nosotros. Hoy puede parecer loco que a alguien se le aguen los ojos porque tenga un ataque de nostalgia con Kiss, pero un tema heavy metal puede ser la canción que nos recuerde momentos felices con el novio de turno o un instante de esos inolvidables con los amigos de la adolescencia.

“Para algunas parejas de mi generación, Smoke on the water de Deep Purple o Whole lotta love, de Led Zeppelin pueden ser "su tema de amor" Así que el título de mi cuento, Little woman in blue jeans...es también el título de una canción de rock duro, que tiene una letra horrible (inventada por mí) pero que conmueve a la protagonista como si fuera un tema de feeling exquisito porque es su "love theme". Es un guiño humorístico en medio de la tragedia, pero tiene una base real.

“Magda, en su versión televisiva, escoge en vez de ese hard rock, un tema de feeling maravilloso y lo usa como título, Me faltabas tú, en la voz de Elena Burke. ¡Y funciona muy bien!

-¿El amor y el desamor están presentes en el cuento?

-Además del tema de la emigración, que está en casi todos mis textos, escribo mucho sobre los problemas de las parejas, como es el caso de este cuento. Me interesan el amor y el desamor. Cuando escribo sobre la "soledad de las parejas" no es porque no valore el amor. Precisamente para mí es tan valioso porque es una victoria sobre el yo para convertirlo en nosotros,  sobre la incomunicación, sobre  las ganas de guardar silencio, de no compartir. En mis textos me detengo en las piezas que no funcionan, en los desperfectos de ese verbo tan bien o mal ejercido.  Son tantas las roturas, los desgastes, las razones de la contaminación o la caducidad. A veces pensamos que es kitsch apostar por el amor. Aunque parezca que no, yo lo hago a mi manera de "detector de metales"  como los de los aeropuertos.

-¿Cuándo adaptaron por primera vez un cuento de Mylene?

-En 2001, una productora mexicana hizo un mediometraje con mi primer cuento, Anhedonia. El director, Max, Alvarez, fue muy respetuoso, me mandó el guión, y atendió todas mis sugerencias. Luego, me invitaron a la premiere. Y sucedió algo muy raro, me aterroricé, tuve miedo de encontrarme a mis personajes de papel, tridimensionados, moviéndose y hablando como yo los había creado. Estábamos preparados para ir, también mi hijo, Mauricio, que era pequeño, y al final nos quedamos jugando en mi terraza, recuerdo que había una puesta de sol muy bonita. Unos años después, en un vernissage en el taller de serigrafía René Portocarrero, encontré a Broselianda, a quien considero una gran actriz y había encarnado una de las protagonistas. Estaba feliz con la película y eso me alegró mucho. Ya no tengo esos temores, así que me gustaría verla.

“Después de esa experiencia, varios cuentos míos fueron llevados a la radio, versiones muy logradas. En 2016 Mariela Galano, a quien admiro muchísimo, me envió su guión de Infiel  (un  cuento del mismo libro) para la televisión. Infiel es una historia que juzgo muy difícil de adaptar, no hay diálogos ni descripciones, solo reflexiones. Mariela y yo nos conocimos y simpatizamos enseguida, hablamos mucho, no solo del cuento, y hoy mantenemos una linda amistad. Hizo un trabajo muy bueno apropiándose de esa historia y contando lo que yo no había escrito, al final es como si su parte del cuento y la mía fueran complementarias. Gustó mucho y Mariela recibió en 2018, por ese audiovisual, el Premio al mejor dramatizado en la Convención de la Radio y la Televisión.

-¿Entonces ya no le temes a la adaptación?

-No. Me gusta que adapten mis cuentos. Me atrae ese préstamo, esa traslación, ese dueto. Me honra y agradezco que los directores y guionistas los juzguen merecedores de ser llevados a la pantalla, ya sean versiones fieles o adaptaciones libres. Soy muy flexible con los cambios, los juzgo muy necesarios. Pienso que al cambiar el modo de proponerte la historia, tienen que cambiar los mecanismos para hacerlo.

-¿Son lenguajes diferentes?

-Un dramatizado no es lo mismo que un cuento escrito. Y eso, lo tengo muy claro, quizás porque trabajé 17 años en el ICAIC. Leí El libro del guión de Syd Field, ¡muy bueno, por cierto! y leía  guiones (tengo muchos de W Allen en mi librero). Una vez escribí uno con un director del ICAIC, pero no se filmó porque el director (que era también co-guionista) se fue de Cuba antes de que lo presentáramos. De todas formas, lo disfruté mucho.

“Cuando me comentan que mis historias están en proceso de convertirse en audiovisuales, digo siempre lo mismo..."aquí estoy, para lo que necesites. No pretendo que sigan siendo exactamente lo que yo escribí. Una historia cambia cuando llega al primer lector y sigue cambiando cada vez que alguien la lee. Y cuando ese lector es un artista que la recrea con su talento, su visión y sus musas, es como si propusiera una nueva lectura, en un medio que tiene muchos seguidores.

“Lo que en literatura se describe ampliamente, en un audiovisual se puede resumir en un plano. El estado de ánimo de los personajes, que a veces necesita párrafos, puede resolverse con un gesto o una frase. Y muchas cosas que se dicen en un cuento, se vuelven un reto a la hora de llevarlas al cine o la televisión. Cambia el formato, cambian las reglas. Creo que esa es la única regla.

 “A veces, al audiovisual hace que las personas busquen el texto en el que se basa, como sucedió con Infiel. Así que es también un modo de atraer lectores, en estos tiempos en los  que leer parece casi un verbo "démodé".

Posdata: Quienes no puedan asistir hoy a la preestreno de Me faltabas tú tendrán una segunda oportunidad cuando el próximo 27 de agosto a las 10:30 p.m. salga al aire por Cubavisión este telefilme. Quienes aún no han leído Little woman in blue jeans solo tiene que dar click a este link. Gentilmente Mylene cedió su cuento.