Naborí en el Museo de Cera de Bayamo

Naborí en el Museo de Cera de Bayamo

Etiquetas: 
Bayamo, museo de cera
  • A tamaño natural, elaborados con la técnica de modelado en cera policromada, se exhiben esculturas como la de José Martí. Foto tomada de internet
    A tamaño natural, elaborados con la técnica de modelado en cera policromada, se exhiben esculturas como la de José Martí. Foto tomada de internet

Cada 20 de octubre, en saludo al Día de la Cultura Nacional, como ya es tradición en el Museo de Cera de Bayamo, único de su tipo en Cuba, se devela una nueva pieza para engrosar su colección que rinde tributo a personajes populares de la región, así como a figuras de talla universal.

A tamaño natural, elaborados con la técnica de modelado en cera policromada, se exhiben esculturas de José Martí, el Héroe Nacional Cubano, y de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, así como de personalidades de la cultura musical cubana entre las que se destacan: Sindo Garay, Benny Moré, Rita Montaner, Ignacio Villa (Bola de Nieve), Carlos Puebla y Francisco Oramas (El guayabero), natural de la provincia de Holguín, quien vivió quince años allí y compuso la canción Las mujeres de Bayamo.

La figura que se develará ante el público este 20 de octubre, a las cuatro de la tarde, en el marco de la edición 24 de la Fiesta de la Cubanía, será la del poeta, repentista y periodista Jesús Orta Ruiz, más conocido como El Indio Naborí.

Cada una de esas esculturas de cera es el resultado de una labor que realizan hace varios años los hermanos Leander y Rafael, de la familia Barrios Madrigal, dos reconocidos artesanos de la provincia de Granma.

Leander, confesó hace pocos años a esta reportera, que ambos trabajan a partir de fotografías para poder captar las expresiones faciales y que resulten lo más realistas posibles. La confección de las piezas tarda, aproximadamente, un mes. En su elaboración se emplean además de cera, acero, cabillas y pintura al óleo.

Los escultores comenzaron esa labor como un juego cuando apenas tenían diez años de edad. Con el tiempo, descubrieron que era una vocación muy fuerte. Hoy son miembros de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas de Cuba y han legado al museo casi veinte obras confeccionadas a mano, que aluden a seres humanos y animales representativos del Patrimonio Natural, entre ellos aves endémicas de la región oriental cubana.