Nancy Morejón a cincuenta años de que Richard trajera su flauta

Nancy Morejón a cincuenta años de que Richard trajera su flauta

Etiquetas: 
Escritores, Nancy Morejón, entrevista
  • Uno de los pilares fundamentales de su quehacer como poeta ensayista, crítica literaria y traductora, es el libro Richard trajo su flauta y otros poemas.
    Uno de los pilares fundamentales de su quehacer como poeta ensayista, crítica literaria y traductora, es el libro Richard trajo su flauta y otros poemas.

Para Nancy Morejón, una de las voces más destacadas de la poesía cubana contemporánea, el 2017 es un año de honda significación. En él celebra medio siglo de una carrera profesional en la que ha recibido importantísimos reconocimientos como el Premio Nacional de Literatura en 1991, el de la Crítica en 1997 y 2000, así como el Premio Escritora Galega Universal, en 2008.

Obras de su autoría son los poemarios Parajes de una época (1979), Elogio de la Danza (1982), Piedra Pulida (1986) y Paisaje Célebre (1993), por solo mencionar algunos.

Sin embargo, uno de los pilares fundamentales de su quehacer como poeta, al que se unen los que también ha desempeñado como ensayista, crítica literaria y traductora, es el libro Richard trajo su flauta y otros poemas de 1967, el cual marca su irrupción en el mundo de las letras de la Mayor de las Antillas.

¿Cuál es la génesis de este libro en el que hace homenaje a ese gran músico que fue Richard Egües?

“Hay una serie de razones familiares que no es el momento de abordarlas. Quizás para mis memorias esas cosas van a quedar dichas, pero es el libro mío que tuvo una primera mención en el Concurso Literario de la UNEAC con un jurado espléndido: José Lezama Lima, Nicolás Guillén, Regino Pedroso, José Agustín Goytisolo y otros poetas mexicanos.

“Por aquel entonces yo estaba graduándome de la Licenciatura en Lengua y Literatura Francesas en la Sierra Cristal, haciendo el trayecto de la Columna 19 y Nuria Nuiry fue quien me avisó.

“A la premiación fueron mis padres, ya que yo no estaba en La Habana. Salió una foto enorme de ellos en El Mundo y Loló de la Torriente escribió un artículo… En fin.

“Luego, en los años 80 Goytisolo regresó a La Habana y cuando me vio me encontró muy bien, rejuvenecida. Le dije: ´Es que Ud. a quien conoció fue a mi mamá´, recuerda entre risas para añadir.

“En realidad, el título del libro es Richard trajo su flauta y otros argumentos. Fue escrito a inicios de los años 60. En el 66 me estoy graduando y el libro sale en el 67”.

“Es un libro que atraviesa la historia de Richard Egües, que para mí es una leyenda. Incluso, yo creo que en esa época todavía no era la leyenda que es hoy, pero es un tronco fundamental de la música popular cubana, particularmente entre la provincia de Cienfuegos y la de La Habana.

El sonido de la orquesta Aragón significó una revolución muy grande en el formato de las charangas francesas cubanas.En la tradición de Arcaño, en la tradición de ese otro gran flautista que fue Juan Pablo Miranda, aprovecho para mencionarlo.

“Y Richard también estaba en mi ámbito biográfico, vamos a decirlo así.De manera que eso me inspiró a escribirlo. Es un poema largo que está formado por ocho cantos y siempre salió con esa suerte”.

Más allá de las motivaciones personales que Ud. pudiera tener, lo cierto es que la Aragón y Richard Egües marcaron una época.

“Se marca una cantidad de cosas porque está la tradición de los Romeu, que adoré siempre y que es respetada también. Está la tradición de Arcaño, la de Jorrín y de otras muchas orquestas como Melodías del 40, Neno González...

“Era el mundo de ciertos barrios de La Habana que conformaron la sicología popular. No solo de los habaneros, sino de los cubanos.

Después hubo un boom innegable cuando Nat King Cole viene a La Habana a finales de los años 50 e interpreta El Bodeguero, la más popular de las composiciones de Richard, dándole así una proyección internacional que no ha cesado.

“Ese libro fue mi homenaje. Él lo conoció en vida y fue muy lindo compartirlo también con sus hijos Ricardito, Gladys y Rembert.

Es el tercero que me publican. El primero, Mutismos, se publicó en el 62 y el segundo, Amor, ciudad atribuida, en el 64. Ambos por Ediciones El “Puente, hechas casi manualmente por un grupo de poetas y tal.

Pero Richard trajo su flauta y otros poemas fue el primer libro publicado por mí ya en el mundo profesional de la literatura. Así que ya llevo en él cincuenta años”.