Nueva vuelta literaria de Hecmay a las comarcas fantásticas

Nueva vuelta literaria de Hecmay a las comarcas fantásticas

Etiquetas: 
Escritores, Cienfuegos, literatura infantil, premios
  • Hecmay Cordero Novo, ganadora del Premio Nacional Fundación Fernandina de Jagua 2016 con su libro Luna. Foto del autor
    Hecmay Cordero Novo, ganadora del Premio Nacional Fundación Fernandina de Jagua 2016 con su libro Luna. Foto del autor

“Nos vemos de premio en premio”, le dice el periodista a la escritora, al llegar a la casa de Hecmay Cordero Novo, con lo cual hace alusión a los dos lauros análogos suyos conseguidos en el principal concurso literario librado en Cienfuegos con carácter nacional, durante las versiones de 2011 y 2016.

Hecmay acaba de obtener, otra vez, el Premio Literario Fundación Fernandina de Jagua en la categoría Novela para niños y jóvenes, merced a su libro Luna. Antes lo había logrado, lustro atrás, mediante El álbum de mi familia, en idéntico apartado.

De acuerdo con las valoraciones del jurado compuesto por los escritores Irelia Pérez Morales, Otilio Carvajal y Geovannys Manso, constituye la recompensada una obra “que esgrime zonas fantásticas poco exploradas en nuestra literatura, desarrollando una historia donde la aventura, así como el trazado sicológico y humano de sus personajes, van generando una trama que nos absorbe de principio a fin”.

Afirma Hecmay que Luna “se ambienta en un mundo fantástico; vuelven las brujas, las hadas, como en mi anterior texto, pero este trata sobre la amistad de tres niños que son bastante diferentes, mas no por ello dejan de quererse y de convivir a lo largo de aventuras maravillosas. La novela no tiene un final feliz estándar, según la norma clásica, aunque creo que todo aquel que la lea, o quizá la mayoría de los receptores, lo van a comprender y respaldar. Va dirigida a niños que ya pueden leer por sí mismos, así como a los adolescentes, quienes gustan mucho de este género”.

Al preguntarle si existe una línea de continuidad directa entre El álbum de mi familia y este libro, responde que pese a poseer escenarios y personajes propios de tal tipo de literatura, no la tiene necesariamente. No obstante —acota—, la bruja que da origen al clan genealógico del anterior texto vuelve a estar presente en las nuevas páginas, cual suerte de guiño. De igual modo, el Nigromante, un personaje de Luna, quedará incluido a su vez en la trama de la próxima novela fantástica de la creadora, ya en gestación y a través de la cual concluiría su trilogía de parentesco genérico pero no argumental.

Sostiene Cordero Novo que la variante fantástica le atrae sobremanera, en virtud de posibilitarle niveles de abstracción no garantizados con otro tipo de textos. Además, “tiende a realzar valores como la solidaridad, la hidalguía, el valor, la amistad…”.

Es de la opinión que existe un lector incondicional para dicho tipo de materiales, tanto en el mundo como en Cuba. “Hay un segmento ávido por el fantástico”, subraya. Las ventas de su anterior libro lo demuestran a escala provincial. El volumen de la Editorial Mecenas, publicado en 2013, se agotó de las librerías y fue objeto de una reimpresión de cara a la reciente Feria. Pese a los ostensibles niveles de retracción de los hábitos de lectura, la entrevistada confía en que los seres humanos continuarán visitando la tierra de los libros. “Sino toda, al menos una parte de la sociedad, que por tradición lo inculcará a sus hijos”, complementa. Es la esperanza, le replico. Amén.