Odin Teatret: aciertos de un camino

Odin Teatret: aciertos de un camino

Etiquetas: 
Escénicos, Eugenio Barba, Odin Teatret, Centro Cultural Bertolt Brecht, Casa Editorial Tablas-Alarcos
  • La obra se exhibe en el Centro Cultural Berltot Brecht.
    La obra se exhibe en el Centro Cultural Berltot Brecht.

Se siente en el aire, es como una magia, Odin Teatret vuelve a casa con el acierto de mostrar espectáculos que constituyeron todo un éxito para la agrupación.

Con un periplo de 17 días en la Capital, el Odin Teatret se presenta con ejercicios actorales, puestas en escena, clases magistrales y talleres para ofrecer lo mejor de su arte que centra sus intenciones en la construcción de personajes que muestran al ser humano y sus conflictos.

La vida crónica, espectáculo con sede en Centro Cultural Berltot Brecht los días 9, 10, 11, 12, 15, 16 y 17 de noviembre,  se desarrolla en un supuesto futuro (año 2031). Individuos y grupos de diferentes clases se encuentran y se enfrentan, impulsados por sueños, desilusiones y expectativas discrepantes. En medio de aparentes discordias, un joven busca incesantemente a su padre, un militar desaparecido tras la tercera guerra civil.

Miedos, soledad y situaciones agobiantes envuelven a este joven en su búsqueda. Con los ojos vendados como símbolo de ignorancia, va descubriendo su destino. Rodeado de nueve personajes que varían según las escenas, la existencia humana se muestra tal y como es: colmada de obsesiones y recuerdos.

Un recurso bien logrado es la sincronía perfecta de los actos, en contante cambio. El factor tiempo juega un rol primordial y está dado por un cubo macizo de hielo el cual muestra, segundo a segundo, la agonía de los personajes y su evolución.

Las secuelas de la guerra y la duda ante la inseguridad de saber si se lucha en el bando correcto es otra interrogante de La vida crónica, donde la ira del hombre es comprendida en el acto de romper, destrozar, desgarrar, gritar cuando una causa justa es capaz de mover los secretos más recónditos.

Si bien la estampa de una virgen negra acompaña como sombra toda la historia, la función del destino irrumpe desde el mismo momento que comienza la obra. A pesar de estar concebida en el futuro, es como si la humanidad no cambiara y repitiera los mismos vicios: una ama de casa trastornada con la limpieza, la viuda de un combatiente que guarda luto, un abogado obsesionado con dar siempre explicaciones, una refugiada chechena en búsqueda del “país maravilla” y un roquero con las manías propias de su música, en fin, aun cuando décadas han pasado, todo cambia para que se mantenga igual.

Hay una constante en la puesta, basada en la permuta de culturas e idiomas, de procederes que echan raíces, cuando sueños y experiencias se combinan ante las cartas que va mostrando el destino. Al final “no es la inocencia lo que salvará al joven. Será la ignorancia quien le hará descubrir su puerta (…) que una víctima valga por sí sola” es el mensaje final de La vida crónica, una exhortación a emprender camino si de causas personales se trata.

El crítico Omar Valiño, director de la Editorial Tablas-Alarcos, respecto a la estancia de la agrupación danesa en Cuba y la validez de su teatro, expresó: “Las chispas de media centuria de vida crónica lo alumbran. Asistamos a verlo”. Otra vez la brisa se llena de magia, Odin Teatret está en casa.