Otra vez el Benny

Otra vez el Benny

Etiquetas: 
Músicos, Benny Moré, Homenaje
  • A Benny le bastaron 43 años para grabar más de 200 canciones.
    A Benny le bastaron 43 años para grabar más de 200 canciones.

Otra vez volvemos a hablar del Benny Moré, de los genios nunca se termina de hablar, son inagotables, se regeneran, los mitos se multiplican. Este domingo 19 de febrero se conmemora el aniversario 54 años de su fallecimiento y, para el 2019 se celebrará el centenario del músico y artista más importante que haya dado Cuba, el símbolo de la música popular cubana, vale decir “el alma de la cultura cubana”, utilizando palabras del profesor universitario Guillermo Rodríguez Rivera.

Cuando se habla de símbolo de la música cubana implica ser el representante del guateque campesino, la descarga bohemia, el café, el bar, el cabaret, el teatro, el espectáculo. Benny fue una estrella del folclor hispano y afro, cantante inigualable, compositor, director de orquesta, orquestador, a su manera. Todo lo hizo bien en la música, era un superdotado, un soberano genio. Los genios no tienen escuela, pero imponen una escuela.

Ahora que recordamos los 54 años de su desaparición física, recordamos que el Benny tuvo su final casi encima de un escenario; sabiéndose condenado a muerte por la cirrosis hepática, viajó unos 500 kilómetros hasta el pueblo de Palmira —cerca de su pueblo natal Santa Isabel de las Lajas— y, en esa tarde- noche tuvo una serie de vómitos a consecuencia de la ruptura de una vena hepática, algo bien grave.

Benny, como muchos grandes ídolos de multitudes casi mueren en el escenario o a consecuencia del exceso de presentaciones musicales. Véase el caso de Chopín (tuberculoso), llegó a tener un síncope encima de su piano, Mozart, sobre el escenario con su pelliza carmesí y su bicornio con encajes de oro, daba el tempo de la música a la orquesta, sufría de deficiencias renales fiebre reumática aguda a consecuencia de un extraño achaque en el riñón. Elvis Presley (adicto de barbitúricos), iba camino de su autodestrucción. El cantante cubano Miguelito Valdés sufre un ataque cardiaco en la escena del cabaret del hotel Tequendama de Bogotá, Colombia.

Benny Moré pudo haber durado más años si se hubiera retirado y tuviera los cuidados requeridos. Pero, los grandes genios muchas veces consumen su tiempo de vida en muy pocos años. Tanto Elvis Presley, como Johnn Lennon y Benny Moré, (tres monstruos de la música del siglo XX), fallecieron con un poco más de 40 años.

Elvis 42, Lennon 40, Benny 43 y Mozart 35, todos estos genios en tan pocos años produjeron un arte grandioso; no necesitaron muchos años más, tuvieron ese don de producir en muy poco tiempo lo que otros harían en 80 años.

A Benny le bastaron 43 años para grabar más de 200 canciones, 18 con Pérez Prado el Rey del Mambo. Participó en varias películas, viajó por varios países de América, cantó en famosos cabaret: Montmartre, Tropicana, Ali Bar. Se presentó en cuanto carnaval o fiesta de pueblos y ciudades hubieron, cantaba en los Jardines y Salones de La Tropical, en programas de la RHC Cadena Azul, Radio Progreso, en programas de televisión. Nunca se sabrán cuántas horas de canto dedicó a estas presentaciones, cuántos kilómetros en ómnibus para viajar por Cuba, cuántas horas de vuelo para estar en momentos estelares de la música de nuestro continente.

Dentro de un tiempo contaremos con una biografía completa de Benny Moré de este redactor, en donde podremos comprobar toda esta trayectoria en 300 páginas y 70 capítulos de la vida y obra del Bárbaro del Ritmo.

Seguramente eso ayudará a que los lectores puedan comprender la magnitud de un cantante y músico como el Benny, una artista que solamente podía darse en Cuba.

Los cubanos tenemos como un gran orgullo contar con un artista de esta magnitud, ver cómo surgió de la pobreza completa y cómo pudo ascender a la cima de la popularidad y la gloria.

Benny Moré bien merece un Festival Internacional del son y la salsa cubanas, aspiramos a eso para su próximo centenario en el 2019.