Palabras para un Premio: David 2015

Palabras para un Premio: David 2015

Etiquetas: 
Premio de literatura, Escritores
  • Premio: David 2015
    Premio: David 2015

Estimados amigos:

Asistir a esta premiación resulta para mí un motivo de honda satisfacción. El Premio David fue el primer escalón de mi carrera literaria, como lo ha sido para muchos otros escritores que obtuvieron el galardón a lo largo de los 48 años de vida del certamen. Yo lo obtuve en 1968, en la segunda edición del Premio, en una época en que escaseaban los concursos literarios y el orden, califequémoslo casi de obligatorio para todo joven escritor en sus comienzos, era transitar por el camino del Premio 13 de marzo, el Premio David, el Premio UNEAC y el Casa de las Américas.

De todos ellos, el David resultaba muy atractivo para los jóvenes escritores, porque muchas veces, como en mi caso, ganar el premio, significaba la entrada casi segura a la membresía de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, te daba acceso al gremio de los escritores y te daba a conocer en todos los círculos literarios del país, te permitía compartir con las figuras literarias que antes veíamos casi como dioses: con Nicolás Guillén, Onelio Jorge Cardoso, Félix Pita Rodríguez, Virgilio Piñera, Fayad Jamís, Eliseo Diego, Oscar Hurtado, Noel Navarro, Lisandro Otero, José Antonio Portuondo, entre tantos otros.

Por supuesto, que el Premio David ha transitado por momentos difíciles; sobre todo durante el Quinquenio Gris, no siempre el galardón se otorgó por motivaciones literarias, y muchos libros premiados en esos años no resistieron la prueba del tiempo. Sobre todo en la década del 70, la calidad del Premio dejó mucho que desear. Y no fue hasta finales de esa década en que el Concurso volvió a adquirir su merecida importancia para la literatura joven del país: autores como Lina de Feria, Luis Rogelio Nogueras, Senel Paz, Miguel Mejides, Luis Manuel García, Sigfredo Ariel, Carlos Alfonso, Guillermo Vidal, Jorge Angel Pérez, Luis Lorente, Raúl Aguiar, Sergio Cevedo, José Miguel Sánchez, y muchos otros, inauguraron una nueva visión de la realidad y de sus conflictos, con importantes libros que todavía hoy conservan los valores que los hicieron merecedores del galardón.

El Premio David es otra vez el Premio David de aquellos primeros años, ha recuperado todo su prestigio y ocupa un primerísimo lugar entre los más importantes concursos literarios del país. Dentro de dos años celebraremos su 50 aniversario, y seguiremos cuidándolo como lo que es, el hijo más querido de la Asociación de Escritores, en cuyo nombre y en el de este concurso que se ilumina con el glorioso nombre de guerra de Frank País, felicito a los ganadores de la edición de 2015.

Bienvenidos al gremio.

Gracias