Para calentar el escenario

Para calentar el escenario

Etiquetas: 
Guantánamo, UNEAC
  • Carlos comparte escenario con su maestro y guía Axel Rodríguez (flauta) y con la pianista acompañante Teresa Manzanares. Foto de la autora
    Carlos comparte escenario con su maestro y guía Axel Rodríguez (flauta) y con la pianista acompañante Teresa Manzanares. Foto de la autora

Aprovechando el marco de la celebración por el 30 aniversario de la creación del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Guantánamo, la sala Antonia Luisa Cabal ofreció su primer concierto como solista el joven flautista Carlos Miguel Prieto Ocaña. Con un repertorio que recorrió desde el siglo XVII hasta la primera mitad del siglo XX.

Obras de envergadura técnico-musical, mostraron el catálogo autoral para este instrumento de compositores como Juan Sebastian Bach (1685-1750) del que ejecutó la Sonata no 1 en si menor y el Trio sonata en Do Mayor y Fa Mayor del compositor Robert Valentine (1671-1747), enmarcadas en la época del barroco, siendo las últimas una combinación de la música popular y de concierto en la presencia de los movimientos que la integran. En ellas, Carlos comparte escenario con su maestro y guía Axel Rodríguez (flauta) y con la pianista acompañante Teresa Manzanares, en las cuales se observa el trabajo cameral a partir del desempeño melódico de las flautas por intervalos de terceras y los recursos de desarrollo contrapuntísticos que realiza el piano y que remarcan la época del barroco.

Un segundo momento en la noche fue para escuchar las habilidades y destreza de Carlos Miguel en su instrumento. Para ello escogió obras de compositores contemporáneos, franceses de nacimiento dos de ellos, y George Enescu, originario de Rumania, pero vivió y murió en Francia. Son autores además, que coexistieron buena parte de finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. De esta época seleccionó Density 21.5, de Edgar Varese (1883-1965), obra donde predomina el manejo del timbre y el sonido y que requiere del intérprete competencia individual en el concepto creativo de la elaboración interpretativa. Cantabile e Presto de George Enescu, (1881-1955), obra que recrea sonoridades románticas desde el punto de vista amónico, para culminar con Fantasía de Gabriel Fauré (1881-1955), en la que las ideas plasmadas por el compositor son una especies de variación con recursos melódicos y armónicos rompiendo con la estructura tradicional en la época del siglo XX.

Un repertorio complejo mostró Carlos esa noche. Su aprehensión y decodificación de la música de concierto, desde los códigos de la música barroca, hasta las más complejas visiones de la música contemporánea desdeñaron sus habilidades técnico-musicales pero, quizás necesita concientizar en el proceso creativo que debe tener el intérprete a la hora de concebir dramatúrgicamente las obras que va a interpretar. Sus impresiones acerca de ellas y sobre todo, su identificación con el material musical en la que expresa su visión muy personal de su selección musical.  

Sin dudas algunas, Carlos representa la vanguardia artística, desde la música de concierto guantanamera. Su destacada participación en este ámbito musical, se hace visible en la práctica de otros proyectos musicales como el conjunto de flautas Sonus Emsemble, en el que perpetúa sus preferencias por la música universal y académica. Es miembro también de la UNEAC y la Asociación Hermanos Saíz, espacios que le dieron la posibilidad de mostrar la otra cara de la moneda como solista concertista en el escenario local. Sea este el momento definitivo para sedimentar su formación e ir construyendo su mundo creativo a partir de sus exigencias individuales como artista, creador y constructor de realidades en el ámbito cultural de nuestra provincia.