Paradiso: esencias de una vida mística

Paradiso: esencias de una vida mística

Etiquetas: 
Escritores, Paradiso, José Lezama Lima, Centro Cultural Dulce María Loynaz, literatura cubana
  • El evento Pensamientos en La Habana. A cincuenta años de Paradiso es merecido homenaje a su autor.
    El evento Pensamientos en La Habana. A cincuenta años de Paradiso es merecido homenaje a su autor.
  • El doctor Emil Volek. Foto de la autora
    El doctor Emil Volek. Foto de la autora
  •  Paradiso: la teoría de lo “para-histórico” y la función de la causalidad en el relato. Foto de la autora
    Paradiso: la teoría de lo “para-histórico” y la función de la causalidad en el relato. Foto de la autora

El año 1966 constituye fecha importante para la literatura cubana, tres novelas cumbres se concibieron en este período: Pailock, de Ezequiel Vieta; Biografía de un cimarrón, de Miguel Barnet y Paradiso, de José Lezama Lima. Como homenaje a esta última, se desarrolla el evento Pensamientos en La Habana. A cincuenta años de Paradiso durante los días 16, 17 y 18, en el Centro Dulce María Loynaz, con la presencia de estudiosos, cubanos y extranjeros, de una obra que ha mantenido un efigie de misterio hasta nuestros días.

La sesión de ayer inició con la conferencia El jardín de las delicias poéticas: a cincuenta años de Paradiso por el doctor Emil Volek quien comenzó con la tesis de que los aparentes errores tipográficos en Paradiso son realmente defensas, parte del lenguaje idiosincrásico del autor, una invención etimológica que tiene como efecto crear trampas, en busca de una narración realista, donde la lógica del relato es comprendida en capítulos autónomos, carentes de nexos narrativos explícitos, signo de la cosmovisión lezamiana.

Según el doctor Volek, la novela está concebida desde tres eras imaginarias entremezcladas: la mirada romántica, el imaginario de la República y la utopía soñada, reflejo de su manera de construir y apropiarse de la realidad.

En la primera se encuentra una crítica frontal de la Modernidad, tanto de la Ilustración como de la revolución industrial y sus consecuencias para el individuo y la sociedad, donde el hombre busca refugio en paraísos artificiales sugiriendo la idea que solo la realidad está en los sueños.

La segunda era refleja la resistencia del contiene latino antelos cambios inherentes que trajo el orden moderno, apropiándose del concepto imperial francés de la cultura latina, formulado por la reina de Francia a mediados del silgo XIX, y con ello desligarse del mundo anglosajón y todo lo relacionado a Estados Unidos; entonces surgió un fenómeno interesante: comienza un auge de estudios humanísticos concibiéndose la Modernidad, en América hispana, como una etapa de ideas.

La última eraanaliza la crisis burguesa surgida en los años 20,a partir de la primera guerra mundial, que tiene un cierre simbólico en la caída del Muro de Berlín. Las acciones del joven José Cemí —protagonista de la novela y personaje que simboliza a Lezama— en la famosa huelga del 30 de septiembre son reflejo que el autor lleva intrínseco el recuerdo de la lucha en su etapa estudiantil.

“Es Paradiso una génesis, una mediación del hombre”, declaró María Sambrano en cierta ocasión y es que existe una poética singular en sus catorce capítulos que la hacen inigualable.

Laberintos, analogías y OppianoLicario

El primer panel conformado por estudiantes de la Universidad de Monterey (México) y el Ms.C Gerardo García Barceló (Cuba) discursó sobre el significado y la percepción del tiempo en la novela.

La ponencia Laberintos de Paradiso: un minotauro en el tiempo, a cargo de la María José Buchnan, analizó los laberintos verbales como líneas de pensamientos, un elemento alegórico a la profundidad del texto, que tiene uno de sus puntos clímax en el capítulo XIV, con respecto a Oppiano Licario, uno de los personajes más enigmáticos que observa las secuencias y desenlaces de la historia.

Pablo Morales y Nínive Vargas de la Peña disertaron también sobrela función de Oppiano Licario, en relación con el tiempo y el concepto de silogismo poético, definido por el mismo en el capítulo catorce, que refiere un proceso mediante el cual, a partir de dos sucesos conocidos, se descubre un tercero por medio de la deducción. Ahí radica una de las esencias de Licario, que presencia e intuye los hechos, pero no necesariamente participa de ellos.

Por su parte, Mayela Deveze Villarreal, hizo un recorrido por todos los pasajes de la novela y planteó la tesis de la existencia de varias líneas temporales que reflejan las coincidencias de hechos y personajes. En Paradiso todo converge mágica y misteriosamente.

Por último, José García Barceló, destacó la importancia de Paradiso en la enseñanza media y superior como sistema perfecto para conocer la idiosincrasia del cubano y del capitalino en particular. Se recrean aquí las costumbres y el contexto urbano —comprendido desde aspectos arquitectónicos—, la utilización de remedios caseros para la cura de enfermedades y la expresión de las tradiciones culinarias insulares. “La comida atraviesa toda la novela (…) se presenta como un mundo de liturgia”. Significa un diálogo desde lo más genuino y autóctono de nuestras raíces.

Historia, poesía y metamorfosis

El segundo panel abordó diferentes aristas de Paradiso: la teoría de lo “para-histórico” y la función de la causalidad en el relato.

El doctor Juan Pablo Lupi de Estados Unidos analizó la teoría de lo “para-histórico”, que consiste en los modos alternativos de temporalidad que suscitan desde, junto y con la historia. Los formulados del filósofo alemán Walter Benjamin, y sus conceptos de “legibilidad” e “interpretabilidad”, describen cómo ciertas características de Paradiso conforman un pensamiento de este tipo. Su autor anticipa el argumento del filósofo Georges Didi-Huberman, que manifiesta la coexistencia de tiempos “heterogéneos” e “impuros”. Recíprocamente, la teoría de la imagen lezamiana, interpreta la historia desde lo cultural, lo político y social.

La búsqueda de un trascendente sentido de unidad, a través de la poesía y la prosa, fue el tema del trabajo La inocencia de un nuevo paraíso, del ensayista e investigador Alfonso René Gutiérrez, el cual hizo un recorrido por el fenómeno de la sexualidad, abordada en los primeros capítulosdel libro, y la integral visión poética de Oppiano Licario como la posibilidad de la unidad del alma.

La sesión de hoy viernes abordará temas como Historia y Poiesis en el pensamiento de José Lezama Lima, por la investigadora chilena Luz Ángela Martínez; Relación del mito de la cubanidad entre Orígenes y otras revistas latinoamericanas publicadas por la doctora Yamilet García Zamora y en la tarde (4:00 p.m.) tendrá lugar un encuentro con la poesía a cargo de la alema Gerta Stecher.