Películas nominadas a los Oscar en la Televisión cubana

Películas nominadas a los Oscar en la Televisión cubana

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, Festival de Cine de Cannes, Paolo Sorrentino, Premios Oscar
  • El filme aborda el tema de la tercera y las problemáticas que enfrentan las personas en esa etapa.
    El filme aborda el tema de la tercera y las problemáticas que enfrentan las personas en esa etapa.
  • La película del sábado estrena El desconocido, una producción española del 2015.
    La película del sábado estrena El desconocido, una producción española del 2015.

Una de las películas más interesantes del 2015 fue sin lugar a dudas Juventud (La giovinezza), del italiano Paolo Sorrentino, que el próximo viernes se exhibe por La séptima puerta (10:08 p.m. por Cubavisión).

Su director es uno de los hombres más polémicos del cine contemporáneo, mimado por el Festival de Cine de Cannes y criticado duramente por determinados sectores de la crítica, como es el caso de la española, por su afincado manierismo. No obstante, fue casi consensuada la buena acogida de La gran belleza (La grande bellezza, 2013), que obtendría en su año el premio a mejor película de habla no inglesa en los Oscar.

Juventud obtuvo el premio a mejor película europea, pero la decisión de su director, más allá de las exigencias de la trama, de rodar en inglés, no le dio la posibilidad de competir nuevamente por la estatuilla dorada. Es este talvez uno de sus problemas, y uno de los problemas del cine contemporáneo (sobre todo el europeo), es que cada vez cede a la tentación de rodar en la lengua americana, para extraer más dividendos de la distribución;pero al margen de estos problemas de mercado, tenemos que admitir que se trata de una pieza magistral.

Como en La gran belleza, Sorrentino regresa a la tercera edad para discursar sobre las problemáticas a la que se enfrentan las personas en esa etapa de la vida, preferentemente los artistas, que es su grupo social preferido. El prestigioso compositor Fred (Michael Caine), se encuentra de vacaciones en un hotel de los Alpes con su hija Lena (Rachel Weisz) y su amigo Mick (Harvey Keitel), un director de cine al que le cuesta acabar su última película. Desfilarán los tropiezos, sinsabores y evocaciones nostálgicas típicas de la tercera edad. El momento donde ambos presencian a una hermosa modelo, completamente desnuda, sintetiza la idea de la fugacidad de la belleza que ya nunca más podrán poseer. Una Rachel Weisz interpretando a una joven insegura de sí misma, un desdoblado Paul Dano encarnando a Hitler y una histérica Jane Fonda que intensifica el descalabro del ocaso creativo de Mick, son pasajes que salpican y aderezan una historia construida de forma impecable.

Por su parte, en La película del sábado (Sábado 10:35 pm, Cubavisión) se estrena El desconocido, una producción española del 2015 dirigida por Dani de la Torre e interpretada por el carismático actor Luis Tosar. Carlos (Tosar), ejecutivo de banca, comienza su rutinaria llevando a sus hijos al colegio, cuando arranca el coche, recibe una llamada anónima que le anuncia que tiene una bomba debajo del asiento y que dispone apenas de unas horas para reunir una elevada cantidad de dinero; si no lo consigue, su coche volará por los aires.

Aquí detona una historia inteligentemente montada (obtuvo un Goya en ese apartado), que continúa el largo itinerario del cine español dentro de las películas de acción. Luis Tosar, casi siempre brillante en su carrera como actor, aporta la carga de adrenalina que necesita este tipo de historias. Curiosamente, el filme se le dedica a Toni Scott, el hermano de Ridley Scott, porque el director Dani de la Torre se confiesa deudor de sus filmes frenéticos, siempre llevados al límite.

Por su parte, Arte Siete (domingo 2:00 p.m., Cubavisión), continúa estrenando películas que se han lanzado a la carrera de los Oscar, próximos a entregar el 18 de febrero. Ya había exhibido El marciano (The Martian), de Ridley Scott, y ahora presenta Brooklyn, de John Crowley, ambas enfrentadas en el galardón a Mejor Película.

Brooklyn se enfrenta a una interesante reconstrucción epocal, cuando una joven irlandesa emigra a Estados Unidos en los años cincuenta. La película propone una tesis controvertida, pues siendo Estados Unidos un país que siempre ha alentado su política de “sueño americano”, con emigrantes que triunfan o se abren camino económico en un lugar de amplias oportunidades, aquí Ellis Lacey, la joven protagonista, obligada a regresar a su pueblo natal a causa de un suceso familiar, vislumbra allí un posible futuro para sí, gracias al encuentro con un antiguo amor.

Polémica tesis, que se alinea a los postulados de enfrentamiento a la sobregirada emigración en ese país, rechazada por varios postulantes a la presidencia en el próximo mandato. Se trata de una producción inglesa, basada en la última novela de Colm Tóibín, pero que al estar posicionada en primera plana de los excesivamente publicitados Premios Oscar, por encima de otras favoritas como La chica danesa (The Danish Girl), de Tom Hooper y Las sufragistas (Suffragette) de Sarah Gavron, multiplica el interés hacia una zona visible dentro de la nueva política nacional.

En De cierta manera (jueves 9:30 p.m., Canal educativo 2), el espacio para el cine cubano de todos los tiempos, se repondrá Madrigal (2007), una de las más inquietantes películas de Fernando Pérez. Se trata de un juego de espejos entre el cine, la ficción de los personajes, la vida real, la propia cinematografía del director y los atisbos de un futuro siniestro, evocado desde un cuento del protagonista. Película compleja, pero perfectamente integrada a la obra del director y con interesantes poderes de comunicación con el espectador cubano, su público meta.

El domingo en Íconos del celuloide (Multivisión), se estrena 45 años (45 Years) del también británico Andrew Haigh y que ha sido una de las cintas más aclamadas del 2015. Con las interesantes actuaciones de Charlotte Rampling y Tom Courtenay, premiadas en el pasado Festival de Cine de Berlín y también compitiendo por los Oscar, en el caso de Rampling, se trata de una película que se sustenta en los diálogos y el duelo de actuaciones de estas dos estrellas. Ambigua e intensa, el filme vuelve como Juventud, a los problemas de la tercera edad.

En vistas a los próximos Oscar, todo parece indicar que la pequeña pantalla cubana ha querido buscar una sintonía de actualidad. Viendo el lado bueno, el espectador cubano podrá juzgar los polémicos premios ya desde la experiencia de haber visto algunas de las películas. Mientras se privilegie el costado crítico y no se preste la oportunidad para engordar la superficialidad y el culto a un premio demasiado cuestionable, lleno de brillo y espectacularidad, se tomarán las acciones como un esfuerzo loable.