Perfecto negocio equivocado

Perfecto negocio equivocado

Etiquetas: 
Galería Villa Manuela, UNEAC, exposición
  • Nueva expo en la Galería Villa Manuela de la Uneac.
    Nueva expo en la Galería Villa Manuela de la Uneac.
  • Nueva expo en la Galería Villa Manuela de la Uneac.
    Nueva expo en la Galería Villa Manuela de la Uneac.

El arte en sí mismo constituye una multiplicidad de saberes y experiencias. Frente al lienzo, impoluto y tentador, los colores conforman la triada perfecta: inspiración, deseo y esencia. La obra se muestra como una revelación de presagios donde las ficciones no pertenecen solamente a su autor. Va más allá, pues no existe un artífice que no haya bebido de sus antecesores y del arte universal. Y precisamente resulta el mensaje de la exposición Sistémica en la Galería Villa Manuela de la Uneac, de la creadora Carla María Bellido.

Memorias, infancia y juventud se conjugan en recortes de fotos para mostrar el paso de la vida y las distintas épocas y estilos, todo ello como resultado de la historia, el actuar del hombre y el poder de la imagen que atesora instantes de placer, alegrías y hasta pasiones ocultas. También resulta un llamado a contemplar la evolución de la fotografía, un oficio convertido prácticamente en necesidad. Su exclusividad pertenece solamente a las tecnologías de estos tiempos.

En Sistémica se hibridan formas y estilos. La posibilidad de interactuar con algunas piezas resulta un hecho, por lo que transgrede el formalismo espectador-artista y ofrece otra manera de representar y consumir el arte.

“Todo lo que se ha perdido en su propia infinitud”, es elmensaje representado en una de las piezas,que convida al análisis de cómo asumir e interpretar el infinito. ¿Qué significa una vida para la dimensión holística que abarca la eternidad?

Aquí la artista se desvanece en su condición de creador, deja a un lado los conceptos y el protagonismo con la intención de legar lo verdaderamente trascendental, el arte como conflicto y esencia del hombre y su tiempo. “No valdría entonces la certeza de entrar a una obra para obtener información o un contenido preciso, claro y certero, sino el impulso para poder salir de ella con algunos indicios de sospecha que al final son los que mueven a la reflexión”. Así lo dictan palabras del catálogo, las cuales develan la condición innata del arte: su autoridad para cuestionar los fenómenos de la existencia humana.