Pierre-Elie de Pibrac, está in situ

Pierre-Elie de Pibrac, está in situ

Etiquetas: 
Escénicos, ballet, Festival Internacional de Ballet de La Habana
  • De Analogía, tercera parte de In situ.
    De Analogía, tercera parte de In situ.
  • Una de las piezas de la muestra fotográfica. Cortesía del entrevistado.
    Una de las piezas de la muestra fotográfica. Cortesía del entrevistado.

Pierre-Elie de Pibrac retorna a Cuba, al edén que le vio nacer como creador en 2007, y lo hace con una propuesta muy oportuna para el contexto danzario que ya se vive en la capital habanera.

El artista francés inició su vida creativa con un reportaje gráfico realizado entre la Isla y Birmania, con el cual, además de darse a conocer al mundo con una mirada profunda hacia los seres humanos, se ganó un espacio entre los más reconocidos fotógrafos de Francia.

Pierre esperó, durante muchos años, el momento preciso de volver a este país que "tanto ama". Y la oportunidad le llegó a través de la muestra In situ, estrechamente vinculada con la danza y las figuras del Ballet de la Ópera de París. La misma será abierta al público a partir del 2 de noviembre, en la Casa Víctor Hugo, del centro histórico de la ciudad de La Habana.

Sobre los vínculos que lo hicieron regresar con este y otros proyectos aún por concretarse, Pibrac confiesa: “Además de tener un vínculo personal muy fuerte con Cuba y sus habitantes, me fascina enormemente la cultura cubana, su pueblo... La historia de Cuba se mezcla con la Historia —con mayúscula— del planeta, a la que ha contribuido grandemente. Con mis proyectos me interesan las relaciones que pueda establecer con las personas.

“Cuba es una isla llena de pasión que me dio mi primer reportaje. Por eso quisiera hoy crear un diálogo, un proyecto común que permita dar un testimonio de sus habitantes a la vez artístico y fraternal”, aseguró el artista.

Sobre la exhibición In situ, se trata de otro paso más en su carrera, intentando estar lo más cerca posible al sujeto protagonista.

Pierre-Elie, desde su discurso formal y conceptual, ofrece códigos que enfatizan en esa relación entre los seres humanos y el mundo que los rodea. Sus composiciones regalan esa verdad intensa, desgarradora, y por eso, más bella y natural.

La exposición comprende tres partes: “Confidencias”, “Catarsis” y “Analogía”. La primera, evoca la intimidad de la vida de los bailarines, en tanto revela su cotidianidad, el trabajo, el rigor, el sufrimiento. Asimismo, deja ver a otras figuras importantes del espectáculo que permanecen tras bambalinas, como son los maquillistas, técnicos, vestuaristas…

“Catarsis” resulta una imbricación entre la musicalidad, el espacio escénico y el cuerpo en movimiento. Mientras que la tercera parte materializa un homenaje a la pintura pompier del siglo XIX, a la arquitectura de Charles Garnier, y a la influencia que ejercen estos espacios en los bailarines.

Sobre la complicidad que llega a establecer el fotógrafo con sus modelos y ese apego que siente por el cuerpo humano, confiesa Pierre: “Trabajo siempre de la misma manera, paso por lo general un buen tiempo en medio de personas que deseo encontrar para llegar a conocerlas mejor, que me conozcan, y crear así un clima de confianza que permitirá entonces comenzar un reportaje, con imágenes, entrevistas y diálogo. Luego intento interpretar sus puntos de vista, apropiarme de sus universos, para así realizar un proyecto basado ya en un concepto más personal. Finalmente, les propongo realizar una puesta en escena en la que nuestros deseos, nuestras emociones y nuestros mensajes se confrontan hasta encontrar una línea común que permitirán realizar imágenes como suerte de grandes cuadros oníricos".

Pierre-Elie de Pibrac ha realizado exposiciones personales y colectivas en varios países (Francia, México, Estados Unidos, Suiza, Bélgica…) y participado en numerosas  ferias y festivales. En 2017, el Arsenal de Metz dedicará una exposición retrospectiva a su obra.

In situ, la expo que integra las actividades colaterales del Festival de Ballet de La Habana, estará disponible en la Casa Víctor Hugo del dos de noviembre al 16 de diciembre próximo.