Pinturas de guerra, novela gráfica conectada con una época convulsa

26 Feria Internacional del Libro de La Habana

Pinturas de guerra, novela gráfica conectada con una época convulsa

Etiquetas: 
Escritores, Casa de las Américas, Feria Internacional del Libro 2017
  • El escritor español Ángel de la Calle presentó en Casa de las Américas Pinturas de guerra.
    El escritor español Ángel de la Calle presentó en Casa de las Américas Pinturas de guerra.

Pinturas de guerra por Ediciones Rosa Luxemburg Stiftung del Un título peculiar, de esos que atraen a lectores fascinados por el género policiaco y que hallan en él un complejo dilema ante las diferentes facetas de cada hecho o problema es Pinturas de guerra por Ediciones Rosa Luxemburg Stiftung del escritor español Ángel de la Calle; pero más que un libro peculiar por su tema —que lleva de la mano al lector desde el primer momento—, es su forma o distribución de sus textos: es un volumen dedicado al comics más visto, escrito y reproducido de otra forma como bien lo expone en su prólogo el connotado escritor hispano-mexicano Paco Ignacio Taibo II.

Acerca de Pinturas… presentado en la sede de la Casa de las Américas con motivo de la Feria Internacional del Libro de La Habana 2017, Taibo II significó, en conferencia de prensa, que lo que hace genial a ese libro de narraciones o novela gráfica (comics), “…es que maneja con precisión las claves narrativas, que permiten que decenas de personajes y sus historias se reúnan en una historia central: una agente de la CIA, su homólogo de los servicios secretos franceses involucrado en el pasado de la guerra sucia contra Argelia; una pintora chilena, un pintor tupamaro, un superviviente mexicano e la matanza de Tlatelolco, un pintor montonero argentino…Y todos ellos reencontrándose en un París de fecha imprecisa, gracias al error que un joven español comete cuando llega a la ciudad para escribir una biografía de la princesa maldita del cine norteamericano Joan Seberg”.

Así, el lector se irá involucrando poco a poco, dentro de una espesísima madeja de situaciones que no por ser de ficción dejan de ser reales al lograr un título conectado con la época de los sesenta y de los setenta del pasado siglo —convulsa, radicalista, sincera, perniciosa y criminal en muchos de sus hechos, además de romántica—, hasta desentrañar rostros, imágenes y situaciones presumiblemente olvidados o enterrados”.

“(…) Hay que agradecerle a Ángel, su autor, los paisajes urbanos, sus recreaciones continuas de cuadros, fotos y murales, su amor por los destalles, su capacidad literaria para concentrar la historia en un zapato perdido”, enfatiza Taibo II para agregar finalmente: “(…) compartan con el que ahora escribe el placer de leer una gran novela. Al fin y al cabo, lectores somos y en el camino andamos”.

Por su parte, el autor Ángel de la Calle explicó que “el primer capítulo Del lado de Santiago de Chile, cuenta una historial real, ya narrada por los escritores chilenos Gonzalo Contreras, Roberto Bolaño y Carlos Iturra, “quienes estuvieron en las veladas de la casona de Mariana Callejas y su marido, el agente de la CIA, Michael Townley. En lugar de escritores, utilizo pintores en aquellas tertulias; es lo mismo la ignominia permanece. Como tantas veces, la narrativa antecede a la vida, y esta historia ya la prevé Bram Stocker en su más famosa novela, Drácula, cuando hace que el escribano Jonathan Harper, una noche se pierda en el castillo de su empleador, el conde Drácula, y se precipite en los vedados sótanos del torreón, donde las lamias ávidas de sangre hacen su oscuro trabajo”.

De esa forma van aconteciendo un sinnúmero de episodios colocados magistralmente en tiempo y espacio durante los próximos tres capítulos.

Al llegar al epílogo De la Calle confiesa que es triste y que le hubiese gustado concluir con un happy end —como dice Taibo II que es el mejor invento de Hollywood—, pero no lo hace: “No hubiese sido honesto. Y la honestidad es una forma de justicia con la generación de latinoamericanos, protagonistas de esta historia quienes, en los años sesenta y setenta, con aciertos y errores, trataron de liberar su continente por segunda vez (…). Sin embargo, como en 1939 dijo el escritor español Antonio Machado de los republicanos españoles “para los historiadores puede que hayamos sido derrotados pero, humanamente, hemos ganado”.

Pinturas de guerra, novela gráfica conectada con una época convulsa que no debería de quedar en el olvido.