Placer por una literatura distinta

Placer por una literatura distinta

Etiquetas: 
Escritores, Hurón Azul, UNEAC, Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso
  • Durante la última emisión de La Mazorca, espacio de la UNEAC. Fotos del autor
    Durante la última emisión de La Mazorca, espacio de la UNEAC. Fotos del autor
  • Durante la última emisión de La Mazorca, espacio de la UNEAC. Fotos del autor
    Durante la última emisión de La Mazorca, espacio de la UNEAC. Fotos del autor

Aunados por el gusto hacia lo diferente y lo trasgresor, los jóvenes del grupo literario Ariete continúan dejando sus huellas en los asistentes a La Mazorca, espacio literario que ellos proponen todos los últimos martes de cada mes en el Hurón Azul de la UNEAC.

La filosofía del espacio es discursar desde diferentes artes en torno a la literatura y esta edición se dedicó a presentar a los nuevos integrantes de Ariete.

El encuentro es conducido por el escritor Raúl Aguiar, uno de los profesores del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, institución referente para todos aquellos que sueñan con escribir sus propias historias y por supuesto, dispuestos a promocionar lo mejor de la creación.

Casi todos los integrantes de esta cofradía literaria —se advierte hermandad entre ellos, más allá del amor a la página en blanco— son egresados del Centro o integran el famosos curso de Técnicas Narrativas que allí se imparte.

En medio de un ambiente inusual para la lectura —ausencia total de audio— comenzó su lectura la joven narradora Claudia Damiani. Se vale de su teléfono móvil para leernos el cuento Ecchi, narración erótica que aborda las oscuras pasiones de un individuo, narrada en la difícil segunda persona.

Luego vendría el argentino-cubano, reside en Cuba hace algunos años, Fernando Rodríguez Bianchi quien leería el cuento La idea, narración surrealista que discurre sobre la decisión de una pareja en torno al futuro nacimiento de su hijo; la mujer desea el aborto, lo contrario a su esposo, quien experimentará sucesos físicos poco comunes en un hombre.

Y así, de esa manera, fuimos testigos del momento literario que viven estos jóvenes a quienes ninguna posible calificación le es válida. Narraciones diversas, donde afloran la introspección, el erotismo, la incomunicación típica de los tiempos que corren, la ausencia de amor, el goce físico por encima de los sentimientos. En fin, un amasijo de temas actuales distinguen a estos muchachos que darán quehacer en la nueva literatura cubana.