Poesía y canto coral en una tarde plomiza de abril

Poesía y canto coral en una tarde plomiza de abril

Etiquetas: 
Músicos, Cantorum Coralina, canto
  • Coral Divisi en la sala Villena de la UNEAC. Fotos del autor
    Coral Divisi en la sala Villena de la UNEAC. Fotos del autor
  • Coral Divisi en la sala Villena de la UNEAC. Fotos del autor
    Coral Divisi en la sala Villena de la UNEAC. Fotos del autor
  • Coral Divisi en la sala Villena de la UNEAC. Fotos del autor
    Coral Divisi en la sala Villena de la UNEAC. Fotos del autor

Era una tarde nublada, la brisa batía con fuerza entre las casas del Vedado y la noche se apuraba en llegar. En ese contexto nada mejor que escuchar música coral en la sala Villena de la UNEAC, con una propuesta que sobresalió por el alto nivel estético, las potencialidades vocales de sus integrantes y el despliegue escénico con que asumen cada presentación.

Invitados por la Fundación Nicolás Guillén, los integrantes de la Coral Divisi se han presentado en varios escenarios en Cuba y llegan a esta con un extenso recorrido en el canto coral y los aportes de la ópera, la zarzuela, el teatro y han montado un repertorio que les permite incluirse en ceremonias religiosas. Con este aval en el trabajo y una autodefinición de que sirven “para llenar un hueco o coser un descosido” tienen la virtud de adueñarse del gusto artístico, pero también del cariño del público.

Como un aguacero intempestivo invadieron toda la sala, rodearon al público y se presentaron a golpe de voz. ¡Qué mejor manera para una coral!

Las obras interpretadas provienen de una interesante conexión entre poesía y música, para conformar lo que ellos definen como “pequeñas experiencias poéticos-musicales” y que se instauran en los presentes a partir de la conformación de pinceladas literarias-corales-sentimentales.

A la manera de una leyenda antigua o una novela en la actualidad, la presentación la dividen en capítulos que anteceden a la obra en sí, en cada uno de ellos se presenta de manera simbólica la canción que le sigue. Estos capítulos están unidos por un hilo en común: el alcance de la felicidad o el estado que la misma transmite.

Y es que la felicidad pasa y te acaricia un momento. O ilumina el mundo. Por ello quédate con lo que añores, quédate con quien quieras y el resto se puede ir. Porque es efímero, como la belleza de la dama de Aragón, que todo el que la miraba terminaba enamorado de ella. Uno no debe tener miedo, miedo a que te conozcan, a que conozcan tus errores. Porque al final pasa el tiempo y el reloj marca su paso con real monotonía. El mismo reloj que marcó los días de Alfonsina Estorni, hasta que entró al mar, dejó atrás sus pesares y ahora canta con los corales. Para quien persigue la perfección, solo encuentra breves fragmentos de ello. No debemos dejar dominarnos por el gris, busquemos la intensidad del rojo o la pasión azul…, estas motivaciones para al final convencernos de que la felicidad no tiene, sin el otro, razón de ser y por ello: Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo y en la calle codo a codo, somos mucho más que dos.

Durante la presentación, motivaron la interacción e invitaron a los asistentes a bailar con ellos, en algunas obras como Alfonsina y el mar, se utilizó la flauta, elemento que le otorga melancolía a un texto que es ya suficientemente marcado por la tristeza, el dolor, la soledad.

Algunas de las obras fueron: Con el viento, Día lindo, La flor de la canela, Menudo menú y Te quiero.

En otros, la guitarra y el cajón, le agregaron ritmo a la interpretación.

A través de este concierto la Coral Divisi, se hizo sentir entre los asistentes. Dejó su voz coral, múltiple y diversa, y al mismo tiempo, única, en todos nosotros.