Por la ruta de Fidel

Por la ruta de Fidel

Etiquetas: 
Fidel Castro Ruz, sala Caracol, UNEAC
  • “Acepté con mucho gusto la encomienda de filmar este audiovisual dedicado a Fidel, porque me di cuenta de que todo cubano de buena sangre y buen corazón está y estará, en todo momento u ocasión, cerca del máximo impulsor de la Revolución”, dijo el realizador. Foto tomada del Portal de la Radio Cubana
    “Acepté con mucho gusto la encomienda de filmar este audiovisual dedicado a Fidel, porque me di cuenta de que todo cubano de buena sangre y buen corazón está y estará, en todo momento u ocasión, cerca del máximo impulsor de la Revolución”, dijo el realizador. Foto tomada del Portal de la Radio Cubana

No creo que, en la lengua española, haya un aforismo más acertado para ilustrar el documental Por la ruta de Fidel que, con guion y dirección del escritor, periodista y realizador  Milton Díaz-Cánter, música original del maestro Sergio Vitier y la narración del locutor Máximo Velázquez, fuera  presentado en la sala Caracol de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), con motivo del aniversario 91 del natalicio del Comandante Fidel Castro Ruz.

A dicha actividad conmemorativa asistieron la generala de brigada Esther (Teté) Puebla, la licenciada Lucía Sardiñas, asesora del Ministerio de Cultura (MINCULT), los maestros Jesús (Cucho) Cabrera y Héctor Ochoa, el escritor, periodista e investigador histórico Raúl Rodríguez La O, combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), el Ejército Rebelde (ER) y el Ministerio del Interior (MININT), realizadores y funcionarios del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), así como representantes de la prensa local.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de la locutora y periodista Rosalía Arnáez, presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión, quien de inmediato le pidió al también comentarista deportivo que le explicara al auditorio cuáles fueron los factores motivacionales que le aguijonearon la mente y el alma para llevar al celuloide la vida y la obra excepcionales del líder histórico de la Revolución Cubana.

Díaz Cánter expresó: “[…] acepté con mucho gusto la encomienda de filmar este audiovisual dedicado a Fidel, porque me di cuenta de que todo cubano de buena sangre y buen corazón está y estará, en todo momento u ocasión, cerca del máximo impulsor de la Revolución de los Girasoles, como la calificara la Heroína del Moncada y la Sierra, Haydee Santamaría Cuadrado (1923-1980)”.

El objetivo fundamental que persigue Por la ruta de Fidel no es otro que incitar al espectador a descubrir los valores éticos, patrióticos, revolucionarios, humanos y espirituales en que se estructura la carismática personalidad del estadista más admirado y respetado por quienes “aman y fundan” y el más vituperado por quienes “odian y destruyen”.

Con apoyo en imágenes actuales y de archivo, caracterizadas —básicamente— por una impecable concepción ideo-estético-artística, las intervenciones puntuales realizadas por el expresidente de la República de Cuba en foros nacionales e internacionales, así como en los valiosos testimonios que —desde una óptica objetivo-subjetiva por excelencia— aportaran las personas entrevistadas por Milton Díaz-Cánter en ese contexto audiovisual, Por la ruta de Fidel refleja  —con meridiana claridad— las virtudes (como las denominara el venerable Padre Félix Varela Morales), en que se sustenta el preclaro pensamiento libre como el viento y el vuelo de las aves, y signado por un marcado enfoque ético-humanista, que identifica —en cualquier medio— al invencible guerrillero del tiempo.

Por otra parte, el audiovisual registra momentos trascendentes en la existencia terrenal de Fidel, que van desde la época de estudiante de la Facultad de Derecho en la Universidad de La Habana, la lucha armada en la Sierra Maestra contra la sangrienta dictadura del general Fulgencio Batista Zaldívar, la alborada revolucionaria de enero de 1959, la invasión mercenaria a Playa Larga y Playa Girón, la Crisis de Octubre o de los Misiles, así como las disímiles contingencias que ha debido enfrentar el pueblo cubano como consecuencia del criminal bloqueo impuesto a la mayor isla de las Antillas por el imperio más poderoso del orbe…, hasta que emprendió el último viaje, que lo llevó desde La Habana hasta el cementerio de Santa Ifigenia, donde —al lado de los restos del Apóstol— duermen el sueño eterno sus sagradas cenizas.

A título de resumen, podríamos afirmar que Fidel Castro Ruz deviene una leyenda de Cuba y del mundo, ya que siempre fue el primero en todo y un ejemplo para quienes estuvieron a su lado hasta el último aliento. De ahí que vivirá per se culom saeculorum en la memoria poética de la humanidad progresista.

Una vez finalizada la proyección del documental Por la ruta de Fidel, se generó un emotivo diálogo entre el público y el realizador; fluido intercambio que ayudó a destacar algunos rasgos personográficos esenciales (sencillez, humildad) que distinguieran a quien nos guiará en la consecución de un mundo mejor, donde prevalecerán el amor, la paz y la solidaridad humana.