Por un tango verdadero

Por un tango verdadero

Etiquetas: 
Músicos, Escritores, Casa de las Américas, Musicología, Argentina
  • El panel confirió la importancia de perpetuar el cultivo del gen verdadero que identifica al tango como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
    El panel confirió la importancia de perpetuar el cultivo del gen verdadero que identifica al tango como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Fotos del autor
  • Soledad Venegas mencionó varias acciones que promueven el acercamiento al tango que se toca y baila en las comunidades, como el Festival de Tango Independiente. Fotos del autor
    Soledad Venegas mencionó varias acciones que promueven el acercamiento al tango que se toca y baila en las comunidades, como el Festival de Tango Independiente. Fotos del autor

Por un tango autóctono, desplazado por las jerarquías de poder, abogó la joven investigadora argentina Soledad Venegas, durante una de las múltiples secciones académicas del Premio de Musicología Casa de las Américas 2016.

Desde el Árbol de la vida, obra escultural que preside la Sala Guevara de la institución latinoamericana, Venegas demostró fehacientemente mediante la investigación por ella desplegada, el proceso de la cultura de la resistencia, en este caso con el tango, género distintivo de la cultura gaucha.

Su punto de vista lo ubica desde el acontecer actual en cuanto a qué sucede con este baile, su incidencia en las nuevas generaciones y cómo es deconstruído hegemónicamente por un aparato promocional que divulga un tango comercial, iconoclasta, alejado de la esencia barrial, donde se cultiva el gen verdadero del ya patrimonial estilo.

Según su punto de vista hay tres momentos fundamentales en Argentina para valorar el panorama tanguístico: 2005, etapa en la que existe una consolidación de la propuesta musical; 2010, fecha del Bicentenario de la fundación del país (lamentó que este subrayó el ícono, alejado del tango tradicional) y, el 2015, momento en que las políticas culturales ofrecen gran impulso para apoyar el tango como patrimonio de la nación.

Con anterioridad, comentó Venegas, varias leyes ya apoyaban el trabajo para el rescate y promoción del género, tales como Ley 24.884, llamada también Ley del tango (1996); la número 130 (1998) y la que declaró al mismo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, en el 2009.

Varias tensiones y prácticas musicales, como dio en llamar la especialista, sumadas a las políticas culturales implantadas en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner (crearon el Ministerio de Cultura, vinculando el tango al medio popular), ayudaron a eliminar la tendencia mercantilista (alentadas por las promociones oficiales) sobre las encomiendas barriales, que funcionaban como contracultura, “fuera de ese tango en vitrina que se vende como producto”.

Entre estos últimos, mencionó varias acciones que promueven el acercamiento al tango que se toca y baila en las comunidades, como el Festival de Tango Independiente (financiado por el gobierno de Cristina), completamente contracultural y antihegemónico, descentralizado, “se va a la calle y los barrios, a puro bandeonón”.

El panorama actual es adverso para el tango, valoró Venegas, relaciones de dominación y subordinación priman, según su visión, en la promoción del tango en Argentina, donde la puesta sobre el escenario de un tango local y autóctono desaparece, contrario a otro más jerarquizado y comercial legitimado por las estructuras de poder.

Empeoró con la asunción de la nueva administración gaucha, “no sabemos si va a terminar ese programa de tango verdadero y representativo de la nación”, concluyó.