Premio Villanueva: Indispensable para la vitalidad de la escena cubana

Premio Villanueva: Indispensable para la vitalidad de la escena cubana

Etiquetas: 
Escénicos, Matanzas, Premio
  • Momentos de la gala de los Premios Villanueva 2016. Fotos: Yadiel Noda Cruz
    Momentos de la gala de los Premios Villanueva 2016. Fotos: Yadiel Noda Cruz
  • Momentos de la gala de los Premios Villanueva 2016. Fotos: Yadiel Noda Cruz
    Momentos de la gala de los Premios Villanueva 2016. Fotos: Yadiel Noda Cruz
  • Momentos de la gala de los Premios Villanueva 2016. Fotos: Yadiel Noda Cruz
    Momentos de la gala de los Premios Villanueva 2016. Fotos: Yadiel Noda Cruz

Como “un suceso indispensable para la vitalidad de la escena cubana contemporánea” se consideró el Premio de la Crítica Teatral, concedido oficialmente ayer en la sala Pepé Camejo, sede de Teatro de las Estaciones, en la ciudad de Matanzas.

Así lo afirmó Rolando Núñez, presidente de la sección de Artes Escénicas de la UNEAC, quien dijo que “el Villanueva, desde sus primeras ediciones a finales de los ochenta, ha jerarquizado y ha servido de acicate, para que las cosas se hagan mejor en nuestras tablas”.

Destacó asimismo “la seriedad”, “la profesionalidad”, “las tantas horas de trabajo, de análisis, de debate”, que “están detrás, y apoyan, y caracterizan en particular, esta edición del premio”, concedido por la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artes Escénicas de la UNEAC.

Poco después de concluir la ceremonia de premiación del Villanueva 2016, ya en el Patio Pelusín del Monte, de Teatro de Estaciones, varios de los galardonados también ofrecieron declaraciones, exclusivas para este sitio digital, acerca del significado de dicho certamen.

Rubén Darío Salazar, director de Las Estaciones, agrupación también ganadora del Villanueva en numerosas oportunidades, asegura que se trata de algo que reconoce “que durante una nueva etapa ha habido determinados aciertos en el tránsito, con el público, y con uno mismo, por el sendero de la búsqueda de la realización artística plena; sendero que no termina sino que se vuelve a retomar, cada vez con más rigor, incluso teniendo en los labios el dulzor que sin dudas nos deja un certamen como este”.

Susana Pous, al frente de DanzAbierta, considera que el Villanueva propicia "determinada certeza de que lo que se hace va por buen camino, lo cual es muy importante, porque independientemente de que al asumir el acto creativo tú hagas lo que quieres, lo que te guste, y halles un placer en eso, una satisfacción como ser humano y en el ámbito profesional, siempre estás a la expectativa, siempre esperas que le guste al otro, que le guste a los espectadores, y entre estos, muy especialmente, a los críticos, a los que, por lo menos yo, nunca dejo de temer un poco, por lo que significan, por la mirada aguzada que tienen”.

Según Mariela Brito, actriz del colectivo teatral El Ciervo Encantado, “no se trabaja, o al menos, no se debe trabajar pensando en un Villanueva o en cualquier otro reconocimiento, pero si llega es magnífico, se acoge con auténtico regocijo, más cuando se trata de uno que viene de quien viene, de los críticos, cuya quehacer es tan importante, puesto que descubren cosas que nosotros no conseguimos ver, sea por nuestra perspectiva, desde el escenario, o sencillamente porque ven, van incluso más de lo nos hemos propuesto”.

Carlos Díaz, director de Teatro El Público, merecedor en varias ocasiones de este reconocimiento, aseguró que “volver a recoger un Villanueva lo hace sentirse feliz a uno, es como sentirse vivo, y en el caso específico de nuestro espectáculo, Harry Potter, se acabó la magia, el recibirlo en esta ocasión tiene un valor añadido, pues está montado con actores muy jóvenes, recién graduados, que no solo están dando sus primeros pasos en la escena, sino que lo han hecho recibiendo nada más y nada menos que este premio”.

“Me parece significativo recalcar lo imprescindible que es para nuestras tablas un certamen como este. El de los críticos. Es una especie de ultrasonido de por dónde van nuestras tablas. Yo estudié Teatrología, soy un crítico, aunque, la verdad, nunca hice crítica, pero como director siempre pienso en el ojo que mira mi trabajo para criticar, para pensar en él. Hay que querer a los críticos, cuidar la relación del artista con ellos y con sus valoraciones. El crítico es un creador. Y hay que respetarlo. ¿Cuándo a mí me critican? Pues feliz. Hablen bien o mal. Hay que sentirse observado, corroborado, para no acomodarnos”.

Norge Espinoza, presidente de la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artes Escénicas de la UNEAC, recordó que el Villanueva surgió a mediados de los ochenta, con Rine Leal como gestor del mismo e insistió en que “…no solo sirve para hacer un repaso de calidades y saludar lo mejor que se ha visto en la escena sino además para replantearse ciertos agujeros negros, zonas de silencio, y para activar otro pensamiento”. 

“Es también un mensaje de que los críticos están pensando continuamente en el teatro cubano y están más cerca de él de lo que se podría pensar. Aunque tenemos que mejorar muchísimo. Nuestra misma Sección, integrada por unos cincuenta especialistas, radicados dentro y fuera de Cuba, está tratando de perfeccionar su funcionamiento. Uno de nuestros principales propósitos es lograr articular, fomentar una red más efectiva a lo largo de todo el país. No que funcione solo con más fuerza en la capital o en algunas ciudades en específico sino en todo el país”.

“Por otra parte, las artes escénicas no pueden quedarse con las manos cruzadas. No puede ser solo esperar que los críticos asuman la clásica postura de sentarse en la luneta a articular sus ideas, no podemos ser nosotros solamente. Las artes escénicas deben asumir una conciencia crítica desde su interior. Exigirse cosas. Salir a buscar la madurez. Nuevas técnicas, nuevas fórmulas. Nuevas alternativas de producción, de creación… Dialogar cada vez más y mejor con lo que ocurre en el mundo. Esa conciencia aun falta”.

Espectáculos que dieciocho agrupaciones cubanas o extranjeras  presentaron en nuestra escena durante 2016, merecieron en la presente ocasión este reconocimiento, entregado en una gala artística donde participaron el Coro de Cámara de Matanzas, Teatro Nacional de Guiñol (con la actuación especial de Armando Morales), Teatro de las Estaciones, El Portazo y Danza Espiral, entre otros invitados.

La gala estuvo dedicada a la presencia en la cultura cubana de Fidel Castro Ruz, a los desaparecidos teatristas y promotores de las tablas Juan Rodolfo Amán, José Antonio Rodríguez, Xiomara Palacio, Julito Díaz y Cecilia Sodis, así como a los cincuenta años del estreno de la obra María Antonia, del dramaturgo y director Eugenio Hernández Espinosa.

Las obras cubanas merecedoras del Premio Villanueva en esta oportunidad: Diez Millones, de Argos Teatro; Éxtasis, del Teatro Buendía; Guan Melón, Tu Melón, de El Ciervo Encantado; Harry Potter, se acabó la magia, Teatro El Público; Baquestribois, de Osikán Teatro; y Montañeses, de Teatro de los Elementos (todas estas en la categoría de teatro dramático), así como Los dos príncipes, de Teatro de Las Estaciones, y Superbandaclown, de Teatro Tuyo (espectáculos de títeres y para niños); y Welcome, de DanzAbierta (espectáculo danzario).

Dentro de las propuestas nacionales el jurado también acordó entregar “reconocimientos”, por sus valores, a las propuestas Historias bien guardadas, de La Salamandra, y a la Temporada inaugural de Acosta Danza.

Los más destacados espectáculos extranjeros fueron: Mendoza, Compañía Los Colochos, México; Cleanroom, de Juan Domínguez, España; La vida crónica, Las grandes ciudades bajo la luna, Memorias y Mis niños de escena, del Odin Teatret, Dinamarca; Cartas del Chimbote y Confesiones, de Yuyachkani, Perú; Otelo, Compañía Viaje Inmóvil, de Chile; Programa Concierto de la Compañía de Martha Graham, Estados Unidos; Gala Ballet Royalty, Estados Unidos; Diva, espectáculo de Sofie Krog Teatret, Dinamarca; y Psycho Street-Cut, Dansk Rakkerpak, Dinamarca.

Según el “Acta del Premio Villanueva a los Mejores Espectáculos Cubanos y Extranjeros”, para tomar esta decisión fueron convocados a dar sus valoraciones un total de 22 críticos teatrales cubanos. Ellos fueron: Eberto García Abreu, Vivian Martínez Tabares, Roberto Gacio, Dania del Pino Más, Remy Hernández, Fernando León Jacomino, Nara Mansur, Mercy Ruiz, Yohayna Hernández, Isabel Cristina López, Yuddalis Favier, Mercedes Borges Bartutis, Noel Bonilla Chongo, Jaime Gómez Triana, Jorge Rivas, Jesús Barreiro, Frank Padrón Nodarse, Maité Hernández-Lorenzo, Aimelis Díaz, Norge Espinosa, Diannik Flores Martínez y Omar Valiño Cedré.

Acta Del Premio Villanueva A Los Mejores Espectáculos Cubanos y Extranjeros Presentados en 2016

Vuelve a entregarse, en la tarde del 19 de enero de 2017, el Premio Villanueva de la Crítica, uno de los más prestigiosos y anhelados del panorama escénico nacional. Creado a fines de la década del 80, desde esa época continúa reconociendo lo mejor de cuanto pasa por nuestras tablas cada año, sin dejar por ello de ser polémico y controversial, como ha de ser el espíritu mismo de la crítica. Los miembros de la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC, reunidos el 20 de diciembre pasado, decidieron, con sus votos, lo siguiente:

PRIMERO

En la categoría de Mejores Espectáculos Extranjeros, conceder los siguientes Premios:

Por su acertada revisión del Macbeth shakesperiano, trayéndolo a nuestros días en una puesta de gran fuerza emotiva, al espectáculo Mendoza, dirigida por Juan Carrillo para la Compañía Los Colochos, de México, presentada en Cuba durante el Mayo Teatral.

Por la eficacia con la cual se organiza esta serie performativa, que apela a una participación directa y viva del espectador con la propuesta estética, a Cleanroom, de Juan Domínguez, España.

Por el acto de resistencia que implican y muestran en franco compromiso ético con una reconocible poética teatral de un grupo ya canónico y aún en plena acción, a La vida crónica, Las grandes ciudades bajo la luna, Memorias y Mis niños de escena, espectáculos del OdinTeatret, Dinamarca. Dirección de Eugenio Barba.

Por la autenticidad con la cual estas obras expresan la relación del teatro, la memoria, la identidad y sus conflictos en un alto nivel de teatralidad a los espectáculos Cartas del Chimbote y Confesiones, espectáculos de Yuyachkani, Perú, presentados en el Mayo Teatral. Dirección de Miguel Rubio.

Por su excelente trabajo con objetos para contar nuevamente el Otelo, en una propuesta que mezcla actores en vivo con figuras animadas, a la Compañía Viaje Inmóvil, de Chile. Dirección de Jaime Lorca, también presentada en el Mayo Teatral.

Por la preservación del legado de una de las grandes figuras del arte contemporáneo, asumido por un elenco que además mostró obras de reciente creación dentro de su línea expresiva, al Programa Concierto de la Compañía de Martha Graham, Estados Unidos de América, presentado durante el 25 Festival Internacional de Ballet.

Por la extraordinaria relación de figuras de primer orden en el mundo de la danza que este proyecto viene presentando en distintas plazas del mundo, a la Gala Ballet Royalty, Estados Unidos de América, integrada por bailarines de diversas compañías internacionales.

Por el notable trabajo de animación, ingenio y creatividad, aDiva, espectáculo de SofieKrogTeatret, de Dinamarca, presentado durante la Tercera Bacanal de Títeres para Adultos.

Y por su divertida e inteligente reapropiación titiritera de elementos de uno de los más famosos títulos de la cinematografía mundial, a Psycho Street-Cut, DanskRakkerpak, de Dinamarca, también presentado como parte de la Tercera Bacanal de Títeres para Adultos.

SEGUNDO

En cuanto a los espectáculos nacionales, se decidió primeramente otorgar reconocimientos a las siguientes propuestas

Historias bien guardadas, de La Salamandra, por su cuidadoso trabajo, concebido para un solo espectador, narrando una fábula de amor mediante la técnica de teatro de papel.

Temporada inaugural de Acosta Danza, por la calidad y expectativa de una propuesta que aspira a añadir al panorama danzario de nuestro país una agrupación de renombre internacional, con una notable variedad de tendencias y lenguajes en su repertorio.

TERCERO

Y en el apartado de los Premios, se reconoce, como mejores espectáculos de títeres y para niños, a las siguientes propuestas:

Por su relectura de un célebre poema recogido en La Edad de Oro, revista de José Martí, en una reinvención debida a la dramaturga María Laura Germán que no elude temas tabúes, y ratifica la poética de un grupo asentado en el trabajo con diversas técnicas y una soberbia concepción del diseño, a Los dos príncipes, de Teatro de las Estaciones, de Matanzas, dirigido por Rubén Darío Salazar.

Por su excelencia en el trabajo de la técnica del clown, asimilada ahora junto a un entrenamiento musical que permite a su joven elenco una nueva muestra de virtuosismo, a Superbanda Clown, de Teatro Tuyo, de Las Tunas, dirigido por Ernesto Parra.

Como mejor espectáculo danzario, los miembros de la Sección de Crítica e Investigación Teatral entregan el premio Villanueva, por su cuidadoso trabajo de diseño, su interés por llevar a su lenguaje nuevos asuntos y conflictos de la realidad cubana y el desempeño de un elenco talentoso, a Welcome, coreografía de Susana Pous para DanzAbierta.

CUARTO

Y en el apartado de teatro dramático, los mejores espectáculos del año son los siguientes ganadores del Premio Villanueva:

Por su fuerza confesional, por el ajustado trabajo de un elenco que revive en interesante ejercicio narrativo el pasado y el presente de la Nación a partir de una serie de memorias imprescindibles en el devenir cubano, a Diez Millones, de Argos Teatro. Dirección de Carlos Celdrán.

Por el homenaje concebido como reto teatral a una de las grandes figuras de la mística y las letras, alzado en el seno mismo de uno de los grupos fundacionales de la escena cubana, a partir de la imagen de Santa Teresa de Jesús, a Éxtasis, Teatro Buendía, con textos de Eduardo Manet, Flora Lauten y Raquel Carrió. Dirección de Flora Lauten.

Por la mirada incisiva a nuestra realidad, a los nuevos fenómenos que las últimas circunstancias han traído al debate de la cubanidad y su relación con otros problemas y cuestionamientos de diversa índole cultural, política y moral, a Guan Melón, Tu Melón, El Ciervo Encantado. Dirección de Nelda Castillo.

Por el rescate de una memoria rural que habla de otras pérdidas, ilusiones, carencias y pérdidas, al tiempo que confirma la valía de este grupo que ya celebra 25 años de trabajo, a Montañeses, Teatro de los Elementos. Dirección de Oriol González.

Por el abordaje franco y afirmado en una labor investigativa alrededor del fenómenos de la prostitución masculina en la sociedad cubana, como propuesta de un colectivo naciente, a Baquestribois, de Osikán Teatro, Dirección de José Ramón Hernández.

Por su sentido espectacular, comprometido con el discurso de una nueva generación dispuesta a discutir lo que somos y lo que pensamos que somos, desde un ejercicio lúdico y espectacular propio de un director consagrado y siempre retador, a Harry Potter, se acabó la magia, Teatro El Público. Dirección de Carlos Díaz sobre texto de Agnieska Hernández.

En un momento de cambios para Cuba, en el cual debemos aprender a replantearnos cuestiones esenciales de nuestra vida y nuestras relaciones con el mundo, en el que parecen caer símbolos y valores que por años nos han defendido, el teatro cubano debe ser más honesto y válido que nunca, entendido no solo como entretenimiento sino también como medio de análisis crítico de lo que vivimos, a fin de ser útil en una dimensión distinta. Para seguir en dialogo con espectadores de todas las generaciones, para no perder su fuerza provocadora ni comunicativa, para seguir siendo un espejo activo de nuestro devenir, los teatristas cubanos debemos entendernos como parte de este instante, conscientes de lo pasado pero también con preguntas inquietantes hacia el futuro. Que el teatro cubano sea entonces divertido, político, arriesgado, retador, experimental o clásico en sus formas, intenso siempre en su entrega, para que refleje desde las tablas a un país que también debe ser así de diverso. Muchas gracias, y mejor teatro para todos.

PARTICIPANTES EN LA VOTACION

Eberto García Abreu, Vivian Martínez Tabares, Roberto Gacio, Dania del Pino Más, Remy Hernández, Fernando León Jacomino, Nara Mansur, Mercy Ruiz, Yohayna Hernández, Isabel Cristina López, YuddalisFavier, Mercedes Borges Bartutis, Noel Bonilla Chongo, Jaime Gómez Triana, Jorge Rivas, Jesús Barreiro, Frank Padrón Nodarse, Maité Hernández-Lorenzo, Aimelis Díaz, Norge Espinosa, Diannik Flores Martínez, Omar Valiño Cedré.