Presentan el libro El silencio de los cristales: cuentos sobre la emigración cubana

Presentan el libro El silencio de los cristales: cuentos sobre la emigración cubana

Etiquetas: 
: Escritores, sala Villena
  • Presentación del libro “El silencio de los cristales”. Foto de la autora
    Presentación del libro “El silencio de los cristales”. Foto de la autora

El pasado día 12 de octubre, en la Sala Villena de la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), se efectuó la presentación del libro El silencio de los cristales: cuentos sobre la emigración cubana, una selección que resulta especialmente útil, por abordar una temática tan sensible para los cubanos.

La presentación del volumen, publicado el presente año por Ediciones Unión, estuvo a cargo de José Miguel Sánchez (Yoss), el cual se refirió a la coherencia del balance de los textos dentro del conjunto y a la calidad de las obras seleccionadas. Agradeció a su compilador Lázaro Alfonso Díaz Cala por su habilidad al confeccionar el libro y mencionó algunos cuentos que seguramente el lector disfrutará de la misma manera que él, tal es el caso de Unplugged de Eduardo del Llano, Un perro en el Sena de Gnuyen Peña, Vino de la Rioja de Yonnier Torres, Revolicuento.com de Rafael Grillo, Tan alto como un lirio de Daniel Díaz Mantilla y Los muertos de Elaine Vilar Madruga.

Lázaro Alfonso Díaz Cala, quien estuvo a cargo del prólogo y la selección de los cuentos reunidos, agradeció a Ediciones Unión y en especial al equipo que trabajó en la edición, corrección y diseño de El silencio de los cristales por todo el empeño depositado y por confiar en un libro que aborda la emigración, “pero sin un sello político”. Su agradecimiento especial estuvo dirigido a los autores que le confiaron sus textos. “Pero la palabra final” —concluyó— “la tienen siempre los lectores”.

Varios de los asistentes a la presentación compartieron sus opiniones. Olga Marta Pérez, como directora de Ediciones Unión, comentó el valor de la selección de cuentos, del tratamiento de un tema tan universal, donde lo que prevalece es lo afectivo por encima de lo económico y lo político. “La carga de valores y de sentido humano que aporta el libro, es lo que siempre debe primar en el hecho literario”.

Como señala la nota de contracubierta, en El silencio de los cristales el lector puede encontrar “rabia, ironía, humor, desencanto” como ingredientes de la vida misma. Son “historias dedicadas a esos que dejaron de estar, o nosotros mismos que ya quizás no estaremos”.