A propósito de… Wifredo Lam

A propósito de… Wifredo Lam

Etiquetas: 
Plásticos, artes plásticas, plástica cubana, Wifedro Lam, exposición
  • Wifredo Lam ante una de sus obras de la serie Brousses en su taller de Albissola, 1963.
    Wifredo Lam ante una de sus obras de la serie Brousses en su taller de Albissola, 1963.
  • Piezas de Lam expuestas actualmente en París.
    Piezas de Lam expuestas actualmente en París.

La exposición retrospectiva de Wifredo Lam (Sagua La Grande, 1902-París, 1982), muestra un amplio repertorio de la obra pictórica, dibujos, grabados y cerámicas del artista cubano. Además, numerosos documentos, entre los que se incluyen cartas, fotografías, revistas y libros, acompañan y contextualizan el relato cronológico de la exposición.  

La muestra, organizada por el Centre Pompidou de París en colaboración con el Museo Reina Sofía, incluye varias obras creadas durante los años que residió en tierras españolas (1923-1938), los grabados de los años sesenta y setenta, así como las obras creadas a la vuelta a su Cuba natal (1940-1950). A través de este relato, se explora la compleja relación de Lam con las vanguardias, así como su incesante y comprometida exploración de medios diversos, guiado por su preocupación por las cuestiones raciales en torno a la negritud. 

Esta visita se inscribe dentro de A propósito de…, el programa de visitas vinculado a las exposiciones temporales del Museo, que tiene como objetivo hacer visibles las líneas discursivas que atraviesan las exposiciones y conectarlas con la realidad actual.

Iniciador de una pintura mestiza que unía modernismo occidental y símbolos africanos o caribeños, Wifredo Lam (Sagua La Grande, 1902-París, 1982), se codeó con todas las vanguardias del momento, afrontando también los problemas del mundo. Su obra profundamente comprometida, exploradora de diversidad de expresiones y de medios, desde la pintura al dibujo, del grabado a la cerámica, persigue el mismo combate que su amigo Aimé Césaire: “pintar el drama de su país, la causa y el espíritu de los Negros”. Lam tomó consciencia desde muy joven de la cuestión racial y de sus implicaciones sociales y políticas en Cuba, en Europa y, más adelante, en Estados Unidos. Asociado a diversos ambientes nacionales, sociales y culturales, siempre mantendrá una postura distante, sin caer en los papeles ni las proyecciones de identidad que le imponen, con buena voluntad, amigos y admiradores. Lam inventó un lenguaje propio, único y original para defender la dignidad de la vida y la libertad.

La exposición vuelve sobre la génesis de su trabajo pero también sobre las diversas etapas y condiciones de la recepción e integración progresivas de una obra pacientemente construida entre España, París-Marsella y Cuba. Traza la singular trayectoria del artista a través de alrededor de doscientas cincuenta obras –pinturas, dibujos, grabados, cerámicas– completada con más de trescientos documentos –cartas, fotografías, revistas, libros–. Este vasto material ilumina el contexto de su trabajo y de su pensamiento, deteniéndose en sus años en España (1923-1938), en los sorprendentes grabados de los años sesenta y setenta y en sus colaboraciones con los más destacados escritores de su tiempo, así como en las obras capitales creadas a la vuelta a su país y, en definitiva, muestra una vida comprometida dentro de un siglo agitado.

Tomado de Cubarte