Puertas de Papel para Ediciones La Luz

26 Feria Internacional del Libro

Puertas de Papel para Ediciones La Luz

Etiquetas: 
Escritores, Holguín, Premio
  • La editorial holguinera fue reconocida por los libros Manolito y las cosas muertas y La quietud.
    La editorial holguinera fue reconocida por los libros Manolito y las cosas muertas y La quietud.

Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín, recibió en la recién culminada Feria Internacional del Libro La Habana 2017, dos premios La Puerta de Papel, reconocimiento que otorga el Instituto Cubano del Libro (ICL) a editoriales, diseñadores, editores y escritores que hayan publicado sus textos a lo largo del 2016 en el Sistema de Ediciones Territoriales (SET).

La editorial holguinera fue reconocida por los libros Manolito y las cosas muertas, texto infantil de Karel Bofill Bahamonde y La quietud, novela del reconocido escritor Yunier Riquenes. Ambas fueron editadas por el escritor Adalberto Santos.

La contracubierta de Manolito y las cosas muertas (colección infantil Jigüe) subraya: “Las cosas muertas no son esas que en su quietud han dejado de vivir. Las cosas muertas están en el abrazo de un hermano, en lo necesario de un amigo, en la caricia de una madre, en el dolor de un anciano… Karel Bofill nos muestra, desde la visión de un niño, vivaz e imaginativo, el valor universal de los sentimientos sin ñoña ramplonería, sino a través de las historias contadas desde una honda realidad”.

Karel Bofill Bahamonde (Hradec Králové, Checoslovaquia, 1986) es poeta y narrador, además de diseñador gráfico. Ha obtenido los premios David de Poesía, Alcorta, Fundación de la Ciudad de Matanzas, Dignora Alonso y la beca de creación La Noche, estos últimos en 2011. Además de Manolito y las cosas muertas, Karel Bofill ha publicado los libros Escala en Naxos, Matrioshkas, Fragmentos en la humedad, Himnario del destierro, Lo que era todo y Ventana tropical.

Por su parte, Yunier Riquenes (Jiguaní, Granma, 1982) nos ofrece en La quietud, según la nota de contracubierta que acompaña el libro, “su particular visión de la vida por sí misma, sin grandes paroxismos o meditaciones trascendentes. Personajes signados por la voluntad de permanecer, aun en el dolor de una existencia llana, donde incluso el amor, la pérdida y la esperanza se mezclan entre sí en la lentitud abrumadora del vivir”.

La quietud —primera novela publicada por Ediciones La Luz— inició además, “el camino en la promoción de la novela como género mayor y necesario”.

Riquenes, quien actualmente reside en Santiago de Cuba, es creador del proyecto de promoción literaria Claustrofobias junto al realizador audiovisual Naskicet Domínguez Pérez, por el que mereció el Premio Nacional de Promoción Literaria Raúl Ferrer. Ha publicado, entre otros libros: La llama en la boca, Los cuernos de la luna y Lo que me ha dado la noche.

Adalberto Santos, editor de ambos libros premiados con La Puerta de Papel, asegura que “este es un reconocimiento al trabajo mancomunado dentro de la editorial. Tiene como resultado final que estos libros sean reconocidos, por sus autores, por el público lector, por las ventas que en definitiva que es donde, al final, se revierte el trabajo editorial… Recientemente se ha comenzado a singularizar y se entrega el premio en la categoría de edición, diseño gráfico y a la editorial, por supuesto… Esta singularización me parece importante porque dignifica y reconoce el trabajo de estas personas que hacen posible el resultado de un libro, y que de otra forma pasarían como un todo”.

Fueron otorgados, además, otros tres reconocimientos a editoriales miembros del SET: Ácana, de Camagüey; Aldabón, de Matanzas y Ediciones Holguín.

“Este es un premio que todas las editoriales buscan. Se premian los libros publicados dentro del plan regular… Como fui el editor de ambos, me llena de orgullo saber que estos libros se reconocieron y además, se reconoce la labor de todo el equipo de trabajo. El trabajo editorial no es el trabajo de uno, es el trabajo de varios que si no está bien sintonizado, el libro no es lo que se espera… Nosotros trabajamos como un todo fusionado para que los libros finalmente tengan estos terminados reconocidos por el público lector, por los autores… El Premio posibilita, además, la reimpresión o la reedición en caso de que estos se hayan agotados”, añade finalmente Adalberto Santos.