Roxana y el arte profundo

Roxana y el arte profundo

Etiquetas: 
Villa Clara, Escénicos
  • “Para mi actuar no es simplemente reproducir un estado emotivo, no es representar un personaje porque a mí eso no me interesa, para mi actuar tiene que ser una experiencia espiritual profunda  que te haga crecer como ser humano” dice Roxana Pineda Labairo.
    “Para mi actuar no es simplemente reproducir un estado emotivo, no es representar un personaje porque a mí eso no me interesa, para mi actuar tiene que ser una experiencia espiritual profunda que te haga crecer como ser humano” dice Roxana Pineda Labairo.
  • “Para mi actuar no es simplemente reproducir un estado emotivo, no es representar un personaje porque a mí eso no me interesa, para mi actuar tiene que ser una experiencia espiritual profunda  que te haga crecer como ser humano” dice Roxana Pineda Labairo.
    “Para mi actuar no es simplemente reproducir un estado emotivo, no es representar un personaje porque a mí eso no me interesa, para mi actuar tiene que ser una experiencia espiritual profunda que te haga crecer como ser humano” dice Roxana Pineda Labairo.

Más de tres décadas en la escena cubana han llevado a Roxana Pineda Labairo a ser lo que podríamos llamar una mujer de teatro. Fue actriz principal y dramaturga por más de veinte años en el quehacer del proyecto del Grupo Estudio Teatral de Santa Clara y actualmente es la creadora y directora de Teatro La Rosa.

Ha sido también promotora de eventos nacionales e internacionales de teatro y protagonista de espacios de reflexión, todo lo que la ha convertido en una eficaz organizadora de procesos culturales.

Roxana es habanera de nacimiento, pero lo más importante y duradero de su vida profesional, lo ha hecho y sigue haciendo en Santa Clara y ha sido así, primero por una decisión personal y con el transcurso del tiempo por una convicción profesional que defiende en cada acto que realiza.

“Pienso, dirijo, escribo, actúo y creo situaciones para que otros participen, ese es el sino de mi existencia intelectual porque soy sencillamente una apasionada del teatro”, dice Roxana mientras desliza una leve sonrisa como quien descubre alegremente la parábola de su vida.

En su ya apreciable trayectoria se inscriben los muchos festivales en los que participó como actriz y gestora de obras teatrales, los espacios de reflexión Pensamiento y Fe que desarrollan en la Casona de la UNEAC, los eventos Magdalena sin Fronteras y el espectáculo artístico Caminarte que se hace por varias calles de Santa Clara.

En su sentido más estricto las dos acciones más trascendentes de Roxana han sido la fundación y desarrollo, junto a su ex esposo el dramaturgo y director Joel Sáez Carvajal, del Grupo Estudio Teatral de Santa Clara y desde hace pocos años del Grupo Teatro La Rosa.

“Lo que más me ha marcado en el teatro es actuar, soy una actriz empedernida por eso pienso que soy un animal del escenario porque si no actúo no respiro”.

Esta directora y actriz, es una dramaturga de pensamiento profundo. No hace concesiones en su amplio espectro profesional, por lo que dedica el mayor tiempo posible a prepararse para la escena, y a organizar los procesos culturales donde participan otros, como su grupo Teatro La Rosa.

“Toda mi vida he apostado por el arte de calidad, que todo tenga rigor, por pensar bien en aquello en lo que implico y siempre comprometida con este país. Yo me desbarato pensando, entrenando y preparándome en la sala de teatro y eso está en mi alma y en mi espalda porque para mí el secreto es trabajar y trabajar”.

Roxana manifiesta no ser devota de los premios, aunque ha recibido varios, entre ellos un Caricato Honorífico otorgado por la UNEAC como reconocimiento a la obra de una vida que ha tenido y tiene, como centro y esencia: el teatro.

“Para mi actuar no es simplemente reproducir un estado emotivo, no es representar un personaje porque a mí eso no me interesa, para mi actuar tiene que ser una experiencia espiritual profunda que te haga crecer como ser humano y si no lo siento así es que como si todo me fallara aunque la gente me aplauda”.