Sabor y tradición en el Hurón Azul de la UNEAC

Sabor y tradición en el Hurón Azul de la UNEAC

Etiquetas: 
Escritores, cocina, cultura cubana, Hurón Azul, Ciro Bianchi Ross
  • El espacio se realizará el primer viernes de cada mes, con el propósito de deleitar el paladar en temas culinarios unidos a las manifestaciones del arte como el cine, la literatura y la música.
    El espacio se realizará el primer viernes de cada mes, con el propósito de deleitar el paladar en temas culinarios unidos a las manifestaciones del arte como el cine, la literatura y la música.

Con el convite de varios chef de cocina, estudiosos y amantes en general de la gastronomía cubana se inauguró el pasado viernes en el patio del Hurón Azul de la UNEAC el espacio Sabor y tradición conducidos por Silvia Mayra Gómez y Ciro Bianchi, dos estudiosos de la historia culinaria y defensores de la cocina tradicional cubana.

Para este primer encuentro las principales metas estuvieron enfocadas en aunar a escritores de libros de cocina, profesionales de la culinaria y la Coctelería, además de un público interesado en informarse sobre los secretos de la tradicicón cubana y la variedad de platos nacionales que es necesario preservar por la identidad que encierran. Ello justifica la asistencia de varios chef conocidos por sus apariciones en programas televisivos y otros proyectos de crítica gastronómica como Cuba Paladar.

Como expresara en varias ocasiones su conductora principal, Silvia Mayra, este tipo de tertulias son imprescindibles en la actualidad, pues ante la irrupción cada vez mayor del turismo y la internacionalización de la figura de Cuba como polo de visita es necesario que nuestros complejos gastronómicos —no importa si estatales o particulares— puedan ofrecerle al turista el menú más fiel a nuestra idiosincrasia.

Varios temas fueron objeto de debate en la cita que comenzó a las 4:00 p.m., como el rescate y preservación del paladar histórico, la gran cantidad de platos que pueden ofrecerse con las viandas y frutas cubanas sin necesidad de recurrir a los de otras culturas, la importancia de que la cocina de vanguardia no deseche las recetas tradicionales o el valor de la familia en la fomentación de una cultura gastronómica y cívica de las nuevas generaciones.

Una de las mayores preocupaciones expuestas por todos los presentes fue la creciente tendencia a ponderar en los menús de los restaurantes cubanos la variedad de platos de la cocina internacional en desventaja con la comida criolla que ha quedado reducida al solo plato de cerdo con yuca y arroz congrí, todo esto sin hablar de los postres caseros que han sido relegados por los industriales como el helado.

Fueron disímiles las iniciativas que para los próximos encuentros previstos a realizarse el primer viernes de cada mes aportaron todos los presentes, entre ellas la de hacer extensivo el estudio y la ejemplificación del tema culinario a todas las manifestaciones del arte como el cine, la literatura y la música. Además de varios temas de los que es necesario conversar dentro del gremio por las implicaciones reales que están teniendo en la realidad diaria.

El final de la tarde, postergado hasta lo infinito por la importancia y la emoción de los participantes, llegó con la promesa de muchos temas para discutir cada mes en el Hurón, así como la invitación a todo tipo de proyectos que defiendan el sabor y tradición de esta isla con siglos de aciertos y deleites para el paladar.