Seminario de Dramaturgia: viejos y nuevos bríos

Seminario de Dramaturgia: viejos y nuevos bríos

Etiquetas: 
Escénicos, teatro cubano, dramaturgia, Seminario Taller de Dramaturgia, jueves literario
  • La Asociación de Escritores retomó la idea del Seminario de Dramaturgia, para este primer mes bajo la dirección de Gerardo Fulleda.
    La Asociación de Escritores retomó la idea del Seminario de Dramaturgia, para este primer mes bajo la dirección de Gerardo Fulleda.

Santa Camila de la Habana Vieja, Las pericas, Los cuchillos de 23… tres obras de la dramaturgia cubana de inicios de la Revolución que han pasado a la historia, y cuyos autores: José Ramón Brene, Nicolás Dorr y Reinaldo Hernández Savio respectivamente; deben parte del éxito a aquel sagrado experimento que fue Seminario de Dramaturgia del Teatro Nacional de Cuba realizado entre los años 1960 y 1964.

De aquel curso para trabajadores salieron 23 teatristas, la mayoría de ellos con anterioridad se había perfilado hacia el mundo de las tablas, por lo que el Seminario se convirtió en el mecanismo para enseñar técnicas de escritura, historia del teatro y la literatura, técnicas y todo cuanto pudiera servir de herramienta para hacer un teatro de vanguardia.

Eugenio Hernández Espinosa, José Ramón Brene, Joaquín Cuartas, Reinaldo Hernández Savio, José Milián, René Fernández, Maité Vera, Mario Balmaseda, Nicolás Dorr, Gerardo Fulleda Léon, José Corrales o René Marín son algunos de los nombres que componen ese grupo que bajo la égida de hacer un teatro nuevo, nacional, han escrito grandes obras muchas de ellas exponentes de esa transición revolucionaria.

Formados por grandes dramaturgos entre los cuales el argentino Osvaldo Dragún merece el mayor crédito, el claustro de lujo contó con Alejo Carpentier, Mirta Aguirre, Roberto Fernández Retamar, Eduardo Robreño o la mexicana Josefina Hernández. Todos ellos desafiaron la concepción de que la dramaturgia no podía ser impartida como materia y demostraron que la escena cubana podía enriquecerse con las distintas piezas de nuevos dramaturgos.

Con tales pretensiones y por supuesto con la remembranza de aquella época dorada de las tablas cubanas la Asociación de Escritores retomó en este nuevo año la idea del Seminario de Dramaturgia, para este primer mes bajo la dirección de Gerardo Fulleda, quien para este encuentro invitó al realizador Carlos Alberto García a proyectar su documental Como una huella, realizado en 2015 en el cual se recogen testimonios de varios de los participantes del seminario como Nicolás Dorr y el propio Fulleda, Isabel Monal, Maité Vera y otros intelectuales como Nancy Morejón y Miguel Barnet.

El encuentro pretende perpetuarse el primer jueves de cada mes a las once de la mañana en la Sala Caracol de la Sede Nacional, y convertirse en un vehículo no solo de recuerdo de la historia de nuestro teatro sino de eclosión de ideas para los jóvenes escritores que se insertan hoy en esta rama de las artes escénicas.