Septeto Unión: quince años de buena música cubana

Septeto Unión: quince años de buena música cubana

Etiquetas: 
Músicos, Cienfuegos
  • Integrantes de Unión. Foto del autor
    Integrantes de Unión. Foto del autor

Integrante del catálogo de la Empresa Provincial Comercializadora de la Música y los Espectáculos Rafael Lay, el cienfueguero septeto Unión arribó a su quince aniversario, tras sustentar una rica trayectoria afincada al respeto y la promoción de los valores más autóctonos de la música cubana.

Resulta muy importante para nuestra cultura que agrupaciones como estas continúen fieles a su empeño, a despecho de erradas políticas de promoción en determinados medios masivos, que suelen eludirlos de sus programaciones para, en cambio, difundir otras manifestaciones no ya portadoras siquiera de jerarquías, sino acéfalas en su totalidad de rigor y calidad artísticas.

De eso bastante se conduele al portal de la UNEAC Luis Brito Cantero, director musical del colectivo, quien impugna el asunto con vehemencia:   
“Defendemos nuestra identidad cultural ante la invasión de ritmos que conspiran contra cuanto realmente somos. Las letras lesivas contra los principales valores de nuestra nación que encuentras en buena parte de los reguetones más propalados en audios y amplificaciones están ofendiendo al panteón sonoro de la Isla.

“Muchos creadores abogamos por una política más proteccionista hacia nuestros ritmos (he viajado a varias naciones y te puedo asegurar que en algunas como hasta en la misma República Dominicana se hace con el merengue). Es inadmisible que aquí pongan a los niños de una provincia como Cienfuegos a bailar con reguetón en el carnaval infantil, mientras desconocen todo el resto del pentagrama isleño.

“Por otro lado, cuando vamos a tocar a los diferentes espacios, de forma previa el sonidista “ambienta” con reguetón, y ya luego cuando arrancamos percibimos que se produce una real dicotomía”, expresa.

Además de Luis, también tresero de Unión, el septeto está integrado en el bajo por Gilberto Díaz; en la guitarra por Miguel López; en la tumbadora por José Acea; en el bongó por Yosvany Señor y en la trompeta por Carlos Enrique Señor (el benjamín, con 22 años, e inquietudes autorales). El cantante principal es Lázaro Martínez.

El repertorio activo del grupo se nutre de sones, guarachas,  boleros y los géneros afrocubanos. En cualquiera de sus recitales el asistente puede escuchar auténticas gemas del cancionero patrio, a la manera de Niebla del riachuelo, 72 hacheros pa´un palo, Volví a quererte o Demuéstrame tú, entre muchas otras.

Característica invariable de los músicos del Unión es conservar las raíces a partir de una lectura fiel de los clásicos u otras obras menos conocidas; si bien de forma ocasional ejecutan arreglos que las contemporizan: sobre todo de cara a sus conciertos de mayor afluencia de público multigeneracional.

La noche del Son es la peña fija que mantienen en el Café-Teatro Terry, a lo cual suman su intervención en varios espectáculos y eventos.

En el año de sus quince solo desean, tanto para sí como para el resto de los cultores de su música en las distintas provincias, que los medios masivos y de forma especial la televisión y la radio se abran más al tipo de propuesta —tan criolla y raigal— que ellos defienden.