Sesiona IV Encuentro Internacional Cultura, Comunicación, Marketing y Comunidad.

Sesiona IV Encuentro Internacional Cultura, Comunicación, Marketing y Comunidad.

Etiquetas: 
Cultura Comunitaria, Plaza de la Revolución
  • Felipe Chibás Ortiz, durante el el Cuarto Encuentro Internacional Cultura, Comunicación, Marketing y Comunidad. Foto tomada de CubaTv
    Felipe Chibás Ortiz, durante el el Cuarto Encuentro Internacional Cultura, Comunicación, Marketing y Comunidad. Foto tomada de CubaTv

“Con este evento nos proponemos llevar a cabo la integración de diversas áreas de la comunicación: la académica con la empresarial, la artística al igual que la de gobierno. Cuatro públicos que debieran integrarse y dialogar sobre temas de cultura, comunicación, marketing y comunidad. Temas esenciales para la vida actual”

Así expresó a este Sitio Web el doctor Felipe Chibás Ortiz, durante el Cuarto Encuentro Internacional Cultura, Comunicación, Marketing y Comunidad, efectuado en la sede de la Casa de la Música del capitalino municipio de Plaza, el que contó con un auditorio académico especializado en temas de la comunicación, tecnología, innovación y diversidad, perteneciente al contexto universitario de Cuba, Brasil y España.

El también miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), afirmó que “la comunidad es la columna vertebral de cualquier proceso comunicacional pues en ella se integran la cultura y el marketing en un nuevo sentido. Este primero, no sólo como herramienta comercial para la venta de

mercancías, sino también para investigar para la búsqueda de proyectos; cómo sostiene un proyecto comunitario financiado favorablemente. Estas son las esenciales funciones del marketing”.

Ante la pregunta ¿Qué importancia tendrían eventos como este para el desarrollo de nuestra sociedad actual? El investigador subrayó:

“Ante todo, el trabajo comunitario es esencial en todos los municipios del país. Pues en todos existen grandes potenciales de sabiduría de nuestra comunidad que no son lo suficientemente explotados. Si tuviésemos las herramientas de comunicación idóneas, ese trabajo se vería multiplicado desde todo punto de vista. Debo decir que instituciones como la UNEAC son vanguardia en estos propósitos. En el 2015 se confeccionó un libro bajo la autoría de la UNEAC y profesores brasileños donde se sintetiza la importancia y desarrollo del trabajo comunitario. Sí debo constatar algo y se lo diré metafóricamente y es que la poesía de la vida es mayor que todas las investigaciones que realicemos, y de ello es prueba este evento.”

Temas de suma importancia por su actualidad resultaron ser, entre otros, los dirigidos a la Gestión de proyectos comunitarios dentro y fuera de Internet; las barreras culturales a la comunicación; el estudio del Marketing Personal Digital para gestores y líderes de proyectos comunitarios y los Proyectos socio-culturales con niños y adolescentes dentro y fuera de Internet, además de la llamada Sensibilidad digital.

De sumo interés resultó ser el Proyecto del Centro del Adolescente. Una realidad. Según la especialista Tania Licea, “este es uno de los proyectos más humanos emprendidos por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, junto a un grupo de sus especialistas. Creado dicho proyecto en 2011, como producto y espacio creado para los adolescentes –en específico residentes en la Habana Vieja--en forma de talleres y servicios. Por la versatilidad de su origen, este es uno de los proyectos que más instituciones agrupa dentro de la Oficina del Historiador…además de concluir para él las direcciones de Patrimonio Nacional, de Comunicación, de Cooperación Internacional, y de Urbanismo…entre otras.

Por su parte,  Julio Jesús Cubría Peregrino, editor-- jefe de Ecos del Barrio, delegado al mencionado evento, dijo:

Ecos del Barrio es una revista mensual de pequeño formato y, realmente para mí su creación constituye aún un misterio”, para agregar seguidamente que “al respecto sí considero que el cerebro del hombre siempre estará acumulando experiencias, vivencias de todo tipo a lo largo de los años, hasta llegar un momento en que esas acciones y conocimientos decides atraparlas como algo creativo. Así fue cómo un día decidí escribir anécdotas y situaciones relacionadas con el barrio en que resido y sus habitantes –en mi caso, soy Licenciado en Derecho pero me gusta intercambiar y dialogar mucho con la gente que me rodea--, y fue a partir de ese momento en que me di a la tarea de recoger criterios, preocupaciones y satisfacciones de la comunidad, casi siempre coincidentes con las mías y de mi familia. Y, a partir de aquel momento hasta la fecha, todas esas vivencias son las que he tratado de reflejar de una forma amena y concisa en Ecos…”

A continuación, confesó que, inicialmente, para él lo más difícil fue hallarle un nombre al periódico, con qué nombre bautizarlo, “hasta que un día conversando con un amigo mío me reveló que en su pueblo natal (Cueto, ubicado al oriente de la Isla), existía una publicación conocida con el nombre de Ecos de Cueto. Me llamó la atención dicho nombre y así fue cómo surgió el nombre de esta publicación, que cumplirá en marzo próximo sus cinco años de fundada. Este saldrá inscrito con el número sesenta”.

Explicó que entre veinte y veinticinco números de Ecosson impresos a color en formato de papel para ser repartidos (en lo fundamental) a las personas a quienes se les dedica información en ese número; al igual que un número de treinta –también en formato de papel--, son impresos en blanco y negro.

Destacó también Cubría que el diseño –de gran aceptación--, lo realiza su hijo Julito, licenciado en Informática y Comunicación, a la vez que en estos momentos se le envía a unas trescientas personas vía correo electrónico para ser reenviado después a otras muchas. Es así cómo de hace un tiempo a la fecha Ecosya rebasa el contexto nacional pues ya llega a manos de destinatarios de España, Estados Unidos y de Venezuela, entre otros países.

”Igualmente, a la hora de escribir, acotó, nunca realizo una entrevista formal periodística, sino que simplemente, inicio un diálogo con las personas que selecciono y el texto va saliendo luego poco a poco al sentarme frente a la computadora. Confieso que nunca esperé que un periódico como Ecos…,dedicado a la comunidad al partir de ella, llegase a tener la acogida que hoy tiene. Todo esto me hace sentir muy feliz”.